Tu revista de cine y series

ACCIÓN. Tu revista de cine y series

Entrevista Lawrence Fishburne nos habla de El hombre de acero

Publicado en Video archivos

Entrevista Henry Cavill nos habla de El hombre de acero

Publicado en Video archivos
Martes, 18 Junio 2013 14:04

El Hombre de Acero *****

Simplemente brutal. El mejor Superman que se conoce. Una aventura épica que nos conduce a un nuevo paso de gigante para el personaje y la franquicia, y que se ha convertido desde ya en una de las mejores películas de superhéroes jamás realizadas. Por méritos propios se sitúa ahí con los Batman de Nolan y Los Vengadores, y hace que películas muy buenas como Iron Man 3, Thor o The Amazing Spider-Man sepan a poco. Lo curioso es que el otro día discutía, mejor dicho debatía, con una lectora si nos excedíamos al repartir estrellas al cine de superhéroes, cosa que no tiene que ver con nuestra subjetividad, sino con la calidad y madurez que está alcanzando el género tras 15 años casi en la cresta de la ola. Lo siento por ella, pero toca mencionar otra gran película de cómic y toca cantar sus alabanzas, que no son pocas. Porque lo que se han marcado Snyder/Nolan es material de primera calidad para llenar salas de cine y dejar un gran sabor de boca al gran público. Para hacer cine con mayúsculas en un género que, a veces, tiende a volver a los lugares comunes y repetirse (sólo a veces). Y para sacar del ostracismo cinematográfico a un personaje que es el más antiguo de todos, pero al que el tiempo no ha tratado tan bien como a otros.

También aviso que esta crítica puede ser un pelín visceral, porque aún vengo con el subidón de ver la película que me dejó con la boca abierta. Les recomiendo la crítica de mi compañero Miguel Juan Payán para darle un poco de sentido a la cosa. Posiblemente al leer la suya entiendan mucho mejor lo que van a encontrarse en El Hombre de Acero. Vamos, que lo suyo en este caso es talento de periodista, y lo mío quizá sea un poco tema de pasiones barriobajeras. Si quieren informarse concienzudamente y aprender de los detalles cinematográficos, visuales y argumentales de la película, lean su magnífica crítica. O, qué leches, lean las dos.

La sensación que me dejó la proyección fue una muy clara que mencionaba al principio. Brutal. Jamás había visto un destrozo semejante en una pantalla de cine. Ni peleas más animales, ni tanto destrozo en general. Ríanse ustedes de Transformers 3, Independence Day y similares. Hasta la batalla final de Los Vengadores se me queda pequeña comparada con ésta. Y no sólo por el final. Ya desde el inicio la película marca las pautas y el ritmo que va a ir creciendo continuamente, desde Krypton a la Tierra. De hecho me preocupé al principio por si no era capaz Snyder de mantener el nivel de las escenas de acción y los diálogos. Y vaya que si lo hace. Como un campeón. Las batallas son de proporciones épicas y cuando crees que no pueden ir a más y temes por el desenlace (el momento Smallville), las lleva un paso más allá y nos deja con la mandíbula desencajada. Algo que, por ejemplo, lastraba el final de Fast&Furious 6, que la escena del tanque era tan bizarra y genial que el final sabía a poco. Y eso aquí no pasa.

Uno se siente como viendo las mejores viñetas de acción de un tebeo de Superman. Un héroe que calza (y le calzan) unas guantadas que derriban montañas. Y por fin eso se ve en la gran pantalla. Aprovechando recursos, con mucha inteligencia y unos efectos especiales sensacionales. Que, aquí, son parte imprescindible de la historia, ojo. Superman es el ser más poderoso del universo DC. Eso tiene que quedar claro. Tiene que verse y notarse. Algo que por fin sucede. Como también llega al fin la madurez del personaje. La película es capaz de desnudar de moñeces y babas tan habituales y comunes a Superman, quedándose con lo imprescindible, cambiando cosas de la mitología del héroe que ya no funcionan (ojo a cómo se elabora y construye el romance, ojo al tema de la identidad secreta y mucho ojo a detalles que aparecían en Smallville y ésta los hereda, pero que aquí funcionan por ausencia de babas).

Se nota en esa madurez la presencia de Nolan como productor y responsable de la historia. Se nota en detalles del argumento, en cosas que suenan a El Caballero Oscuro, en ese aire de profundidad bien entendida. Se ha convertido a Superman en un héroe más complejo, más interesante. Pero complejo no significa complicado. La película es muy sencilla de entender y el final, para cualquiera que haya leído cómics del héroe, es un homenaje y un momento de bandera. Pero para el público ajeno es un final simplemente brillante, sensacional y, repito, brutal. Te pasas la media hora final con los pelos como escarpias disfrutando cual gorrino en un maizal.

Ayudan mucho los actores, ese reparto que cuenta con un Henry Cavill que le da un nuevo giro al héroe, una perspectiva nueva mucho más interesante. Es el que mejor ha interpretado al personaje y quien mejor parece comprender el nuevo camino que va a tomar el héroe. Acompaña una Amy Adams perfecta para una Lois Lane muy Nolan, para qué engañarnos. Si le sumamos los Kevin Costner, los Russell Crowe, los Laurence Fishburne o las Diane Lane el resultado es brillante. Sobre todo por cómo mantiene esa temática con los dos padres desde el inicio hasta el fin de la película. Pero quien merece un comentario aparte es el espectacular Michael Shannon, que encarna a un Zod con mucho sentido y mucha locura de poder en su sangre. Roba media película con su mera y espectacular presencia.

La película es un viaje magnífico y un giro distinto al personaje, tan manoseado a lo largo de los años y muchas veces tan maltratado (reconozcámoslo, Superman era un moñas). Es un paso adelante en su mitología y en lo que debemos exigirle a una película con él en pantalla. Pero también lo es para el cine de superhéroes. Puede que ahora no nos demos cuenta, pero en unos años entenderemos lo importante que ha sido Christopher Nolan en un universo que tendería a estancarse sin sus genialidades. Sin restarle ni un ápice de mérito a Zack Snyder y su brillante trabajo en esta película, su sentido del ritmo, su espectacularidad y cómo sabe construir la trama y los personajes, con un uso del flashback portentoso, y evitando caer en lugares comunes (cómo obvia tópicos que todos conocemos ya…). Lo dicho. Brutal. Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Publicado en Criticas
Martes, 18 Junio 2013 02:52

El hombre de acero *****

El hombre de acero, de cinco estrellas, al nivel de El caballero oscuro y Los Vengadores. Lo mejor que ha hecho el cine con Supermán.

Zack Snyder ha dado en la diana. Su versión de Supermán pulveriza cualquiera de las películas anteriores en lo referido a emoción, ritmo y madurez en la construcción de la historia. Además consigue superar todas las trabas derivadas de la explotación del personaje durante tantos años y nos da una visión totalmente renovada de la saga del Hombre de Acero en la que brillan el uso del flashback, el despliegue visual de las secuencias de acción, la construcción de los personajes, algunos momentos realmente épicos relacionados con personajes como los de Lara, Jonathan Kent y Perry White… y una envidiable habilidad para pasar por los momentos esenciales del mito de Supermán sin caer en lo previsible o en la repetición cansina de lo que ya conocemos.

Su acierto abarca a distintos aspectos. Por un lado el ritmo, que no decae en ningún momento. Por otro su habilidad para centrar la trama en el tema del renacimiento a través de los hijos, tratando con notable astucia y flexibilidad, merced al flashback, esa paternidad compartida entre el personaje de Jor-El, el padre natural de Supermán, interpretado por Russell Crowe, y Jonathan Kent, el padre adoptivo de la Tierra, que es el mejor trabajo de Kevin Costner en estos últimos años. Afortunadamente un inteligente uso del flashback permite que ambos “padres” del protagonista permanezcan en toda la trama, cobrando un protagonismo notable en el relato frente a versiones anteriores en las que estos personajes eran simplemente un recurso dramático, un pretexto impuesto por la propia mitología de los comics de Superman. Aquí sin embargo ambos son, como el resto de personajes del relato, entidades dramáticas totalmente desarrolladas, con sus propios momentos de protagonismos, claves para la película. Además son más completos y maduros, más tridimensionales y con un conflicto más interesante del que pudieron expresar versiones anteriores.

Otro acierto notable es esquivar la parte más lastre y pesada de la saga de Supermán. Nada de ñoñerías románticas facilonas, nada de confusiones de identidad y alter-ego en la relación con Lois Lane, nada de aburrirnos con un noviazgo en conflicto. Son otros tiempos, todo es mucho más directo, y prima la acción sobre los enredos facilones con la identidad secreta y los vuelos a la luz de la luna de la etapa Christopher Reeve. La llegada del niño a la Tierra, la infancia, la juventud, la relación con los Kent, están presentados con el máximo de solvencia en el mínimo de tiempo, lo que permite aprovechar metraje para lo realmente épico, la acción, la esencia del cine convertido en un espectáculo total.

