Tu revista de cine y series

ACCIÓN. Tu revista de cine y series

Viernes, 15 Febrero 2013 01:15

La jungla un buen día para morir ***

Escrito por Miguel Juan Payán
Valora este artículo
(0 votos)

La jungla un buen día para morir me gusta más que la 4.0. Acción sin comerse el coco. Amigos de Haneke mejor abstenerse.

Me dice mi compinche de Acción, Jesús Usero, con el que he coincidido junto a otro pistolero de la revista, Iván Fernández, en el pase de La jungla, un buen día para morir (podréis ver el resultado de ese encuentro de personal en el debate que hemos grabado para esta misma página web en breve), que la crítica americana que asoma el hocico en la web no le ha puesto muy buenas notas a la película y no lo entiendo. Mirada del derecho y del revés, e incluso viéndola cabeza abajo, como Martin Sheen en el principio de Apocalypse Now, es más divertida y mejor que la cuarta entrega. Me lo he pasado bien. Es divertida. Además, no nos engañemos: vamos al cine a ver La jungla para ver a Bruce Willis retomando el papel de John McClane, con sus tacos y todo (algo que no nos dieron en la película anterior), pero habría que ser preocupantemente ingenuo para pensar que alguna puede superar a la primera, a menos que pongan a dirigirla a alguien como Christopher Nolan o similar. Tampoco me malinterpreten. No es que esta me guste más por los tacos (aunque un McClane sin tacos y descafeinado para conseguir la calificación de PG13 en la censura me suena a lo mismo que un cocido madrileño sin garbanzos). La jungla, un buen día para morir, me gusta más que la cuarta porque tiene una primera hora cañera y que me convence mucho más que todo el metraje de la 4.0. Y eso es lo que esperaba ver cuando me plantee qué quería en una entrega de esta saga. Acción a tope, es la esencia de La jungla de cristal. Que llega un poli amiguete y le dice a McClane algo así como: “Tronco, esto de tu hijo está “mu” chungo, que aquello es Rusia y hacen las cosas de otro modo”, y va el McClane y le contesta: “Yo también”. Para el que lleva siguiendo a McClane desde la primera jungla de cristal la cosa ya le suena ahí en su primera aparición más familiar que lo que nos propusieron en la cuarta entrega. Porque al final esta película tiene lo que mejor define a la saga, que es tan simple pero tan contundente y resultón como el resumen argumental que sigue: a McClane le amenazan a la familia y va y la lía parda, y el que se ponga por delante lo lleva claro. Eso es Jungla de cristal: destrozo sistemático de la propiedad pública y privada y mucha coña limonera en el personaje principal ejerciendo como peón del caos.

Me temía que se fueran a poner moñas con lo del padre y el hijo, pero no, lo llevan bastante bien, no se ponen pesados, no nos sacan de lo esencial, que es el diálogo justo, los chascarrillos de McClane, mucha acción trepidante y el disparate caótico.

Cierto es que es la más corta de toda la saga. Ello se debe a algo que echo de menos: los personajes secundarios, como el policía con el que habla McClane en la primera película, o el de la segunda, o los compañeros desactivando bombas en la tercera. En esta ocasión toda la acción está concentrada en padre e hijo, sin protagonismos secundarios. Eso reduce claramente el metraje y priva a la capacidad de darle mayor alternancia al protagonista con personajes de apoyo. Aquí han querido ir al grano desde el primer momento y aseguro que si no existieran las cuatro películas anteriores la mayoría habríamos traducido esta producción sin ponerle tantas pegas y como una excelente muestra de cine cañero y trepidante. Entiendo que es inevitable dejarse arrastrar por el juego de las comparaciones y aviso que yo mismo tengo mi propio ranking de la saga en el cual, de mejor a peor, la primera es la mejor, seguida por la tercera, luego la segunda, seguida por esta quinta y finalmente como la más floja de todas la cuarta entrega. Pero aun comprendiendo ese ejercicio tirando a morbosete, no puedo sino reconocer que apartada de la saga, sin comparar, mi evaluación de esta película sería aún más positiva, aunque sólo sea porque en hora y media me ha tenido esperando a ver qué más iba a pasarles a los personajes principales.

Insisto: la primera hora es bastante competente como propuesta de acción. Y aunque después del ataque en el hotel y en ese viaje a Ucrania del que no quiero hablar mucho para no destripar nada, la cosa decae ligeramente, vuelve a remontar en el enfrentamiento final hasta casi ponerse a la altura de esa primera media hora, durante la cual me ha metido totalmente en la trama, algo que no consiguió casi en ningún momento La jungla 4.0.

He echado en falta, eso sí, un mayor despliegue de peleas y acción física cuerpo a cuerpo en general, en eso coincido con mi colega Iván Fernández. De hecho esperaba que en ese tema sacaran mayor partido al coprotagonista masculino aprovechando su juventud (especialmente después de haberle visto repartiendo leña en Jack Reacher). También esperaba ver repartir a la chica de la trama, Irina, personaje que creo deberían haber aprovechado más, y creo que, aún con su espectacularidad visual, al tercer acto le falta un despliegue más del tipo de la tercera entrega, donde cuando parece que todo ha terminado aún ocurre algo más disparatado todavía. La hora y media se me antoja escasa y un tanto esquemática, sobre todo por la ausencia de esa especie de red de personajes secundarios que también funcionaba como descarga del protagonista principal y aportaba un cambio de escenario junto a soporte de acciones paralelas. Robert Davi como agente del FBI en la primera subido en su helicóptero y con su metralleta sería otro ejemplo claro. De hecho me sorprende que no hayan mantenido una constante de la saga: el enfrentamiento de McClane con las autoridades. En el guión tenían opciones de desarrollar algo así, por ejemplo a través de los superiores de la CIA del hijo o mediante las autoridades rusas. Pero esa pieza, como la de los secundarios con momentos de protagonismo, no está. Todo queda reducido a McClane contra los villanos, sin complicarse la vida con otro tipo de subtramas. En eso se queda ligeramente por debajo las tres primeras entregas.

Pero aún con todo eso, me ha gustado más que la cuarta entrega en todo su metraje. Y eso para mí ya es un buen dato.

Miguel Juan Payán

Opiniones del público a cargo de nuestro redactor Víctor Blanco.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Visto 3621 veces Modificado por última vez en Miércoles, 20 Marzo 2013 11:25

ACTUALMENTE EN TU KIOSCO

Libros ACCIÓN

COLABORADORES

LECTURA FÁCIL

Lo más popular

Formilla Live Chat