COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

La Cartelera

load more hold SHIFT key to load all load all

SUSCRÍBETE A LA REVISTA. Paga 10 y recibe 12 revistas al año

ESPAÑA

EUROPA

FUERA DE EUROPA
OUTSIDE EUROPE

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Criticas

Un traidor como los nuestros ***

Entretenida intriga basada en una novela de John le Carré.

Adaptarse o morir. John le Carré cambia espías por mafiosos y blanqueo de dinero del crimen organizado en esta historia donde en realidad está trabajando con los mismos mimbres que ha manejado en toda su carrera, con cierta coherencia además, porque espionaje y crimen organizado tienen en esencia mucho más en común de lo que le gustaría reconocer a algunos de sus protagonistas. En Un traidor como los nuestros, el escritor, conocedor del mundillo del que habla, sabe cómo construir su relato para poner precisamente de manifiesto ese parentesco entre ambas esferas donde la lucha por el poder y el territorio son claves que marcan a los personajes.

La adaptación al cine de su novela no es del mismo nivel que otras recientes incursiones de la pantalla grande en su obra, como El topo o El hombre más buscado, superiores al largometraje que llega ahora a nuestra cartelera. Además en un año en que se ha estrenado esa joya del cine de espías sin espías que es El hombre de las mil caras, llama más la atención el poco nervio con el que la directora de Un traidor como los nuestros aborda esta adaptación que en esencia y de partida lo tiene todo para ser un relato tan poderoso e interesante como las películas citadas. Sospecho que Susanna White, que por otra parte tiene en su haber un excelente y poderoso trabajo como directora en la imprescindible serie Generation Kill, ha sido víctima del guión de Hossein Amini, que según demuestra su filmografía tiene tendencia a perderse a la hora de repartir protagonismos y manejar varios niveles de tramas y subtramas en sus relatos. Salvo en Drive, su trabajo más afinado, con un protagonismo bien centrado, el resto de sus películas adolecen de esa especie de indefinición que causa una desorientación en el espectador derivada de la desorientación de la propia historia en lo referido al manejo de sus personajes y líneas de desarrollo del argumento.

En Un traidor como los nuestros, que visualmente y desde dirección está bien resuelta, aunque ya digo que sin nervio, con un pulso errático y sin una secuencia o secuencias fijadoras del tema que sea realmente potente, al contrario de lo que ocurriera en El topo y El hombre más buscado, el guión deriva de un protagonismo intermitente, mal definido y poco sólido de Ewan McGregor y Naomie Harris, que además tiene en contra el casting (McGregor está bastante fuera de juego en el mundo de John le Carré y Harris es poco más que una sombra), a una propuesta mucho más interesante en manos de los personajes de Stellan Skarsgard y Damian Lewis, el blanqueador de dinero y el agente de inteligencia británico. Ambos piden paso, exigen mayor protagonismo, dan muestras de tener mucho más que contar que esa trama de matrimonio en crisis del dúo McGregor y Harris que es un lastre para la película.

A ellos y a los mundos que hay detrás de sus personajes se debe que este largometraje resulte moderadamente interesante, aunque no lleguen a desarrollarse y aprovecharse como debieran en el conjunto de la película.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Síguenos en Telegram

Síguenos

Formilla Live Chat

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Críticas más leídas

  • 1