SUSCRÍBETE A LA REVISTA. Paga 10 y recibe 12 revistas al año

ESPAÑA

EUROPA

FUERA DE EUROPA
OUTSIDE EUROPE

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Miércoles, 05 Diciembre 2012 09:20

Entrevista Leonor Watling nos habla de Una pistola en cada mano Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Que Leonor Watling rebosa talento y belleza que vaya a descubrirse ahora. Ahí está su carrera, como actriz o en el mundo musical, para dar fe de ello. Lo que es difícil describir es ese carisma especial que tiene, y esa ternura en el trato que convierte una entrevista con ella en una auténtica delicia, por lo que tiene que decir y por cómo lo dice. Sentados en una sala de cine, hablando de Una Pistola en cada Mano, hay un momento de esos que nunca se olvidan, en el que ante un halago por su trabajo responde con un gracias lleno de candidez que desarma por completo al más pintado. Y de un rodaje especial y una película muy particular nos habla en esta entrevista.

Que Leonor Watling rebosa talento y belleza que vaya a descubrirse ahora. Ahí está su carrera, como actriz o en el mundo musical, para dar fe de ello. Lo que es difícil describir es ese carisma especial que tiene, y esa ternura en el trato que convierte una entrevista con ella en una auténtica delicia, por lo que tiene que decir y por cómo lo dice. Sentados en una sala de cine, hablando de Una Pistola en cada Mano, hay un momento de esos que nunca se olvidan, en el que ante un halago por su trabajo responde con un gracias lleno de candidez que desarma por completo al más pintado. Y de un rodaje especial y una película muy particular nos habla en esta entrevista. ¿Cómo surge para ti este proyecto tan especial, tan distinto a casi cualquier cosa que puede encontrarse?
Pues surge porque Cesc (Gay) es un genio y se le ocurrió esto, pues no sé si por necesidad o por placer, de hacer capítulos, y me mandó una historia preciosa, me dijo que iba a trabajar con Alberto San Juan, que me encanta y nunca había trabajado con él, y felicidad absoluta.

Pero es una película que es como cinco cortometrajes unidos, cada uno con su historia.
Sí. A mí me gusta mucho una cosa que dijo Cesc, que es que la película es como un disco, y las historias son canciones. Y en la última canción como en todos los buenos conciertos en directo, salen todos a cantar y a hacer coros, pero son canciones que al final te cuentan una historia.

Y en tu “canción” una historia que, enfocada de otra forma, podía haber sido cualquier cosa menos comedia.
Yo creo que todas, lo bonito que tienen es que todas podrían serlo, y de hecho Cesc rodó, porque le gusta mucho probar, y podría montar la película como una alta comedia llena de slapstick delirante, o como un drama. Y encontró ese punto muy complicado justo en el centro, donde te hace gracia y hay momentos muy hilarantes y a la vez son cosas muy de verdad.

Además tiene ese punto en el que cada uno de esos personajes, cada una de esas historia podría dar perfectamente para otra película. ¿Lo hablasteis a la hora de crear un trasfondo para los personajes?
Sí. Todos los actores queremos ser los protas, entonces todos le hemos pedido que haga un spin off con nuestro personaje como protagonista (risas).

Es una película sobre hombres, sobre el mundo masculino, pero cada uno de ellos tiene detrás a una gran mujer, incluso en los personajes que no aparecen en pantalla. Realmente son personajes tan importantes o más que los masculinos.
Es que yo creo que no puedes contar ni a una mujer ni a un hombre olvidando al género opuesto, ¿no? Nos tiene en un momento de muy alta estima, usa un poco la condición femenina para contar un momento de fragilidad masculina. Porque lo que él quiere mostrar es ese momento de fragilidad masculina, entonces no nos dejaba que nuestros personajes tuvieran un momento de fragilidad, quiere que estén en un momento más estable para contrastar todavía más con esa fragilidad.

¿Tan difícil es encontrar esa fragilidad masculina?
Es complicada de ver, el hombre creo que la esconde mucho, la mujer a veces hace bandera de su fragilidad, y el hombre no. Es muy interesante lo que hace Cesc, que me parece como Richard Attenborough, yendo a cazar un lince. Ver ese momento donde se rompe un hombre delante de alguien que considera más fuerte… Además siempre hablaba de eso, por eso Una Pistola en cada Mano, ese ideal que tienen los hombres del hombre fuerte, y del John Wayne. Y alguien que tiene eso como ideal, encontrarse fragmentado es más bonito de ver.

¿Y cómo se trabaja esa naturalidad de los diálogos sin saltarse una coma del guión? Imagino que algo tendrá que ver con los ensayos…
Sí, porque Cesc es un gran director y ensayamos mucho, y rueda mucho y no tiene prisa. Y luego monta muy bien. Es muy tierno con el actor, es muy compasivo, muy generoso, muy irónico… no sé.

Estamos ante uno de los mejores repartos que pueden verse este año en cine español. Ahora que habéis visto el resultado, ¿qué sensación os queda?
Una sensación maravillosa, yo al ver la película decía, ¿qué hago yo ahí? (risas). Porque empieza con Eduard Fernández y Leonardo Sbaraglia, sigue con Ricardo Darín, Luis Tosar… Una gozada, es un privilegio.

En tiempos de crisis, cuando cada vez es más difícil levantar un proyecto, ¿es esto lo que la gente quiere ver?
Ojalá, no lo sé. (risas).

¿Y qué nos puedes contar del futuro? Próximos proyectos…
Pues sigo de gira con Marlango, terminamos ya, en Canarias, y escribiendo canciones, y rodando un papel pequeño en la película de Isabel Coixet, que está rodando ahora y que se llama Panda Eyes. Y… y a ver…

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Visto 2103 veces

Síguenos en Telegram

Formilla Live Chat

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS