Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Que levante la mano aquel entre todos los presentes que no ande un poco mosca y harto del cine español ese que parece emperrado en repetir los mismos esquemas y las mismas historias, centrado en la Guerra Civil o en la Posguerra, con niños de por medio y buenos muy buenos y malos malísimos. Yo soy uno de los que no puede tragar ya tanta Guerra Civil, ni tanto odio contenido durante años. Ese tipo de películas, mil veces vistas, muchas veces manipuladoras a más no poder, me suelen provocar hastío. Y aquí me tienen, aplaudiendo una película que transcurre en la Guerra Civil y en el franquismo y con niño de por medio… Ironías de la vida.

O eso o es que Álex de la Iglesia es un monstruo del cine que se lleva lo que sea por delante con tal de, como él mismo ha dicho, exorcizar sus demonios y ponerlos a descansar al menos un ratito. Es una historia de la Guerra y de sus consecuencias, sólo que no es la misma historia de siempre. Para nada. No sólo es la película más sangrienta, extremista, salvaje y brutal vista en mucho tiempo sobre esa época. También es un análisis profundo, único, brillante, visceral y lúcido sobre las dos Españas que sigue tan vigente hoy como hace 70 años.

De la Iglesia siempre ha sido un director con una impronta visual muy fuerte y con un ritmo único en sus películas. Muchas veces le hemos echado en cara que sus productos no quedasen del todo redondos. A veces parecía que una gran idea inicial no era explotada en la trama y se perdía en el festival visual del director. Otras el producto no quedaba muy bien. A veces se le iba la mano con la locura. A veces nos ha brindado obras maestras.

Balada-triste-de-trompeta

Pero en este gusto por el exceso y la incorrección política del director (bendita sea en los tiempos que corren), sus películas casi siempre, por no decir siempre, han funcionado a las mil maravillas en la taquilla porque al público le interesa lo que tiene que contarles, o cómo se lo cuenta. Si no me falla la memoria, sólo Perdita Durango puede considerarse un traspiés comercial en una carrera plagada de éxitos que van de El Día de la Bestia a Los Crímenes de Oxford.

Balada Triste de Trompeta es en parte la película más extremista y salvaje de Álex de la Iglesia, pero a la vez es su más coherente retrato de una historia que es nuestra y que, bien entendida la película, está abocada a la tragedia. No es una película de violencia gratuita, ni mucho menos, porque la violencia es algo que llevamos dentro, y aquí se dan motivos más que importantes para ponerla en marcha.

La historia de dos payasos, el payaso triste y el payaso tonto, enamorados de la misma trapecista, empeñados en hacerse la vida imposible el uno al otro a lo bestia (como en Muertos de Risa pero llevado al extremo más brutal), durante la época final del franquismo, tiene un prólogo sensacional en la Guerra Civil que define el tono visual y de estilo de la cinta. Ese Santiago Segura vestido de payaso destrozando nacionales a machetazos no tiene precio.

Balada-triste-de-trompetaFoto-

Como hemos dicho antes, las películas del presidente de la Academia de Cine tienen una impronta propia que las hace únicas. Es un monstruo en el manejo del montaje, la iluminación, los planos… En ese sentido el premio en el Festival de Venecia es más que merecido y realmente se nota incluso una evolución o un cambio, haciendo que la película a veces parezca narrada como un documental. Algo que te introduce aún más en la historia.

Disfrazada de comedia negra, con tintes de drama, o si lo prefieren un drama con tintes de comedia negra, la película hace un uso de la ironía sensacional (la aparición de cierto personaje histórico que es el único que siente compasión por uno de los payasos es simplemente brillante), que arranca carcajadas pero también estremece el alma. El reparto está soberbio, no sólo por parte de Antonio de la Torre y Carlos Areces, los dos payasos del título, sino por todos aquellos que les acompañan, desde un brillante Manuel Tallafé a un divertidísimo Fernando Tejería, o al magnífico Segura, con o sin maquillaje. Quizá sea Carolina Bang, la trapecista, la que flojea en algún momento, o quizá su aparente indiferencia sea cosa del director.

EL caso es que el único pero de la cinta es que el guión a veces no cuenta nada, no avanza, simplemente muestra la lucha entre los dos payasos, las salvajadas a las que se someten el uno al otro en busca del amor de esa peculiar mujer que lo quiere todo. Quiere al payaso tonto que es violento aunque la ama, pero no soporta que se ría todo el tiempo, y quiere al payaso triste que le ofrece comprensión y ternura, aunque no le pone como el otro. Hagan ustedes la lectura doble. Dos Españas peleando por un mismo cariño, dos separadas, vestidas de circo porque aquí payasos somos todos, dispuestas a lo que sea por llevar la razón. Miren al panorama actual político y social. Hagan las cuentas. No hay que ser ningún genio para darse cuenta de lo que nos habla realmente Balada Triste de Trompeta. Unos amantes violentos, otros locos por amor sedientos de venganza por un trágico pasado. El resultado, trágico y terrible. Bellísimo. El final en el Valle de los Caídos (ojo al trabajo de efectos visuales, localización y decorados, impresionante) tiene un ritmo que te deja clavado en la butaca, y una escena final que te destroza por dentro. Cuando las risas se acaban.

balada-triste-de-trompeta-1

La película de Álex de la Iglesia es, posiblemente, una de las mejores del año, no sólo del cine español, sino del conjunto de todo el cine estrenado en 2010. Un cuento, una fábula llena de violencia y venganza y odio y muerte, llena de páramos derruidos (ese circo) y miserias varias. Llena de nosotros mismos. Ver y entender la película es un paso para eliminar fantasmas. Pero también un entretenimiento de primer orden. Yo estoy deseando repetir.

Jesús Usero

Compártelo en tu perfil de facebook Compartir

Modificado por última vez en Viernes, 17 Diciembre 2010 16:43
Valora este artículo
(0 votos)
Más en esta categoría: « BURLESQUE ** Tron Legacy ** »

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.