Tu revista de cine y series

ACCIÓN. Tu revista de cine y series

Miércoles, 26 Junio 2013 19:00

After Earth ***

Escrito por Miguel Juan Payán
Valora este artículo
(0 votos)

After Earth, entretenida peripecia de ciencia ficción en plan aventura de supervivencia.

El encuentro de M. Night Shyamalan con la ciencia ficción en clave épica y aventurera se salda con un aseado empate entre las enormes aspiraciones no conseguidas de Will Smith, productor, promotor y protagonista del asunto, además de padre de la idea argumental (y del protagonista juvenil) y los resultados reales de evasión y entretenimiento que finalmente proporciona After Earth. A pesar de los palos que ha recibido tanto en la taquilla norteamericana como en algunas críticas, lo cierto es que la película funciona más o menos bien como vehículo para pasar el rato en su primera parte. Tiene un despliegue visual de arranque bastante curioso y mantiene cierto nivel de interés aunque sus personajes son algo alambicados, tópicos, y adolece de una alarmante falta de sentido del humor y capacidad de autoparodia. Poner a Will Smith como tipo duro en plan Lee Marvin en 12 del patíbulo era ya todo un reto, pero añadirle a la película el reto suplementario de que aguantemos al hijo de la estrella en plan aventurero en historia de iniciación y maduración sobrepasa comprensiblemente los límites de tolerancia, paciencia y suspensión de la credibilidad del sufrido público. La cosa se complica si sumamos a todo ello la natural inclinación de M. Night Shyamalan por ponerse filósofo y trascendental cuando menos conviene y la confirmación reiterada en sus últimos trabajos de que el hombre siempre ha sido un poco vendehúmos, porque, si me permiten la comparación metafórica con la restauración: en sus historias digamos que pone muy bien la mesa al principio y los entrantes tienen siempre muy buena pinta, pero a medida que los platos del menú van desfilando por la mesa se va desinflando la ilusión del principio y cada vez con más frecuencia tiene tendencia a caer en lo obvio.

Reitero una vez más que After Earth me parece un pasatiempo entretenido con unos valores de producción a tener en cuenta, de ahí las tres estrellas que le he puesto. Pero creo que se queda muy por debajo de lo que podría haber sido principalmente porque Will Smith se ha empeñado en convertirla en un vehículo para interpretar un papel de tipo duro que no le pega ni con cola y en un vehículo para impulsar la carrera de su hijo, al que, dicho sea de paso, no le hace ningún favor, porque creo que la carrera del muchacho está desarrollándose más rápido de lo que le interesaría para formarse un poco más antes de que caiga sobre su espalda todo el peso de un argumento de estas características, que en contra de lo que pueda pensarse a primera vista (y de lo que pueda pensar su famoso padre), requiere mucho más talento dramático y experiencia ante las cámaras del que él tiene en este momento. Pongo dos ejemplos para que quede más claro, dos historias de supervivencia y aventuras: Yuma (Samuel Fuller, 1957), con un gran Rod Steiger como protagonista, y La presa desnuda (Cornel Wilde, 1966), con un no menos enorme Cornel Wilde haciendo doblete detrás y delante de la cámara. Según veía la película y los esfuerzos de Jaden Smith por estar a la altura del asunto, no he podido impedir caer en la idea de que la tarea lo superaba, y posiblemente sólo un Leonardo Di Caprio joven habría sido capaz de sostener ese personaje que, como digo, tiene mucha más clave dramática de la que pueda parecer a simple vista y no es sólo un despliegue físico. Necesita un actor más forjado que Jaden. Pero no pasa nada. No toda la culpa es del joven actor. Insisto en que a su padre el papel de tipo duro, si bien lo maneja con mayor soltura por su experiencia, también le viene algo grande.

Y podríamos decir que el proyecto también supera los intereses y el campo de actuación en el que puede encontrarse más cómodo Shyamalan, que claramente se siente más a su gusto en los flashbacks con la hermana del protagonista que en la propia peripecia de supervivencia e iniciación juvenil en plan novela de Julio Verne mezclada con algo de Robinson Crusoe. A Shyamalan le va más el drama y la intriga que la acción, y por tanto su épica se queda algo distante del espectador. Además este tipo de trama aventurera requiere más tono visceral que despliegue filosófico o cerebral, y el guión de After Earth se empeña en entrar en el detalle y repetir el flashback innecesariamente hasta hacerse algo cansino y sin aportar nada nuevo al progreso de la historia. El argumento está plagado de detalles vistosos de diseño de producción, como el traje que cambia de color, las jeringas con los analgésicos, etcétera, que realmente no aportan nada especial a la historia, son pura parafernalia exterior. Algo más de sencillez en el planteamiento le habría venido muy bien a esta historia de supervivencia y relaciones entre padre e hijo, facilitando una mejor relación con el espectador, que ante tanta parafernalia se pierde en el laberinto de despliegue de curiosidades de la propuesta que nos distraen del tema esencial y central de la propuesta.

De manera que entretenida sí, pero no tan emocionante como debiera. Aunque para ser sincero, me ha parecido mejor de lo que me esperaba.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Visto 1715 veces Modificado por última vez en Miércoles, 17 Julio 2013 09:08

ACTUALMENTE EN TU KIOSCO

Lo más popular

Libros ACCIÓN

COLABORADORES

LECTURA FÁCIL

Formilla Live Chat