COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

Síguenos

Criticas

Absolutamente fabulosas **

Las alocadas Edina y Patsy saltan de la televisión británica a las salas de cine, con una película complacida en la exageración humorística, y sin un hilo argumental medianamente destacable.

Cuando una serie de la pequeña pantalla se mantiene en antena durante algo más de dos décadas; sin duda, algo debe tener. Quien suscribe estas líneas no ha visto la célebre versión por episodios de la BBC, titulada Absolutamente fabulosas; pero, a tenor de lo contemplado en su traslación cinematográfica, el misterio de su longevidad en las ondas catódicas es un fenómeno digno de ser estudiado en los institutos sociológicos.

Las ocurrencias etílicas de Edina y Patsy no pasan de exhibir un extendido escaparate de incorrecciones de jardín de guardería, pasado por la trituradora de la edad. Un juego de salidas de tono que propicia un sentido de la comedia que bien podría tener su referente cañí en Torrente, o acercarse a un hermano estadounidense de la naturaleza de Zoolander. Mandie Fletcher (responsable de muchos de los capítulos del serial) se muestra complacida con presentar la faz deformada de las dos protagonistas: aquejadas por una fuerza sobrehumana para generar escenas estrambóticas, y hacer del mal gusto su leitmotiv.

Sin embargo, estas señas de identidad son precisamente las que han ayudado a Edina y a Patsy a ser un par de astros en el universo audiovisual del Reino Unido, algo así como si Mr. Bean y Benny Hill se hubieran unido para sacar la risa histérica a los súbditos de Isabel II.

Con guion de la propia Edina (Jennifer Saunders), la película captura a las damas de la estética kitsch en uno de los momentos más bajos de su existencia profesional. Edina se encuentra a punto de perder todo su crédito como relaciones públicas, y Patsy empieza a darse cuenta de que su capacidad para seducir a hombres poderosos ya ha pasado de largo. Ambas están de capa caída, pero una noticia las sacará de su depresión: Kate Moss busca nuevo representante. La modelo tiene pensado asistir a una gala en la que colabora Patsy; y Edina acude allí alentada por su amiga, con el fin de cerrar un contrato con KM. Sin embargo, cuando la mujer se acerca a su objetivo, un accidente hace que Kate caiga al río Támesis, creyendo que ha perecido ahogada. Edina se convierte entonces en la persona más odiada de Inglaterra, con lo que ella y su colega no tienen otra salida que escapar a Cannes, en espera de huir de la policía y de la cárcel.

Semejante pretexto argumental se convierte en la percha adecuada para el lucimiento absoluto y sin límites de Jennifer Saunders y Joanna Lumley, quienes se entregan sin reservas a la ostentación más gamberra de chistes escatológicos y bromas pesadas, que en realidad dan significado a sus personajes.

No obstante, ellas son lo mejor de una cinta que parece un catálogo de aceleraciones escénicas, la cuales recuerdan mucho a la aventura en celuloide de las Spice Girls (precisamente, Emma Bunton, componente del citado grupo, aparece en la cinta).

Excesiva y colorista sin gradación, Absolutamente famosas también sirve como medio para observar cómo se encuentran antiguas celebridades del firmamento revistero de Gran Bretaña; tales como la cantante Lulu, Joan “Alexis Carrington” Collins, Shirley Bassey, Jerry Hall, Christopher Biggins…

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1