Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Curiosa producción de terror española, deudora de un género tan americano como el slasher. Aunque hay que reconocer que el sabor de boca que deja al final es el de un producto fallido, que no termina de cuajar, por desgracia, aunque no voy a ser tan hipócrita de atacarla o hacer coña limonera con ella por ser española (como no pocos lo han hecho estos pasados días y lo seguirán haciendo), mientras aplaudimos o toleramos productos mucho peores que nos llegan de Estados Unidos cada dos por tres. No, no es que XP3D sea perfecta, ni mucho menos, ni que me haya dado un ataque de patriotismo desfasado. Es que lo que viene de este género de otros lugares del mundo es, en la mayoría de los casos, mucho peor que esta película, que al menos sabe lo que tiene y lo defiende, fallando en algo que, al final, siempre es lo más esencial. El guión.

Porque la jugada es inteligente. Juntar a un grupo de jóvenes estrellas de la televisión en un producto de terror con asesino psicópata que podría, o no, tener un componente sobre natural. Es un movimiento inteligente por parte de la productora de la película. Además su reparto hace lo que puede por defender sus papeles, que resultan ser los típicos de este tipo de producciones. Seis arquetipos que abarquen el mayor tipo de personalidades posibles para que cada uno se pueda identificar con uno de ellos. Carne de cañón para el asesino, a fin de cuentas. Si recordamos, este género tuvo un auge en nuestro país hace unos años con películas como Tuno Negro o El Arte de Morir. Y ahora XP3D.

El problema es que por mucho que el reparto intente defender sus papeles el guión es demasiado endeble. No hablo de la ausencia de sorpresas de la trama o de las situaciones que se saltan a la torera cualquier tipo de lógica. Eso es lo habitual del género y es lo que espero, una hora y media de sangre y sustos bien dosificados. El problema son los diálogos y momentos que provocan la risa en el público. Es como si el guionista nunca hubiese sido joven. Como si no entendiese su vocabulario, ritmo, jerga… A veces se lía en explicaciones sin sentido y otras hace a los personajes quedar mal. Y todo está en el guión. Los actores hacen lo que pueden por defenderlo.

Y eso que el director y el equipo han creado una atmósfera malsana y absorbente, desde el pueblo a las minas (todos decorados reales), la casa, la iglesia o la carnicería… con un aire cercano a La Matanza de Texas o las versiones de Halloween de Rob Zombie, sobre todo su secuela. Suciedad, oscuridad, polvo, ganchos colgando del techo… Un trabajo soberbio en todos los sentidos, que acompañado del 3D nos introduce en un lugar en el que no nos apetecería estar. Eso unido a las muertes, bastante gráficas y con un sentido del humor muy negro. Lástima de guión que estropea las cosas en el mejor momento. En todo caso, un interesante ejemplo de cine de terror español que tiene muchos ingredientes para interesar en taquilla.

Jesús Usero

{youtube}Kxgt2PV7tXs{/youtube}

Modificado por última vez en Lunes, 02 Enero 2012 16:03
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.