COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

SUSCRÍBETE A LA REVISTA. Paga 10 y recibe 12 revistas al año

ESPAÑA

EUROPA

FUERA DE EUROPA
OUTSIDE EUROPE

Síguenos

Formilla Live Chat

Criticas próximos estrenos

Annabelle Creation ***

Muy superior a la anterior película en todos los aspectos. Aunque no se trata de una secuela de Annabelle, sino de una precuela. Una precuela de un spin off de Expediente Warren… sí, así es el mundo del cine hoy en día. Pero en esta entrega, por fin, hacen lo que prometieron y no hicieron en la anterior. Contar el origen de la terrorífica muñeca que se encuentra encerrada en la casa de los Warren para evitar que el mal que en ella habita cause estragos. Pero, ¿cómo llegó ese mal a la muñeca? ¿Qué terrible secreto esconde realmente? A eso responde por fin la película de David F. Sandberg, director de la muy interesante Nunca Apagues la luz, y lo hace de una manera más que interesante.

La película se abre con la historia de un matrimonio y su hija en los años 40, felices y encantados de la vida, hasta que la tragedia les golpea brutalmente. Años después, las jóvenes de un orfanato son acogidas temporalmente por el matrimonio, lo que lleva a que el mal que habita en la casa y en Annabelle, comience a acosar a las niñas. Por fin conoceremos cómo y por qué se creó la muñeca, en una historia que a los que nos criamos con los videojuegos de los 90 nos recordará indudablemente a la fantástica aventura gráfica The Seventh Guest, con aquel juguetero tan particular. Algo bebe de aquella esta precuela, y funciona más que bien.

Leer más: Annabelle Creation ***

Blade Runner 2049 *****

Obra maestra. Al nivel de la primera y en algunos aspectos incluso superior.

A ver, me explico: todos sabemos cómo se gestó Blade Runner, de Ridley Scott. Y nadie le niega su poder evocador como icono del género de ciencia ficción. Obra maestra, sin duda. Pero lo que ha hecho Villeneuve con su prolongación, ampliación, análisis y homenaje a la película de Scott es propio de un maestro. No era fácil la tarea que tenía por delante y sin duda no faltarán quienes piensen que es una auténtica herejía pretender que su aproximación al universo de Blade Runner es en algunos aspectos superior al largometraje que la precede. Pero para empezar hemos de descartar mirar este largometraje como una continuación o secuela al uso. No hay nada convencional, típico o previsible de las secuelas en esta épica y operística excursión al futuro que nos propone Villeneuve. Rinde homenaje a la película de Scott, y no sólo a una de sus versiones, sino a todas, con una colección de pinceladas que van de lo contundente (esas paredes atravesadas por los personajes en guiño a la paliza final del largometraje anterior, esas luces sobre el rostro de algunos personajes en momentos que nos recuerdan claramente a Roy Batty…) a lo elegante y sutil (el caballo clave en la historia, eco de las figuras de papel de la película anterior, o del unicornio de la versión extendida del director, que en su rotunda naturaleza de madera es al mismo tiempo un eco del papel del regalo de los griegos a los troyanos en La Ilíada y una pista para entender lo mucho que separa a la película de Scott de la de Villeneuve).

Leer más: Blade Runner 2049 *****

Detroit *****

Muy buena película de Kathryn Bigelow que debería aspirar a varios premios del año. A ver, no es que los premios me importen lo más mínimo ni piense que definen la calidad de una película siempre, pero lo cierto es que después de ver Detroit lo que me quedó claro es que si esta película no vuelve a poner a Bigelow y algunos de sus colaboradores entre los nominados a los galardones del año, sería raro. Detroit tiene todos los elementos para estar entre las nominadas y premiadas. Pero eso no es lo mejor. Lo mejor es que es una muy buena película, y a mi parecer confirma que su directora está ahora mismo en la reducida lista de diez o doce directores de los que hay que esperar con ganas la llegada de su próximo trabajo, porque suelen cumplir con las expectativas y además mejoran con cada nueva película, tienen una filmografía rica y en progresión ascendente y además no temen meterse en huertos. Y Detroit es un auténtico huerto. O mejor dicho: una bomba social, al menos para la sociedad americana, cuyas cuentas pendientes de enfrentamiento racial todavía no han sido del todo solucionadas y que viendo esta película parecen todavía muy presentes en el día a día de la mentalidad norteamericana, por mucho que quieran vendernos una imagen progresista.

