Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.



Hilarante comedia adolescente francesa, que se apoya ante todo en el realismo. The French Kissers es una de esas películas francesas (quizá no el mejor momento para estrenarla) que llegan a veces a España, que nadie conoce y casi nadie ve, pero aquellos que lo hacen se llevan una grata sorpresa debido a su sentido del humor arrollador y a unas interpretaciones que no parecen tales, sino que son casi una propia extensión de la persona que da vida al personaje. Le falla que con su falta de pretensiones el look visual es espantoso, y tan pronto termina corre el riesgo de ser olvidada.

Damas y caballeros, olvidémonos de Sensación de Vivir, Compañeros o Física o Química, The French Kissers nos habla de la vida real. De hecho, compararla con otras producciones francesas con adolescentes de por medio como LOL, es rebajarla. Esto no es química de diseño, modelos depilados y veinteañeros en la piel de adolescentes. Esto es la vida real. Aquí la gente tiene granos, los chicos son feos y desgarbados en su mayoría, no saben qué hacer con una chica y son marginados en el instituto. Y las chicas guapas conocen el poder que tienen sobre ellos.

Pero nada de dramas ni monsergas. Esto es una comedia. La gente se comporta de forma natural y la simple equiparación con los problemas que tuvimos nosotros en su momento, nos arranca una sonrisa, cuando no una carcajada debido a la personalidad del protagonista, sus amigos, su madre, su potencial interés amoroso… todo. Son personajes deliciosos, humanos y muy divertidos. La madre entrando en la habitación cuando espía a la vecina o llevándole a una fiesta, los amigos a cada cuál más peculiar, los compañeros de escuela que golpean o son golpeados… Funciona porque es real. Y hace reír. Funciona porque él es un bobo que no tiene ni idea de lo que hace, y porque ella tiene que tomar las riendas de su prematura relación. ¿A alguien le suena?

Su problema es que no quiere hacer nada más. No pretende marcar a la gente, ni llevar la historia a un nuevo nivel. Su romance entre personajes y con el espectador es tan natural como olvidable una vez termina la película. A eso hay que unirle un aspecto visual nada cuidado, debido a las limitaciones del presupuesto, se entiende, pero que por momentos resulta televisivo más que cinematográfico. Incómodo de ver, la película nunca destacará por eso. Y es una pena porque tiene momentos memorables en su guión y en sus diálogos.

Dicho de otro modo, parece la versión francesa de una excelente comedia española del mismo género, Más pena que Gloria, estrenada hace ya unos años y que reflejaba con el mismo realismo pero sin excesos, lo que es la vida en un instituto, la llegada de la pubertad, los idilios primerizos y el recuerdo de quien nos enseñó a besar. Sin babas ni moñerías, jugando con el humor y la simpatía que generan unos personajes que podrían haber sido compañeros nuestros en el instituto.

Jesús Usero

Modificado por última vez en Viernes, 10 Febrero 2012 19:52
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.