Tu revista de cine y series

ACCIÓN. Tu revista de cine y series

Martes, 11 Octubre 2011 19:50

Sin salida **

Escrito por Miguel Juan Payán
Valora este artículo
(0 votos)

6

No me dejó tan insatisfecho como esperaba, me entretuvo más de lo previsto, pero no acaba de convencerme porque practica una acumulación de tópicos que no añaden nada nuevo a un género, la película de espías, variante joven adolescente que descubre su verdadera identidad, que además me recuerda un empeño mucho más logrado en ese mismo camino, Espías sin identidad, dirigida por Richard Benjamin en 1988.

Es comprensible que los responsables de la carrera de Taylor Lautner quieran explotar la imagen del actor y los buenos tiempos de popularidad que vive como uno de los protagonistas de la saga Crepúsculo ahora que se va acabando la singladura de dicha franquicia, pero creo que en Sin Salida nos proponen un vehículo excesivamente poco original y repleto de tópicos para darle al joven actor la posibilidad de ejercer como protagonista. Yo diría que con eso no le hacen ningún favor, especialmente teniendo en cuenta que le ponen en una posición difícil al volcar sobre sus espaldas un personaje de antihéroe perseguido que debe llevar sobre sus espaldas todo el peso de la trama desde el principio. Con todos mis respetos para sus seguidoras y seguidores, creo que Lautner no está preparado todavía para ello. En el futuro, con más experiencia, no dudo que consiga sacar el máximo partido a su talento al margen del gancho que pueda tener su físico para el público adolescente, pero en esta película, esos planos del actor mirando a sus padres en la mesa ponen en evidencia que todavía no deberían echarle encima la responsabilidad de expresar todo sobre su personaje con una mirada.

Quizá sabedores de esa limitación, los artífices de Sin salida intentan blindar a su joven protagonista con un doble respaldo. Por un lado le acompañan de actores veteranos en las distintas fases de esta aventura, y por otro hacen que la misma progrese rápidamente hacia una sucesión de secuencias de acción en las que Lautner se muestra más cómodo que en los momentos dramáticos con diálogo. De ese modo, en la explotación del físico y la exhibición física, Lautner puede lucirse como esperan sus fans, pero el público general que no se considera seguidor suyo pide algo más y si bien encuentra una fábula más o menos convincente en las secuencias de acción, echa pronto en falta mayor solidez en el argumento, que está tocado por varias “casualidades” que ponen a prueba nuestra credibilidad, como el hecho de que acaben emparejándole en el trabajo de clase con la chavala que le gusta, y que además el trabajo sea, precisamente, sobre personas desaparecidas, que es sobre lo que se asienta toda la trama de intriga. Además, los personajes apenas están desarrollados, cosa que me sorprende en un director como John Singleton, que tiene en su filmografía títulos bastante defendibles, como Los chicos del barrio, Justicia poética, Semillas de rencor, Shaft, el retorno o Cuatro hermanos. Su pericia como narrador parece haberse visto condicionada por la explotación de la imagen de ídolo juvenil de la estrella y la necesidad de crear un espectáculo de acción que reúna las claves del relato para adolescentes, incluyendo las dudas sobre el sexo, la chica deseada, la propia personalidad, cómo abrirse hueco en el mundo real al salir del instituto, las dudas respecto al futuro y la recurrente y tan divertida como absurda idea de que si tus padres siguen teniendo vida sexual, es que algo muuuuy malo está pasando con tu vida.

Miguel Juan Payán

Visto 9043 veces Modificado por última vez en Martes, 18 Octubre 2011 09:59

ACTUALMENTE EN TU KIOSCO

Libros ACCIÓN

COLABORADORES

LECTURA FÁCIL

Lo más popular

Formilla Live Chat