COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

Síguenos

Formilla Live Chat

Criticas en Cartel

Spider-Man: Homecoming ****

Sin duda éste es el mejor Spiderman que se ha rodado hasta el momento.

Un Spiderman totalmente marvelita en su construcción y desarrollo, plenamente integrado en el tono y el ritmo del Universo Cinematográfico Marvel, lo cual le beneficia frente a sus más dubitativos predecesores que intentaron buscar su lugar por caminos que finalmente acababan alejándolos del personaje clásico de las viñetas, lo cual no es malo per se, y prueba de ello son algunas buenas aportaciones de los mismos, aunque finalmente no acabaron de encontrar una verdadera personalidad cinematográfica que les permitiera independizarse del cómic con la solvencia y la madurez como producto cinematográfico que, por ejemplo, exhibe el Batman de Christopher Nolan, por poner el ejemplo más obvio, o la Wonder Woman de Patty Jenkins, por poner un ejemplo más reciente. La estrategia de este nuevo Spiderman del cine es otra, la misma por otra parte que se aplica en las películas Marvel, y que viene a ser: no nos compliquemos la vida, hagamos lo que hacen las viñetas de estos personajes sin buscarle tres pies al gato, no exploremos y arriesguemos en posibilidades de adaptación a otro lenguaje –un huerto en el que se desenvuelven mejor las producciones Warner con sus personajes de superhéroes de la DC-, sino simplemente traslademos al cine la propuesta que ya está en los cómics. Y eso en este Spiderman les sale bordado. No tanto por la presencia de elementos argumentales y de personajes como Tony Stark, lo que habría sido un error de dependencia de los “hermanos mayores” como el que exhiben desde el principio las series Agentes de SHIELD, Agente Carter e Inhumanos (y que, curiosamente, no exhiben las series de personajes Marvel de Netflix, mucho más independientes y con más personalidad del universo de largometrajes), como por el hecho de que han elegido a un Spiderman que finalmente expone el carácter optimista del personaje, esa lucha a ultranza que mantiene por superar las dificultades cotidianas que define al superhéroe más callejero, urbanita de y clase trabajadora de toda la galería de personajes principales concebidos por Stan Lee para las viñetas de Marvel. Es algo que queda plenamente expuesto en el nuevo Peter Parker/Spiderman, con ese pulso que mantiene en todo momento con Tony Stark en figura de padre/autoridad que al mismo tiempo acierta a incluir, sin subrayarlo en exceso, como sí ocurriera en las anteriores películas de Spiderman, el vacío generado por la ausencia de figuras paternas en la vida del protagonista. No les hace falta aquí hablarnos de la desaparición de los padres o repetir la pérdida del tío Ben con su frasecilla del “gran poder y la gran responsabilidad”, pero ese vacío está plenamente expresado en la relación de Parker con Stark, y lo que es aún mejor, en clave de humor, con esa escena del coche con Parker abrazando a Stark, que de paso, como todo el resto de la relación de los dos personajes -más acertada aún porque dosifica cuidadosamente las apariciones de Robert Downey Jr. para que no acaben devorando al verdadero protagonista-, permite abordar una ligera pincelada de subtrama de enfrentamiento generacional padres-hijos, jóvenes-adultos que se extiende al duelo de Spiderman con el Buitre interpretado por Michael Keaton. Mientras Parker intenta encontrar su lugar en la comunidad superheroica midiéndose y probándose ante Tony Stark en lo que podríamos denominar su “vida civil”, su periplo como nuevo superhéroe le lleva a enfrentarse a esa especie de desdoblamiento en clave más oscura de la figura del padre que es el Buitre en su “vida superheróica”. Es un valor esencial para que la película funcione lo bien que resuelve y se mide el propio Tom Holland en sus encuentros con esos dos pesos pesados de la interpretación que son Robert Downey Jr. y Michael Keaton.