Leer más: Detroit *****

El castillo de cristal  ****

Drama inspirado por personajes reales bien resuelto por director y actores.

Una familia disfuncional con padre alcohólico a la que acompañamos a través de varios años de peripecias dramáticas donde la natural tendencia cinematográfica hacia el melodrama se atenúa por el excelente trabajo de sus actores. El viaje por el laberinto de los cambios que se van operando –a peor- en ese grupo humano a medida que los hijos van perdiendo la inocencia y cobran verdadero conocimiento de la situación camino de la madurez está repleto de momentos para que el reparto pueda lucirse. Y es un reparto de los que saben sacar partido a esa posibilidad. Sobre todo porque además tienen a un director detrás que sabe sacar partido de su talento. A Destin Daniel Cretton hay que seguirle la pista porque apunta maneras de cineasta con personalidad que no se deja avasallar ni por los tópicos y reglas del género que elige como campo de batalla para contar su historia ni por la personalidad de sus actores. Sin grandes alardes visuales, pasando casi desapercibido, mantiene con pulso firme el rumbo de su película dirigiéndola hacia donde le conviene y sorteando todos los escollos que la fórmula “basada en hechos reales”, las claves del drama y el melodrama y el propio reparto puede ponerle en el camino. ¿Cómo lo logra? Pues para empezar hace suyos todos esos elementos y organiza El castillo de cristal sobre una estructura narrativa de cuento en dos tiempos, el ayer y el hoy, jugando astuta y eficazmente con la cronología de su relato, el flashback, esquivando de paso todas las trampas que pueda tenderle el hecho de ser una historia real basada en un libro autobiográfico.

Leer más: El castillo de cristal  ****

It ****

Excelente ejercicio de cine de terror de altos quilates. Probablemente la mejor película de terror en mucho tiempo y una de las películas más perturbadoras del año, y lo consigue con algo que parece sencillo pero es muy complicado de realizar. De hecho muy pocos son capaces de ponerse manos a la obra y aprovechar lo que realmente es terrorífico de una historia. Conseguir sustos baratos es muy sencillo., basta con subir la música de golpe, hacer aparecer algo de la nada y, bingo, el espectador saltará en su butaca. Pero los sustos pasan, la adrenalina abandona el torrente sanguíneo y no queda nada, simplemente la sensación de que quizá nos hayan tomado el pelo un poco. Hasta el siguiente susto. Así funciona el cine de terror en demasiadas ocasiones, hasta el punto de que los sustos son repetitivos y previsibles y acaban por no proporcionar ningún tipo de miedo. Pero el terror, el auténtico miedo, viene de la angustia y la anticipación. Viene de tomar una situación real y convertirla en perturbadora. En algo más. En esa sensación de escalofrío que recorre la espalda del espectador hasta la nuca dejándole expuesto, intentando anticiparse a un susto que, muchas veces, ni siquiera llega.

La virtud de la película reside justo en esa situación. Tomar lo cotidiano y pervertirlo. Por supuesto está la presencia de Pennywise, perturbadora en su esencia, pero que parte de la misma idea. Tomar algo cotidiano, alegre, simpático, que nos hace reír como es un payaso, y pervertirlo hasta convertirlo en una presencia maligna tan terrible que nos haga tener pesadillas. Andry Muschietti ya demostró que era capaz de hacer algo así con figuras cotidianas en Mamá, tanto en el cortometraje como en la versión cinematográfica, un buen ejercicio de terror en torno a la maternidad, aunque se desinflase en el tramo final. Aquí sigue el mismo proceso, con la figura del payaso brillantemente encarnado por Bill Skarsgård, y adaptando la primera parte de la novela de Stephen King, con este grupo de niños enfrentados a un ente sobrenatural (o no) que busca alimentarse de sus miedos. El poder de Pennywise reside entonces en lo que debilita a los protagonistas, y lo que nos debilita a todos nosotros, el miedo. Y los miedos son mucho más cercanos y reales que un payaso con poderes, creedme. Ahí es donde verdaderamente triunfa IT y se lleva todos los honores.

