COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

Síguenos

Formilla Live Chat

Criticas

Animales fantásticos y dónde encontrarlos *****

Muy recomendable heredera y variante de la saga de Harry Potter.

La saga de precuela de Harry Potter arranca con paso muy firme y mucha calidad, excelente tono y ritmo, personalidad propia, buena construcción de guión, interés y espectáculo.

Lo que hace Animales fantásticos y dónde encontrarlos en primer lugar es algo muy lógico: se pone al día, elabora una propuesta cuyos legítimos destinatarios son precisamente los muchos seguidores de la saga de Harry Potter, que se criaron con las aventuras del niño y luego joven mago y ahora ya han crecido, son más adultos, han madurado. Eso mismo es lo que le ocurre a la propuesta de este retorno al universo de Hogwarts que encaja como un guante en su precedente, pero sobre todo acierta a desarrollar una visión propia del mismo. Desde el primer fotograma, brilla con su propia personalidad y propone alternativas, elude ser más de lo mismo y comienza a construir rápidamente su propia mitología, levantando así los cimientos de una nueva saga que se presume muy interesante y prometedora en cuanto a lo que puede llegar a dar de sí. Basta para ello con reparar en esa especie de cameo-sorpresa (o quizá no tanto) de un personaje que claramente preludia los pasos que darán las siguientes entregas. En ese sentido una nota positiva es que, al contrario de lo que ocurriera con el aplazamiento de la aparición de Voldemort en la saga anterior, en este caso no se andan por las ramas y ponen sobre la mesa al antagonista desde este primer largometraje. Lo cual me lleva a recordar que si bien para el público infantil que vio el primer largometraje de Harry Potter y quedó lógicamente entusiasmado con el mismo, lo que allí se contaba era más que suficiente para engancharles a la saga, quien esto escribe al ver la primera película llegó a la conclusión de que iban hacer falta varias entregas para que la cosa se pusiera realmente interesante, esto es, una vez que todos esos niños protagonistas crecieran hasta entrar en la adolescencia. Para llegar a lo mejor de la saga anterior hubo que pasar por dos primeros largometrajes que aplazaban el enfrentamiento y la aparición del antagonista sembrando pistas sobre su presencia pero sin llegar a entrar de lleno en materia. Y sólo tras la tercera entrega, sin duda la película en la que se incorporó el tono más oscuro y tenebroso dando entrada a la parte más interesante de la saga, pudimos empezar a disfrutar como adultos plenamente del mundo Harry Potter… aunque luego la siguiente fuera más floja que la novela que la inspiraba, en mi opinión.

Sin embargo en Animales fantásticos y dónde encontrarlos, ese necesario primer encuentro de presentación de los personajes no es tan parsimonioso y lento como en la saga de Harry Potter. No hay aplazamientos. Al contrario: con un tono que recuerda en muchos aspectos las últimas entregas con Harry, Hermione y compañía ya crecidos, y la entrada de la saga original en su fase final, sin duda la mejor de toda ella, esta película de reencuentro con el universo de la magia va al grano, cierra su propio arco argumental con solvencia y nos deja con ganas de ver la siguiente casi de inmediato. Éxito total y competencia absoluta en ese sentido. No hay aplazamientos ni esperas tan forzadas como las de la primera y segunda película de la saga anterior. Y saca partido eficazmente del hecho de que sus protagonistas sean adultos. Pero eso no es todo. Acierta a crear su propio paisaje, su propio mundo, como hicieran las películas de Harry Potter, un universo propio, cronológicamente desplazado hacia el pasado pero en el que, como no podía ser menos teniendo en cuenta que el guión es de la propia J.K. Rowling, se dan cita numerosos ecos y huellas de la saga original totalmente familiares para los seguidores de la misma y atractivos para el público en general.

La imaginación a la hora de plantear y resolver conflictos, situaciones y propuestas vuelven a ser fruto de la eficacia narrativa de J.K. Rowling que pienso ha encontrado en su trabajo como guionista de esta serie una especie de segunda piel como narradora cinematográfica si cabe más interesante. Liberada de la idea de adaptación de las novelas, metida de lleno en el reto de sacarle partido en imágenes a su imaginación, al mundo que creara para Harry Potter, la escritora puede pasearse a placer por una geografía de las aventuras en el mundo de la magia que ella misma creara más amplia y con un desarrollo más coherente desde el punto de vista de ritmo y de historia escrita ya directamente para el cine. La experiencia de Rowling en este mundo de su creación le permite sacar si cabe aún más partido a sus criaturas. Un ejemplo: esa especie de homenaje-guiño a Marilyn Monroe en el personaje de Queenie Goldstein, o el personaje que interpreta Ron Perlman y nos abre el submundo criminal y marginal del mundo de los magos, dan buena prueba de que se ha liberado de cierto envaramiento o rigidez que se manifestaba en las dos primeras películas de la saga de Harry Potter para ganar mayor flexibilidad a la hora de contar una historia para el cine que sea interesante para todo tipo de públicos desde el primer momento en que arranca la trama y seguimos los pasos de ese viajero británico que llega a Nueva York con una maleta. Otro ejemplo, el personaje del muggle, o lo que los magos asentados en Estados Unidos llaman No-maj, que sirve fielmente a la función de ser el espejo en el que se ven reflejados los propios espectadores en este primer contacto de reencuentro con el mundo de la magia.

Es también acertada y eficaz la manera en la que mezcla las dos corrientes narrativas principales del relato, la caza de las criaturas propiamente dicha y la conspiración que abre la puerta a los conflictos de sucesivas entregas. En eso brilla también una buena adaptación de las estrategias que Rowling manejara en sus novelas a las necesidades propias del cine. El reparto perfecto, incluso Colin Farrell, que no siempre me convence. Había cierto riesgo de solventar esta papeleta con claves de estereotipos, etiquetas, papeles tópicos, pero no es así. No es en nada un ejercicio oportunista de prolongación de la explotación del filón de Harry Potter, sino una saga que se presenta con todas las de la ley para ser una de las citas más esperadas de cada temporada para los aficionados al buen cine de evasión y fantasía, bien concebido y de calidad. Y el duelo Eddie Redmayne como Scamander con Johnny Depp como Grindewald promete ser tan épico como el de Harry contra Voldemort, aunque de una manera distinta, lo cual es muy de agradecer, porque esta película ya ha sentado bases propias de desarrollo para la saga y no es en absoluto más de lo mismo.

Así que cierro este comentario con muchas ganas de ver la siguiente.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1