Otro punto a favor es que no hay un solo diálogo obvio. Dicen lo justo, y todo lo que dicen tiene importancia para la trama. Máximo rendimiento de cada palabra que beneficia el excelente ritmo que posee esta revisión de las claves de Supermán con una mirada fresca y renovada. El uso de elipsis y de flashback, la deconstrucción y reconstrucción del mito, funcionan a la perfección, con un arranque de ciencia ficción que para sí quisiera Avatar de James Cameron y un posterior abordaje de refundación de la mitología del célebre personaje que en muchos de sus fragmentos deja notar la mano de Christopher Nolan.

Y como todo gran héroe necesita un gran villano, el Zod de Michael Shannon es ejemplar, perfecto contrapunto del padre extraterrestre encarnado por Russell Crowe. Shannon compone un antagonista con un motivo sólido tras de sí, unas razones que podemos entender y con las que hasta cierto punto podemos empatizar. Ello añade más solidez al conflicto que enfrenta primero a Jor-El y luejo a Kal-El con Zod, que es la perfecta encarnación de la amenaza que se esconde tras el origen extraterrestre de Superman.

Temas como la marginación de Clark Kent niño en la infancia, el uso responsable de sus poderes, la influencia de su padre terrestre en su bagaje moral, la etapa de formación y viaje del héroe, el concepto del sacrificio y la esperanza, el encuentro con la periodista y el vínculo que se establece entre ambos, están desarrollados con un madurez más propicia a nuestros días que no necesitaban conseguir las películas de los años setenta y ochenta y lamentablemente le faltó a la versión de Bryan Singer, Superman Returns, que es la más perjudicada por las comparaciones con El hombre de acero.

Reuniendo todos esos elementos, Zack Snyder ha reformulado hacia la madurez, pero potenciando el espectáculo, el concepto del superhéroe en el cine, entrando perfectamente en la onda de trabajo de Christopher Nolan con El caballero oscuro, y estableciendo una firme alternativa en el cine de superhéroes a las películas producidas por la Marvel.

Pero lo mejor de todo es que ha captado a la perfección la verdadera alma del personaje en el cómic, lo más interesante de Supermán en las viñetas, y su manera de presentar visualmente las hazañas y batallas del personaje está al nivel de la espectacularidad de los mejores cómics del Hombre de Acero. Rinde así un homenaje al medio de expresión en viñetas del que surgió este hijo de Krypton y es fiel a su identidad y función como pionero de las historias de superhéroes.

Quienes llevados por la nostalgia afirmen que esta versión se aparta de las de Christopher Reeve, deberían recordar que aquellas tuvieron siempre un puntito de inclinación hacia el infantilismo y la superficialidad en la presentación de personajes y situaciones de la que esta carece absolutamente. Snyder y Nolan, porque insisto en que la mano de Nolan se nota, nos han regalado la versión más completa y madura de Supermán en el cine.

En cuanto a la banda sonora de Hans Zimmer, no es, ni lo pretende, ni puede, ni debe emular a la de John Williams. Su tono lúgubre y amenazante con la percusión como protagonista encaja, combina y completa perfectamente con las imágenes y la esencia de la película. Cierto que he echado en falta alguna fanfarria épica, algo más de himno, pero es que este no es un Superman de himnos, sino un Hombre de Acero renovado, más verosímil e interesante desde el punto de vista dramático, menos icono popular y más personaje en continua evolución, protagonista de un relato excepcionalmente bien construido que como digo tiene su columna vertebral en la desaparición y reaparición y permanencia de esos dos puntales que son los personajes de Russell Crowe y Kevin Costner.

Por último decir que nadie que vea esta película podrá negar que está hecha para verla en pantalla grande, como el gran espectáculo que es, lo que convierte a este nuevo Supermán en una explicación perfecta de por qué los cines no pueden desaparecer.

Si alguien pretende ver esta maravilla en pantalla pequeña, en una mala copia robada de cualquier parte, no está viendo al verdadero Hombre de Acero, sino un sucedáneo adulterado y miserable.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Publicado en Criticas

ACTUALMENTE EN TU KIOSCO

Lo más popular

Libros ACCIÓN

COLABORADORES

LECTURA FÁCIL

Formilla Live Chat