Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Crítica de la película Escuadrón Suicida

Una de las películas de superhéroes y variantes más divertidas y dinámicas que he visto.

Al acabar la proyección tuve claro que iba a volver a verla más de una vez. Esa es buena señal en mi caso. Divertida y sólida en su propuesta argumental, con una Margot Robbie que se hace reina de la fiesta desde su primera aparición y un Will Smith que está mucho mejor de lo que me esperaba y de lo que ha estado en sus incursiones en el cine de evasión y entretenimiento en los últimos años. En cuanto al Joker de Leto, imagino que algunos van a coger la madeja de hilo por donde no toca –las comparaciones con sus precedentes- y van a ponerlo a parir, pero no es el caso. Siempre me inclinaré ante ese monstruo de Nietzsche que construyo sobre el personaje de Joker Heath Ledger en El Caballero Oscuro, pero lo bueno del JokerLeto es precisamente que no pretende dar más de lo mismo, ni imita, ni homenajea, ni recicla, ni guiña… Al contrario. David Ayer y Jared Leto han construido un Joker totalmente diferente, una alternativa sólida, competitiva, cuyo acierto es precisamente desarrollar su propia personalidad y su propio camino en esta enésima reinvención del personaje en lugar de repetir lo ya visto y lo ya conocido. Este Joker se mueve por una clave distinta a la que le conocemos en el cine hasta ahora, que es su vínculo con el personaje de Harley Quinn. Habría sido fácil para el director poner a Leto a seguirle la pista a lo hecho anteriormente con el Joker, pero ha preferido arriesgarse, como lo ha hecho con todos los demás elementos de su propuesta de cine de entretenimiento y evasión en Escuadrón Suicida. Además la película tiene la mejor versión del personaje de Amanda Waller que hemos visto hasta el momento, finalmente liberada como el tipo de personaje que es en las viñetas.

En mi opinión Escuadrón suicida funciona muy bien de ritmo y está bien construida para ejercer como lo que es: un producto de cine de evasión y entretenimiento, con sentido del humor, acción y demás. Además, aunque quizá ahora mismo algunos no sean capaces de percibirlo, explora y deja entrever aspectos y alternativas del mundo de los superhéroes y los supervillanos de la DC que son muy definitorios y diferencian ese universo y esa manera de entender lo superheróico de lo que suele hacer Marvel. Pienso que cuando muchos vuelvan a darle otra vuelta dentro de un tiempo serán capaces de ver y apreciar más y mejor sus cualidades para servir como cemento definitorio de los superhéroes de la DC, siendo como es la primera película de este otro universo de metahumanos que ha acertado a servirse del sentido del humor como herramienta para contar su historia y motor para las peripecias de sus personajes. Lo mejor en ese sentido es que su manera de aplicar el humor también tiene identidad propia y no se limita a ser copia de la alternativa propuesta por las películas de personajes Marvel. Para que quede más claro a qué me refiero con esto de la función de Escuadrón Suicida como elemento definidor del universo DC propongo al lector que cuando vea la película repare en esos cameos de personajes que se dan en la misma, que son auténticos ganchos de continuidad entre las distintas producciones de Warner en la misma clave de multifranquicia que ya maneja Marvel.

Frente a las propuestas de la competencia, Escuadrón suicida esgrime además positivamente la alternativa de elementos de magia y fantasía que respeta la inclinación hacia el terror que vemos en las viñetas de la DC, editorial que no por casualidad ha desarrollado su propia línea de historias avecinadas con el terror a través del sello Vértigo que creara en 1993 y que claramente se diferencia en tono y objetivos de la manera en que incursiona en el territorio del terror la Marvel.

Repasemos puntos concretos a favor y en contra. En lo referido a guión, el punto fuerte de David Ayer, es muy sólida en sus diálogos y es eficaz en el desarrollo y manejo del protagonismo coral sin ahogar por ello a los personajes en una existencia episódica. Trabaja bien la alternancia de tiempos del relato en lo que se refiere a la subtrama de Harley Quinn y Joker, que enriquece el conjunto y en ningún momento sirve como lastre al resto, sino más bien al contrario: es uno de los motores. El punto en contra sería que no llega a desarrollar del todo un personaje tan interesante como recurso cómico como es el Capitán Boomerang, y aunque esto es totalmente ajeno a la propia película y al muy competente trabajo de David Ayer, puede resultar algo decepcionante para quienes han jugado con todo tipo de especulaciones, rumores y teorías sobre el personaje de Scott Eastwood.

En lo referido a reparto el conjunto funciona bien en casi todas sus piezas, destacando por arriba la reina Robbie, el mejor Will Smith que hemos visto en años, un Leto competente en un Joker arriesgado y una Amanda Waller perfecta. Muy por debajo de ellos queda un Rick Flagg, al que le falta algo de carisma para lidiar con los pesos pesados, quizá porque cuando Ayer pensó en que esto fuera su versión de Doce del patíbulo dividió el papel que en aquella interpretara Lee Marvin entre los personajes de Amanda Waller y Rick Flagg, secesión en la que sale claramente beneficiada Waller. Pienso no obstante que con otro Rick Flagg de más peso y carisma la cosa habría ido mejor. A ver, por elucubrar, me imagino por ejemplo alternativas de reparto que encajan en la propuesta de Ayer, como Charlie Hunnam o Travis Fimmel, por poner un par de ejemplos, aunque hay otra alternativa que no encaja tanto en la versión Ayer pero que habría sido muy chispeante, como un Jason Statham de Flagg en un duelo interesante con Will Smith por el liderato del grupo. A pesar de ese lastre moñas que le han echado encima pondría como positivo el aporte de Cara Delevingne, que defiende bien su contribución como Encantadora.

En positivo: cuando todos los miembros del Escuadrón Suicida se juntan y se ponen a repartir leña dan una idea aproximada de lo que puede ser una versión de agrupación de metahumanos de la DC en cine. Killer Croc, Katana y Diablo son una buena muestra de lo liberador que puede ser para el cine tratar con personajes menos icónicos que lo pesos pesados de la casa con menos condicionantes a priori, y ejemplifican cómo este tipo de personajes nacidos en la viñeta pueden abrirse paso en una versión cinematográfica interesante, aunque por tiempo en pantalla en esta producción esto sea sólo un apunte de partida.

Cierto es que metidos a medir ritmo, la película es más potente en su presentación y desarrollo que en su desenlace de enfrentamiento final con la amenaza, pero también hay que decir que en su epílogo recupera hábilmente el tono del principio y que no se baja los pantalones buscando finales forzados, sino más bien proponiendo un reinicio de todo el disparate nuevamente que personalmente me ha provocado ganas de volver a entrar a ver la película otra vez. Podría haber impuesto un final que desnaturalizara totalmente a los personajes, pero afortunadamente no lo hace.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Martes, 09 Octubre 2018 23:53
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Trailers

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.