COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

La Cartelera

load more hold SHIFT key to load all load all

SUSCRÍBETE A LA REVISTA. Paga 10 y recibe 12 revistas al año

ESPAÑA

EUROPA

FUERA DE EUROPA
OUTSIDE EUROPE

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Criticas

Animales nocturnos *****

De lo mejor que he visto este año en cine. Amy Adams y Jake Gyllenhaal apuntan a Oscar.

Ojo a Tom Ford. Lo suyo en este largometraje es apuntar muy alto y sale con nota alta del reto. Factura una película de las que ves con la mandíbula tan apretada que acaban doliéndote los dientes. Animales nocturnos es una fiera peligrosa y profundamente inquietante, de felina eficacia a la hora de proponernos un juego de suspense que nos atrapa incluso desde su juego de metaficción posmodernista. La capacidad de la película para hacernos empatizar incluso con los personajes de la ficción dentro de la ficción es la mejor prueba de su eficacia como juego de laberinto con pinceladas de realismo mágico.

Animales nocturnos arranca con un desafío visual que parece salido de la parte más provocativa de la mente creativa de un David Lynch, progresa sobre el dibujo de crítica social en el vientre de la frustrada ballena de la burguesía que recuerda al David Cronenberg de Inseparables y hace bien lo que no le salió tan bien a Cronenberg en Cosmóplis y Maps of the Stars, y además nos mete la cabeza a la fuerza en una pesadilla inquietante de urbanita asustado por lo rural que me ha recordado algunos de los momentos turbadores de Perros de paja, de Sam Peckimpah, por aquello de lo fácil que es verse metido de lleno en el pozo de la violencia primaria y la venganza tribal que acecha tras la finísima y frágil capa de civilización y derecho que nos hemos prefabricado como especie, que me ha traído a la memoria las novelas de Cormac McCarthy, La oscuridad exterior, Hijos de dios, En la frontera, Meridiano de sangre, No es país para viejos, La carretera.

Todo ese viaje, estéticamente brillante, narrativamente estimulante, argumentalmente inquietante, está además servido por un reparto que en tres de sus integrantes alcanza momentos dignos de figurar en la memoria del aficionado al cine como algunos de los mejores trabajos ante la cámara que vamos a ver este año. En Animales nocturnos está uno de los trabajos más notables de Amy Adams, quizá el mejor que le hemos visto hasta el momento, y sin duda está otro trabajo enorme, brillante, de lujo, de ese animal cinematográfico que es Jake Gyllenhaal. Pero además encontramos a un tercer jugador esencial, Michael Shannon, que desde que comenzara a despuntar con su personaje de Nelson Van Alden en la serie Boardwalk Empire no ha dejado de subir en sus trabajos para el cine protagonizando un ascenso profesional y un crecimiento como actor en el que su trabajo en Animales nocturnos es el punto más alto. A partir de ahora la carrera de este actor debería experimentar un giro definitivo hacia los papeles protagonistas, pero lo que está claro es que aquí le han dado la oportunidad de completar un ciclo del que deberían hacerse eco sus próximas ofertas de trabajo.

Y además la película, que es en definitiva una de las historias de venganza más interesantes que nos ha proporcionado el cine, con una estructura de muñeca rusa, la venganza dentro de la venganza, concluye con uno de los finales más demoledores que nos ha dado el cine este año, una especie de homenaje final a los cuadros de Edward Hopper, el pintor que buscó la soledad en lo público.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Síguenos en Telegram

Libros ACCIÓN

Síguenos

Formilla Live Chat

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Críticas más leídas

  • 1