Keaton interpreta además, en consonancia con el papel del protagonista, el primer villano de la clase trabajadora entre los que habitan el universo de superhéroes de la Marvel. Además es un tipo al que resulta bastante fácil comprender porque, como el resto de la película, y esa es la parte que me parece más interesante de la misma, replantea el concepto del superhéroe en el cine mirado desde el punto de vista de la gente corriente, a pie de calle, por así decirlo.

Lo más habitual es que ese concepto del superhéroe entre en el cine mirado desde el punto de vista del propio superhéroe. Piensen en el Superman de Richard Donner, en el Batman de Burton, en El Hombre de acero de Zack Snyder, en la Wonder Woman de Patty Jenkins, incluso en los anteriores Spiderman del cine, que una vez tropezados con sus superpoderes empiezan a desarrollar y enfrentarse con estatus de excepcionalidad y anormalidad frente a –ojo, no como parte de- ese mundo de gente normal al que deben proteger y salvar, sacrificándose si llega el caso en un sucedáneo de paso por el Gólgota, de imaginería claramente judeocristiana, como vemos en el alienígena “crucificado” de Snyder en El hombre de acero y nuevamente torturado por el Übermensch-Batman interpretado por Ben Affleck en Batman V. Superman: el amanecer de la justicia. En ese sentido recomiendo al lector de esta crítica que eche un vistazo a las únicas variantes de peso de esa fórmula que ha planteado el cine de manera eficaz y completa: El protegido, de M. Night Shyamalan y Watchmen, de Zack Snyder, que reflexionan y reinventan propuestas sobre esa idea del superhéroe que van más allá de Nietzsche.

Pues bien, volviendo a Spider-Man Homecoming es la primera película del Universo Cinematográfico Marvel (si bien que bajo el sello Sony y con co-producción de dicha compañía asociada a Marvel por un acuerdo puntual sobre la explotación del personaje), que nos propone un héroe y un villano que van más allá de los “super” para poner lo superheróico en el territorio de lo cotidiano. Es importante también en ese sentido la breve pero contundente aportación de Marisa Tomei como la nueva Tía May, con un papel muy señalado en uno de los mejores y más divertidos cliffhanger que recuerdo haber visto desde hace tiempo en el cine o la televisión. La nueva May es una perfecta materialización del giro hacia el optimismo que tan bien le sienta al personaje en esta nueva versión y que no por ello renuncia a las claves de identidad del mismo. Por ejemplo la película incluye un homenaje a una de las portadas más significativas de lo que representa el personaje de Peter Parker/Spiderman en la historia del mismo en el cómic: la del personaje sepultado bajo una mole de cemento a punto de ser derrotado por el peso de la misma, que materializa todo el peso volcado por el hecho de tener una responsabilidad como superhéroe a pesar de que en esencia, en su interior, sigue siendo y sintiéndose como un tipo normal y corriente. Para quien esto escribe, esa portada, ese dibujo, ese momento épico en los comics, tan bien reproducido en esta película, es la definición más completa del verdadero espíritu que anima este personaje, y que no había visto tan claramente y tan completamente definido en las anteriores versiones cinematográficas el mismo.

Tres apuntes más para terminar este comentario. El primero: lo bien que han manejado la subtrama de la vida en el instituto del personaje y sus rolletes sentimentales sin que sean lastre para lo que realmente hemos ido a ver. El segundo: el potencial tremendo que plantea para películas posteriores el personaje de Zendaya. Tercero: la eficacia de las dos escenas postcréditos, la primera para rematar y darle una entidad aún más humana y con la que podamos seguir empatizando con el personaje de Keaton, la segunda para elaborar una autocrítica sobre el exceso de las escenas postcréditos y el abuso de utilizarlas para rematar la historia principal que alcanzó su cota más alta de despropósito en las ¡cinco! escenas añadidas a Guardianes de la Galaxia. Miguel Juan Payán

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1