COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

SUSCRÍBETE A LA REVISTA. Paga 10 y recibe 12 revistas al año

ESPAÑA

EUROPA

FUERA DE EUROPA
OUTSIDE EUROPE

Síguenos

Formilla Live Chat

Criticas

La entrega ****

La entrega: intriga de calidad que devuelve al cine matices perdidos. Brillantes James Gandolfini y Tom Hardy.

Aparentemente no está ocurriendo nada, pero en realidad están ocurriendo muchas cosas y la violencia está ahí en todo momento, acechando como una amenaza cierta que más tarde o más temprano va a hacer su aparición. La violencia se oculta bajo esa inquietante e incluso crispante calma cotidiana que preside este relato de criminalidad urbana capaz de devolverle al cine de intriga todo su verdadero significado, sin trucos gratuitos, con una solidez narrativa impecable. Todo lo importante ocurre en planos medios y primeros planos. Lo interesante está en las miradas del gran James Gandolfini, en la capacidad de Tom Hardy para mantener un primer plano y hacer de cada una de su réplicas una escuela de interpretación. Lo interesante es que Noomi Rapace consiga que nos enganchemos sentimentalmente a su personaje trabajando desde las propuestas de muñecas Barbie que suele proponernos Hollywood. Dicho sea de paso, no he podido evitar que el rollete que se trae Bob, el personaje de Hardy, con Nadia, el personaje de Rapace,  me recuerde en algunos momentos el del personaje de Sylvester Stallone y con el de Talia Shire en Rocky… Una relación sentimental creíble, grata sorpresa en el empalagosamente almibarado, tópicamente castrado y narrativamente formulista cine romántico que nos viene enchufando Hollywood en los últimos tiempos. Sólo por el trabajo de Gandolfini y de Hardy, y por la increíble química que tienen los dos en la pantalla ya merece la pena ver esta película que trata lo criminal y lo sangriento con tintes cotidianos, cosas de la vida diaria. Junto con esos dos personajes, el de Gandolfini más en su línea habitual, brillante, pero sin sorpresas, el de Tom Hardy muy interesante porque juega con la sobriedad y con lo que no muestra, en un mundo y un cine como el actual, donde todo es epidérmico, externo, superficial, poco creíble. El Bob que construye Hardy es una de las criaturas más complejas que he visto en el cine, a caballo entre el antihéroe y el villano menos previsible de la narrativa criminal. Una bomba a punto de estallar que sostiene sobre los hombros del actor toda la tensión de una dramaturgia basada en los pequeños detalles, sin subrayados visuales, con gestos minimalistas. Esa misma estrategia se aplica al tratamiento de la violencia que recorre las venas de la película. El director trabaja cuidadosamente ese aspecto. La violencia está fuera de plano o en elipsis durante todo el relato, pero tiene una poderosa presencia en el mismo. Ejemplos: las señales en el cuello del personaje de Noomi Rapace, su diálogo recordando lo ocurrido con su última pareja. Las huellas del maltrato en el perro. La soterrada amenaza que impregna cada frase y cada movimiento de los mafiosos chechenos. La leyenda urbana sobre el asesinato de Glory Days. El contenido de la bolsa de basura colgada con el espumillón navideño. La violencia en las palabras de todos los personajes. Una violencia verbal. Ese trabajo de exposición de la violencia sugerida para que sea construida y temida por el público se complementa con una exposición seca de la violencia que estalla en momentos puntuales, sin regodeo, eficaz, tajante, irreversible, terrible.

En cuanto al final, reparen en cómo se desarrolla realmente, lo que se nos muestra y lo que no, lo que se nos deja imaginar: ¿ocurre realmente lo que creemos que ocurre? ¿Por qué impone el director esa especie de retraso o paréntesis en el tiempo para que ella vuelva por la esquina? ¿Estamos viendo lo que creemos que vemos o estamos viendo lo que el protagonista cree que ve? Ese juego con el desenlace es la mejor muestra de que estamos ante una de las mejores películas del año, que es también una de las más inteligentes y consecuentemente una de las que más respeta al espectador.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1