Leer más: It ****

Kingsman: El Círculo de Oro ***

Potente secuela, divertida y llena de acción, que sin embargo no logra sorprender. Es una opción deliberada del equipo creativo de la película, Matthew Vaughn y su coguionista habitual, Jane Goldman, una opción sin duda inteligente. Dar a la audiencia aquello que en la primera parte funcionaba, aquello que más les gustó y que les hizo llenar las salas de cine la primera vez. A mayor escala, con más reparto, con más vistosidad y efectos visuales. Crecer en esa dirección. Pero dejando de lado algo que hizo la primera película distinta al resto. Era sorprendente. Nadie se la esperaba, nadie la imaginaba así, nadie creía que una escena como la de la Iglesia era posible. No era lo típico, ni siquiera en el tema de la sátira. Kingsman tomaba lo que ofrecía el cine de espías, especialmente la saga de James Bond, y lo retorcía para adaptarlo a un público moderno, dotándolo de un brillante sentido del humor gamberro, unos personajes pasados de vueltas y esperpénticos que se mofaban de los arquetipos del cine de espías, bastante sangre y un tono distinto también en lo visual, que empleaba para las escenas de acción el plano secuencia como no habíamos visto antes.

La película, como todos sabemos, funcionó en la taquilla y ha ido ganando seguidores con el paso del tiempo, hace apenas tres años que se estrenó, lo que nos ha llevado a una secuela, donde las apuestas suben, por supuesto. Se espera que repita al menos el éxito de su predecesora, o que lo supere si puede, y que además consiga contentar a los fans de aquella, los que la vieron en cine y los que no. Para ello repite el equipo creativo, Vaughn y Goldman, y gran parte del reparto, pero además cuenta con un presupuesto más holgado que permite viajar por medio mundo (en la ficción, obviamente) y mayores escenas de acción, por no mencionar de un reparto más amplio y con más rostros conocidos, sobre todo teniendo en cuenta que vamos a conocer a la contrapartida americana de los Kingsman, los Statesman, que en lugar de una sastrería tiene como tapadera una destilería de burbon en Kentucky. Y con todo eso además de repetir Colin Firth, Mark Strong, Sophie Cookson y, por supuesto, Taron Egerton, el protagonista, se suman los nombres de Julianne Moore, la villana, Channing Tatum, Pedro Pascal, Jeff Bridges, Michael Gambon, Halle Berry y un cameo de Elton John verdaderamente memorable.

Leer más: Kingsman: El Círculo de Oro ***

La Cabaña *

Una de las películas más mediocres del año, por desgracia. Y añado el por desgracia porque la oportunidad era buena. Había un buen reparto, con sólidos nombres como Sam Worthington, Octavia Spencer, Alice Braga, Graham Greene o Radha Mitchell, y había una historia con un punto interesante, que podía ofrecer una curiosa aventura que mucha gente seguro que se ha planteado en la vida real, ¿qué decirle a Dios si pudiésemos hablar cara a cara con él? ¿Y si además acabásemos de sufrir una terrible tragedia personal? Ese punto de partida y ese reparto es lo poco destacable en la mediocridad de una película dirigida a un tipo de público única y exclusivamente, las comunidades religiosas del cinturón de la Biblia americano, donde este tipo de cine funciona muy bien en taquilla.

Son películas con un fuerte componente religioso (cristiano, por supuesto) que tratan de engrandecer los valores de la religión y la fe, hablando de problemas cercanos donde un pequeño milagro cambia las cosas, y que tienen títulos de lo más variado que ya repasamos recientemente en la revista Acción. En este caso la historia es la de un padre que pierde a su hija, secuestrada y asesinada, y no es capaz de recuperar la esperanza, pese a los intentos de su mujer y sus otros dos hijos. Es entonces cuando recibe una casa que le invita a acudir a la cabaña donde su hija murió, y que parece escrita por Dios. De vuelta a la cabaña deberá decidir si lo que va a vivir es real o no, pero seguramente sea algo que cambie su vida para siempre…

Leer más: La Cabaña *

La Llamada ****

Divertida, fresca, personal y única. Así es La Llamada. Una película basada en una obra de teatro de enorme éxito en nuestro país (la cual debo decir que desconocía hasta haber visto la película) y que ha sido llevada a la gran pantalla de la mano de los responsables de la obra de teatro, Javier Ambrossi y Javier Calvo, contando además con el reparto que ha llenado los teatros, o al menos con algunas de las actrices que han dado vida a los mismos, porque con una obra de larga duración como ésta, que lleva cuatro años en el teatro, los cambios son lógicos. Pero Macaerna García, Anna Castillo, Belén Cuesta y Gracia Olayo, sin olvidarnos de Richard Collins-Moore que también repite en la obra.

