COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

Síguenos

Formilla Live Chat

Criticas

Vaiana ***

Entretenida variante hawaiana de los cuentos de princesas de la Disney.

La fábrica de animación se pone en marcha nuevamente para presentar otra de sus princesas, ésta de clave más étnica, con el respaldo de la clave mitológica de la cultura hawaiana, lo cual es posiblemente lo mejor de todo este producto que intenta seguir los pasos de sus antecesoras pero se queda algo por debajo de la mayoría de ellas. Para que quede más claro, no es Frozen. Tampoco es Brave. Es mejor que Tiana y el sapo, obra de sus mismos directores, pero está lejos de las mejores películas realizadas por Clemens y Musker, como La sirenita, Aladdin y Hércules.

En mi opinión eso se debe en primer lugar a un agotamiento de la fórmula de el viaje del escritor que se aplica con excesiva monotonía en este caso, quizá confiando en que el exotismo del telón de fondo que constituye la cultura hawaiana puede ser suficiente acicate para mantener el interés del público durante un metraje que además es algo excesivo, a decir verdad, para el tipo de anécdota argumental que se nos propone. Naturalmente, como no puede ser de otro modo, todo lo referido al desempeño visual del largometraje es espectacular, brillante, apabullante… todos los adjetivos que ustedes quieran aplicarle al asunto, pero quien esto escribe, aún reconociendo el mérito del despliegue visual, quiere que además la historia sorprenda tanto como sus imágenes. ¿Pido demasiado? Es posible. En todo caso, la oferta de animación de Disney ha demostrado en reiteradas ocasiones que puede dar mucho más de sí en lo referido a despliegue de guión de lo que da en este caso.

Volver sobre los pasos de El héroe de las mil caras que pusiera en marcha Joseph Campbell, no me parece un error, entiendo que esta obra y su variante para la elaboración de guiones, El viaje del héroe, son un buen punto de partida para armar el asunto, pero no es válido si simplemente se repiten los mismos esquemas y fórmulas de desarrollo de dicho viaje casi con cansino sometimiento a las mismas. La sorpresa se pierde. Lo que me ha dejado claro Vaiana es que esa fórmula está agotada, o en todo caso, está siendo mal utilizada como una especie de infalible fórmula, cosa que no es en absoluto. Siendo una historia de itinerario, de viaje iniciático que además se ajusta también escrupulosamente y con pocas sorpresas al argumento universal de búsqueda del tesoro, Jasón y los argonautas, el vellocino de oro, y demás, esperaba más despliegue de imaginación por parte de los guionistas a la hora de convocar aliados, personajes secundarios brillantes, que suelen ser los mejores elementos de las películas de animación de Disney. Sin embargo ese reparto de secundarios es un poco parco en esta ocasión. Tenemos al pollo de la protagonista, que sirve como entremés cómico, y poco más. Los monos piratas piden más tiempo a gritos, son un recurso explotado como con prisas y a medias. Otro tanto ocurre con ese viaje al mundo de los monstruos en el que reina ese cangrejo brillante que se queda un poco solo en esa especie de variante del viaje de Alicia al país de las maravillas que recuerda ese fragmento del relato. Y en lo referido al personaje de Maui que interpreta Dwayne Johnson, se queda a medio camino entre una variante del Hércules animado de Disney y las figuras de superhéroe tipo Thor, pero no llega a despegar en el terreno narrativamente más interesante, que es el de su guerra de sexos con la heroína de la historia. Se queda corto, hay poca química, el asunto tendría que haber tenido una especie de ritmo y tono como el de la screwball comedy tipo La fiera de mi niña, Sucedió una noche, o más directamente cualquier capítulo de la serie Luz de luna. En ese sentido creo que lo que les ha fallado en la propuesta en esta ocasión es lo que viene haciendo interesantes las producciones de animación en los últimos años: su capacidad para ofrecerle a espectadores de distinta edad una doble lectura. Aquí sólo hay fábula para los niños, sin el necesario complemento de ese otro nivel de lectura del argumento para los adultos que está presente en las mejores propuestas animadas de la Disney y Pixar.

Además, cantan más de la cuenta.

Le sobran minutos.

Le faltan aventuras y personajes secundarios que acompañen y complementen a los héroes.

Miguel Juan Payán

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1