Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 62

Entrevista Cesc Gay nos habla de Una pistola en cada mano

Con una propuesta diferente, divertida y fresca, llega Cesc Gay en Una Pistola en Cada Mano, película coral sobre el mundo de los hombres, compuesta de cinco historias distintas y en, el fondo, similares. El director y guionista de películas como En La Ciudad o Ficción, se sienta a charlar con nosotros, sorprendido de que ahora todos los periodistas usemos como grabadoras los móviles, preguntándonos por su funcionamiento y la calidad de sonido. Con el mismo humor que destila su película, y que a mitad de charla, cuando Leonardo Sbaraglia pasa cerca de nosotros, le hace bromear diciendo sobre los actores “Este es el peor de todos”, lo que nos hace reír a los tres. Y de todo eso nos habla en esta entrevista.

Con una propuesta diferente, divertida y fresca, llega Cesc Gay en Una Pistola en Cada Mano, película coral sobre el mundo de los hombres, compuesta de cinco historias distintas y en, el fondo, similares. El director y guionista de películas como En La Ciudad o Ficción, se sienta a charlar con nosotros, sorprendido de que ahora todos los periodistas usemos como grabadoras los móviles, preguntándonos por su funcionamiento y la calidad de sonido. Con el mismo humor que destila su película, y que a mitad de charla, cuando Leonardo Sbaraglia pasa cerca de nosotros, le hace bromear diciendo sobre los actores “Este es el peor de todos”, lo que nos hace reír a los tres. Y de todo eso nos habla en esta entrevista.

¿Cómo surge esta película, como nace la idea para esta película coral?
Empecé a escribir diálogos, sobre todo el primero, la historia de Leonardo Sbaraglia y Eduard Fernández, y me di cuenta de que me gusta mucho el relato corto, que hay algo que me gustaba en la idea de juntar, a lo largo de un día, distintos momentos, encuentros entre personas, y escribir sobre los hombres desde el humor, un intento de que se expresaran como nunca habían hecho en mis películas, que eran más herméticas en ese sentido. Y desde ahí, cuando entendí eso, nos pusimos a trabajar sobre esa idea.

Habla del relato corto, pero cada una de estas historias, cada uno de estos ocho hombres, daría pie a una película por sí solo, ¿por qué elegir justo esas conversaciones, esos momentos?
Porque era la apuesta de la película, es una película de conversaciones, en el fondo, ¿no? Encuentros inesperados que tienen que durar eso, 20 minutos nada más. Que esa es la gracia también, es la que le da un ritmo también. Cómo afrontar ese momento. Hay algo de trabajar la situación en tiempo real, del momento, que a mí me gusta mucho y desarrollé esa idea. Si ya te metes en una de ellas y dices, bueno vamos a estar ahí 90 minutos, te vas a otra película. Entendí que yo quería hacer varias de estas ideas cortas, a lo largo de un día. Ver a distintos tipos a lo largo de un día en la ciudad y me daba también la posibilidad de trabajar con más actores y algo de eso me sedujo más.

Nos habla de ese reparto coral, pero, ¿cómo se consigue tener uno de los repartos más importantes del cine español del año?
Pues, enviándoles el texto, no hay más. Un actor es alguien a quien le apasiona su trabajo y esa es la ventaja que tenemos los escritores y los directores. Sabes que vas a enviar un material que el actor lee porque le gusta mucho su trabajo. Y si le gusta eso que lee, se apunta, porque es un reto. También porque tiene esa cosa fragmentada que permite que en una semana trabajáramos e hiciéramos una historia y ya está. Si hablas con un actor para hacer una película y ya son tres meses de rodaje, ahí ya te complicas. Pero como podían meterlo en sus agendas y organizarlo, pues era fácil. Y luego si leen el texto y les gusta vienen. No tiene más. Se mueven por impulso.

Nos ha contado también que en otros rodajes más organizados se sentía más inseguro, y en este que era más caótico, se sentía más seguro. ¿Cómo es eso, cómo el caos puede traer seguridad?
Pues no lo sé, tendré que hablarlo con mi terapeuta… (risas). No, porque he tenido más el control de la película en todo momento. Cuando tú comienzas una película y tienes seis semanas planificadas, formas parte, lideras, diriges un engranaje, un complejo, pero en el que todo es como una máquina de relojería. Exige una precisión para que nada se descontrole, y es muy complicado. Y esto no. Éramos pocos haciendo esto, y eso te da una cosa muy familiar. Venga, vienen Ricardo (Darín) y Luis (Tosar), pues nada nos sentamos cuatro días por las mañanas en la productora, ensayábamos, nos reíamos, leíamos el texto, hablábamos, discutíamos, íbamos a comer… Había algo muy controlado en ese sentido. Había una localización, el parque en ese caso, que la controlabas bien… Y en ese sentido, supongo que por eso lo decía. Había una cosa que era más libre, más fácil de controlar que el gran aparato que mueve todo un rodaje. Supongo que por eso.

Hay diversos aspectos visuales en la película, recurrentes en las historias. Los abrazos, las puertas que se abren o cierran, los encuentros casuales…
Sí. Bueno, porque forma parte de lo que ha sido un libro de estilo, un poco querer darle una unidad. Estás haciendo una película, entonces buscas una unidad. Sí que había por mi parte una serie de premisas, un decálogo que tenía colgado ahí en la pared cuando trabajábamos con Tomás (Aragay), mi guionista, que era generar estos mundos paralelos. Son encuentros, son como desafíos, como encuentros finales, siempre en lugares… Había una premisa, que esto a veces lo cuento pero no demasiado y en el fondo es muy importante. Siempre, en cualquier momento de la película, esa situación, ese encuentro, puede terminar. Esa era una premisa que teníamos. En cualquier momento se podrían despedir. Y eso era muy importante porque generaba una tensión añadida. Generaba un impasse, en un marco de puerta, delante de un ascensor. Por eso están siempre situados ahí.

Para terminar, planes de futuro, próximos proyectos…
Pues ninguno. No sé. Yo voy poco a poco, es como funciono. Estoy escribiendo, siempre estoy escribiendo, pero no es que te pueda decir un rodaje que tenga ya confirmado. Viendo también a dónde nos lleva esto.

Jesús Usero.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Miércoles, 05 Diciembre 2012 17:54
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.