COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

Síguenos

Formilla Live Chat

Criticas

Doctor Extraño *****

Marvel cine sale con sobresaliente de su mayor reto. Una de las mejores de superhéroes.

Doctor Extraño era para muchos de nosotros un enigma en su traslado al cine. La propia materia prima de viñetas de la que partía era todo un reto para su traslado a la pantalla, pero finalmente la película resultante está entre las mejores producidas por la Marvel en cualquiera de sus fases y además anuncia mayor solidez y madurez para la fase tres de los planes de la compañía.

Hay que aclarar además que es una de esas pocas películas contadas con los dedos de una mano, que merecen la pena verse en 3D. De hecho, es de las películas que mejor defienden una identidad para lo tridimensional que forme parte como un elemento más de la historia. El concepto de lo tridimensional en el cine necesitaba un personaje de las características del Doctor Extraño, con su mezcla de psicodelia, viajes astrales, psicotrópicos y despliegue visual apabullante, para encontrar una justificación plena de sus capacidades. Puede decirse por tanto que, hoy por hoy, y en ausencia de más entregas de Avatar dirigidas por James Cameron, Doctor Extraño ha pasado a ser, con toda coherencia, el mejor embajador del 3D en el cine tomando el testigo de Origen, de Christopher Nolan. Ojo, no es que no vayan a disfrutarla en 2D, pero sí es cierto que parte de la película ofrece una experiencia visual que queda más completa con un visionado en 3D.

Otro aspecto significativo que quiero destacar se deriva del visionado de la primero de los dos fragmentos post-créditos, en el que me parece que queda claro que Marvel tiene bien sujetas las riendas del cine de superhéroes y es la que dirige el asunto por encima de otras compañías, fundamentalmente porque domina a la perfección uno de los elementos que caracterizan en positivo los mejores logros de las fábulas de la editorial Marvel en su vida como viñetas: continuidad. En mi opinión, esa primera escena post-créditos de Doctor Extraño es un momento clave que hace historia en las producciones Marvel y en el subgénero de superhéroes porque en primer lugar tiende un puente y traza la línea de vinculación de las nuevas posibilidades de incorporación de la propuesta fantástica de magia y sobrenatural que proponen esta película y este personaje con el universo Marvel cinematográfico de superhéroes más decantados hacia la ciencia ficción que ya conocemos, integrándolos a ambos a la perfección. Es decir: el universo Marvel se completa en ese momento con la entrada de esta nueva pieza que interactúa con lo ya construido previamente. En segundo lugar establece definitivamente el dominio de Marvel cine en lo que se refiere a control de este tipo de personajes e historia y deja claro que tiene cuerda para mucho rato en este negocio, porque las posibilidades de abordaje de la fórmula, los cruces de personajes y tramas se multiplican a partir de este momento.

Junto a los dos puntos que he comentado me ha llamado la atención el cambio en las cabeceras de presentación que vemos en este largometraje por primera vez, con la agrupación de imágenes de películas Marvel anteriores. Es toda una declaración de independencia frente a las viñetas que sirvieron como base a este nuevo universo cinematográfico que parece apostar así por entrar en una etapa de madurez propia paralela pero no necesariamente ya subsidiaria de los cómics. Soy aficionado a los comics, devorador de viñetas cotidiano, y pienso que algunas de las cosas que hemos visto y que vamos a ver y disfrutar en las viñetas no podremos verlas nunca en una pantalla grande o pequeña, pero aplaudo esa especie de manifestación de independencia del medio cinematográfico frente al cómic del que parten estos personajes e historias porque siempre he pensado que el cine, con todos sus años de historia, tiene el derecho e incluso la obligación de ofrecernos su propia visión de los personajes e historias que aborda, según sus propias reglas, gramática y necesidades expresivas y narrativas. De manera que bienvenida sea esa independencia y diferenciación del cine frente a la viñeta, especialmente si viene tan bien servida y respetando el verdadero espíritu del personaje original como en Doctor Extraño, donde además nos encontramos numerosos guiños a los cómics como ese momento de la capa impidiendo que el protagonista empuñe el hacha con el que le hemos visto en alguna portada de los comics más recientes del mismo. Esta película deja claro que los personajes icónicos de la editorial pueden tener vidas paralelas en cómic, cine y televisión, algo que aplaudo con ganas como aficionado a estas tres posibilidades de disfrute de los mismos.

Por otra parte, Doctor Extraño puede ser entendida como un paso adelante hacia la madurez cinematográfica en las propuestas de Marvel para sus películas. El proceso de creación de personajes e historias que ha seguido la compañía ha establecido primero su liderato en lo comercial y encuentra ahora la oportunidad de desplegar una oferta más amplia de posibilidades que van más allá de la explotación de las infalibles virtudes como máquinas de entretenimiento de sus iconos más destacados. Doctor Extraño profundiza en características de madurez cinematográfica más allá de lo meramente superheróico que había advertido ya en Capitán América: el soldado de invierno, un ejemplar relato de espionaje, y abunda en proponer una película tan completa como aquella, con más capas que las del mero espectáculo de acción, maravilla, fantasía e imaginación. En Doctor Extraño encontramos una de las películas más redondas de la compañía, servida por actores de lujo. Cumberbatch se pone ligeramente por delante de Robert Downey Jr/Iron Man con sólo una película Marvel en su haber. Mads Mikkelsen se destaca en la construcción del segundo mejor supervillano de las películas Marvel tras el Loki de Tom Hiddleston, que sigue liderando esa lista imbatible y tiene pinta de que va a seguir siendo el amo cuando se estrene Thor: Ragnarok. Rachel McAdams supera claramente a las dos figuras femeninas de “socia” humana más destacadas hasta el momento en el universo cinematográfico de la firma, Gwyneth Paltrow en las películas de Iron Man y Natalie Portman en la dos primeras entregas de las aventuras de Thor. Y Tilda Swinton calla toda al escandalera que se montó con su personaje protagonizando uno de los mejores momentos dramáticos de este largometraje y en general de todas las películas de la compañía… ¡en forma astral! Su papel como la Anciana no admite crítica alguna. Todo lo contrario: es la muestra de que la película es además una de las mejores materializaciones que he visto en mucho tiempo de las estrategias narrativas de argumentos universales y del monomito de Joseph Campbell, con el héroe reticente, el mentor, el guardian de la puerta, la travesía del umbral, los aliados, enemigos y pruebas, el paso por la caverna más profunda y la odisea de la muerte y la resurrección.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1