Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.


Paranormal Activity 4 **

Jesús Usero 19 Oct 2012

Floja continuación de una saga cuyos argumentos cinematográficos empiezan a estar agotados. Una saga que apareció como contrapartida en Halloween a Saw, sin sangre, volviendo al terreno de lo fantástico y lo sobrenatural pero con una premisa similar, asustar al personal con un presupuesto irrisorio en comparación con el que manejan los grandes estudios. Y funcionó. Lo que era una aventura grabada con una sola cámara centrada en una habitación sobre todo, se convirtió en uno de los taquillazos del año en todo el mundo, acumulando millones de dólares y convirtiéndose en un fenómeno similar al de La Bruja de Blair. Ahora estrenan una película al año, y la fórmula de las cámaras que recogen los terrores que sufre una casa cuando sus habitantes se van a dormir empiezan a perder efectividad de forma brutal.

Sólo hay que asomarse a esta cuarta entrega para comprobarlo, un salto en el tiempo desde la tercera parte, que regresaba a los años ochenta para, a modo de precuela, narrarnos de forma muy efectiva el origen de la historia, y que nos lleva al presente, más o menos, a 2011, cuando la protagonista original y el niño ya algo crecido de la segunda parte, se mudan a un nuevo vecindario y una familia con niño pequeño adoptado y adolescente de póster de animadoras, empiezan a sufrir los estragos que causan sus nuevos vecinos. Y poco más se puede contar de la película.

La fórmula está agotada, las diversas cámaras colocadas en la casa, esta vez las cámaras web de los ordenadores portátiles o de la videoconsola (que ha debido gastarse un dineral en product placement), nos narran una historia que no sorprende, no produce escalofríos y raramente asusta. Quizá eso sea lo más preocupante, que ya ni siquiera hay sustos, o que estos son demasiado previsibles para cualquiera que haya visto las anteriores películas, porque poco puede quedar ya por verse sin cambiar el elemento narrativo, además de cuatro saltos de rigor.

No está mal hecha, los responsables se conocen el camino demasiado bien como para que ahora no sepan contar la historia. Y tiene elementos sugerentes que no terminan de estar aprovechados pero que animan la función, como los puntos de luz del Kinect cuando se apagan las luces, que al final es lo que produce los mejores momentos de la película, como son las grabaciones nocturnas o la presentación de la primera presencia. Pero al final todo es volver a lo mismo, la misma historia, los mismos giros, el mismo final… Nada nuevo.

Ni el niño termina de asustar y convertirse en una presencia aterradora, más bien en un friki solitario, ni hay mal rollo en cantidad suficiente para olvidarnos del resto y hacernos pasar un buen/mal rato. Es demasiado previsible, nunca aburre, no molesta y tiene un par de sustos conseguidos, pero poco más. O cambian ya de registro, o la saga caerá en el olvido antes de que se den cuenta.

Jesús Usero.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Lunes, 22 Octubre 2012 12:38
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.