COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

Síguenos

Formilla Live Chat

Criticas

Aliados ***

Romance competente que navega irregularmente entre el bélico y el espionaje.

Robert Zemeckis sigue su camino de visita de las fórmulas explotadas por el Hollywood clásico preparando un cóctel de romance con algunas pinceladas iniciales de cine de espionaje y unas gotas de cine bélico. Es tan eficaz como entretenimiento como suelen serlo sus películas, pero no alcanza el nivel de sus mejores logros como director, Forrest Gump o Náufrago.

Aliados juega con competencia, pero no acaba de explotar tanto como podría, la sinergia entre los géneros citados, principalmente porque, como le ocurriera a otros dos largometrajes de parecidas hechuras y contenidos, La calle del adiós (Peter Hyams, 1979) y Resplandor en la oscuridad (David Seltzer, 1992), que no obstante son inferiores, se empeña en reproducir casi como una postal la fórmula de hibridación de géneros y explotación de las estrellas que aplicara el Hollywood clásico. Esperaba más de un guión de Steven Knight, que está detrás de las teclas en joyas como la serie Peaky Blinders, o largometrajes como Promesas del este y Locke. El guión cae en su parte final en lo referido a interés y resuelve precipitadamente la incógnita que se plantea en la parte central de la película sobre la verdadera identidad de la protagonista. En su conjunto, Aliados es superior a las dos películas citadas, pero no rentabiliza los elementos de que dispone y es irregular en su ritmo y desarrollo.

Más interesante en su primera media hora, con la misión de los dos personajes en Casablanca (aunque todo ese fragmento tenga un aire camp algo impostado, como de vieja película rodada en estudio en lugar de en localizaciones reales, al estilo de la mítica Casablanca de Michael Curtiz, que nos dificulta creernos la reconstrucción), empieza a perder fuerza cuando la trama se traslada a Londres, y es precisamente el momento en el que debería ganar aún más potencia. Pienso que se debe a que el difícil pero conseguido equilibrio entre el romance y la aventuras de acción que tan bien maneja Robert Zemeckis en esa primera parte de su película no está tan conseguido en la segunda, donde además cae en la trampa de algunos alardes de exceso melodramático, como en el parto bajo las bombas, que resulta demasiado tópico, o en reiterar el planteamiento romántico de la pareja protagonista insistiendo en algo que ya se ha contado, en lugar de explorar lo verdaderamente interesante, que es esa trama de intriga del espionaje y los agentes dobles alemanes en Inglaterra, más en el estilo de otro clásico de este tipo de historias que también recuerda este largometraje, Encadenados (Alfred Hitchcock, 1946). Haberle dado cancha a ese asunto de suspense en lugar de insistir en un almibarado romance teñido por la sospecha y la tragedia, y desarrollar el híbrido del mismo con los retazos de acción bélica que ya contiene la película en su segunda parte, habría sido mejor opción.

En cuanto a la resolución, la encuentro precipitada, solventada como con prisa y de manera un tanto plana. Y además cae en otro tópico con el tema de la carta.

En su conjunto, Aliados es entretenida y eficaz en sus primeros y prometedores 45 minutos, pero luego no cumple con esa promesa inicial y se va desinflando justo en los temas y momentos que deberían haberla elevado unos cuantos escalones más hacia arriba en lo referido a ritmo e intensidad del relato.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1