Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Hijos de la Medianoche ***

Jesús Usero 04 Jul 2013

Interesante, aunque a veces fallida adaptación de la novela de Salman Rushdie. Una película río, como imagino que será la novela que no he tenido el placer de leer, pero que sin duda hubiera sido más interesante disfrutar en forma de miniseria, como en un principio tenía planeado hacer la BBC, un proyecto fallido que nunca terminó de concretarse y que habría permitido una mejor explicación de la historia, además de un desarrollo de personajes más acorde con lo que intuimos debajo de la historia. Una historia contada con mimo y cariño, con elegancia y alejada de los paternalismos y colonialismos de otros directores occidentales que han intentado acercarse al complejo mundo de la India. El hecho de que Rushdie haya adaptado su propia novela se nota en el cariño puesto y en el esfuerzo, pero a veces eso no es lo único que hace una gran película. Y aquí sucede eso.

La historia nos presenta a dos niños nacidos justo la medianoche en la que India dejó de ser parte de Gran Bretaña, en una historia hacia la madurez que enseña a esos jóvenes que el mundo en el que viven no se parece en nada al que habitaron sus padres. Dos niños, aunque en realidad la película se centra en la vida de Satya Babbha, desde que se conocen sus abuelos al final de la historia. Sí, aquí nos cuentan también la historia de los abuelos, cómo se conocieron y cómo llega a nacer el protagonista. Lo que nos lleva a las casi dos horas y media de duración. No es una película para todo tipo de públicos. Al menos no para quienes busquen acción y aventuras. Esto es un drama.

Pero tiene un defecto que resulta irónico cuando menos. La historia parece apresurada, como si faltasen piezas imprescindibles para apreciar toda su magnitud, y al mismo tiempo da la sensación de que la película nunca termina. Se hace larga y a ratos algo pesada. Y eso lastra el enorme esfuerzo de producción, de interpretación y de narración. La directora Deepa Mehta tiene un estilo sobrio, elegante y sencillo, lejano a artificios innecesarios y a cosas que sobran. Sólo hay que ver las charlas del protagonista con las personas que habitan su cabeza. O los pequeños toques de humor, como esa sábana que tapa a la abuela ante el médico que será su marido, o la visita al cirujano plástico (las narices son muy importantes en la historia). Todo para ver el paralelismo entre la vida de éste muchacho y la de la India como país independiente. Con los sueños y la realidad muy alejados unos de otros. Buenas intenciones, pero, repito, no terminan de cuajar por el exceso de metraje no bien aprovechado y algunos momentos densos como el cemento. Al final resulta más interesante la historia de los abuelos que la del protagonista, sus padres y sus problemas y choques. Ese es su mayor defecto, dar la sensación de que no van a ninguna parte… Interesante, bien rodada, bien interpretada… pero al final, fallida.

Por compararla con algo, aquí no estamos ni ante Slumdog Millionaire, ni ante La Vida de Pi, sino que estamos ante algo muy cercano a otras películas de su directora, como Agua, Fuego o Tierra. Por si alguien quiere explorar su filmografía.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Martes, 09 Julio 2013 10:41
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Trailers

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.