La historia es la de dos jóvenes de 17 años, aficionadas al electro-latino, con su propio dúo musical, que acude como cada año a un campamento de verano para chicas, dirigido por unas peculiares monjas. Pero este año las cosas serán muy distintas cuando una de ellas empiece a recibir visitas de Dios quien se comunica con ella a través de canciones de Whitney Houston… Y si todo les suena raro, porque no han visto la obra de teatro como un servidor, tranquilos, en apenas cinco minutos quedarán atrapados por la película, por la historia y por sus personajes. Una historia llena de energía, reflexión y humor, muchísimo humor. Y música, por supuesto. Recordemos que se trata de un musical…

Leer más: La Llamada ****

La piel fría ****

Buena mezcla de intriga y aventuras con claves interesantes. Lo que nos propone La piel fría es un tipo de cine que ya casi no se hace. Un cine que mezcla el entretenimiento de género, propio de las historias heredadas de la literatura, clave Edgar Allan Poe o H.P. Lovecraft, con pinceladas de terror gótico mezcladas con la mirada al abismo de lo primitivo, en una época en la que la Tierra todavía tiene suficiente espacio sin explorar para que siga constituyendo una aventura alejarse de los focos de civilización. La piel fría se mueve en ese territorio de fisura entre los géneros clásicos en los que puede habitar el fantástico imprevisible. Basada en la novela de Albert Sánchez Piñol, la película explora ecos de situaciones y personajes clásicos. Podría parecer inicialmente que es la típica historia del asedio de lo primitivo contra lo supuestamente civilizado, pero a medida que avanza la trama va desvelándose como una fábula sobre el envenenamiento de la inocencia por los complejos, los miedos y las frustraciones que engendra la civilización. En medio de todo ese entramado hay sitio también en el argumento para introducir claves que a través del personaje interpretado por Ray Stevenson, Gruner, el verdadero enigma de la historia al que nos conduce el enigma de las criaturas, nos encontramos con las mismas metáforas que sirviera el personaje del capitán Ahab de Moby Dick o el de Kurtz de El corazón de las tinieblas.

Leer más: La piel fría ****

La Suerte de los Logan ****

Excelente versión pueblerina de Ocean’s Eleven. Por algo comparte director con la saga protagonizada por George Clooney, Brad Pitt y Matt Damon entre otros, y es que Steven Soderbergh, quien dijo que no volvería a dirigir una película, ha cambiado de opinión para contar una historia de ladrones muy particulares. Una heist movie donde los personajes son lo más cafre que uno puede echarse a la cara, con un sentido del humor arrollador y varios momentos memorables, donde el reparto se nota que ha disfrutado de lo lindo con esta historia sureña y con alma, donde nada es lo que parece. En la mejor tradición del género, claro. Un género que a su director se le da particularmente bien.

Si quitamos de Ocean’s Eleven todo el glamour y gran parte del sentido común de los personajes (por no decir todo), nos queda La Suerte de los Logan. Una película en la que tras varios reveses y con una posible maldición familiar (son gafes o ese creen algunos de los miembros de la familia), los hermanos Logan intentan dar un giro a su vida organizando un robo espectacular en el que no quede rastro de lo que han hecho, pero no deciden robar un casino, un banco o una galería de arte. No. Ellos van a robar al circuito de carreras de la región, que mueve tanto o más dinero que algunos de los anteriores. Claro que, para triunfar en su misión, los Logan deberán idear un plan perfecto y recurrir a varios personajes más que les ayuden. Y no será tarea fácil.

Leer más: La Suerte de los Logan ****

Más artículos...

  1. Madre !

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1