COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

La Cartelera

load more hold SHIFT key to load all load all

SUSCRÍBETE A LA REVISTA. Paga 10 y recibe 12 revistas al año

ESPAÑA

EUROPA

FUERA DE EUROPA
OUTSIDE EUROPE

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Al salir del pase de prensa

Green Zone: Distrito protegido primeras impresiones

Esta mañana he visto Green Zone: Distrito protegido, que añado de inmediato a la lista de películas esenciales sobre la guerra en Irak acompañando a Redacted de Brian De Palma, la serie de HBO Generation Kill y la más reciente En tierra hostil. El puzle de esta guerra con la que vivimos se va completando a través del cine y una de las cosas que me han llamado la atención esta mañana cuando veía el largometraje es cómo el cine americano parece haber necesitar casi una década para enfrentar a sus fantasmas bélicos, tal como ocurrió en el caso de la guerra de Vietnam.

En aquella otra ocasión hubieron de pasar más o menos diez años para que las primeras producciones dedicadas al conflicto se metieran en harina, poniendo en pantalla títulos como El regreso, El cazador, Apocalypse Now… Los grandes estudios tenían miedo de que una guerra rechazada por la mayor parte de la juventud, que es el público mayoritario en las salas de cine, fuera buen tema para ponerlo en pantalla. Ahora se repite el fenómeno y transcurridos casi diez años desde que se inició el conflicto real, la guerra de Irak empieza a llegar al cine en condiciones y con una carga crítica que según comentaban algunos miembros del equipo de la compañía que distribuye la película en España esta mañana, no ha sentado nada bien en los Estados Unidos a muchos norteamericanos que han empezado a tachar nuevamente a Matt Damon de antipatriota. Lástima la falta de capacidad de algunos norteamericanos para aceptar los lados más oscuros de su historia reciente. Quizá si llevaran tanto tiempo como los españoles aguantando leyenda negra estarían más capacitados para mirar la realidad con ojos más objetivos. En todo caso, y al margen de la trascendencia política del argumento de la película, lo cierto es que Paul Greengrass vuelve a facturar una película de intriga y acción ejemplar, como si se hubiera llevado todo el equipaje de la saga de Bourne al meollo del cine bélico más trepidante y cañero de nuestro tiempo.

Cine de acción del bueno.

Miguel Juan Payán

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Síguenos en Telegram

Libros ACCIÓN

Síguenos

Formilla Live Chat

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS