COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

Síguenos

Formilla Live Chat

Criticas

Día de patriotas ****

Una de las mejores películas de intriga y acción que vamos a ver este año.

El atentado terrorista perpetrado en la Maratón de Boston el lunes 15 de abril de 2013 dejó como salto la muerte de dos adultos y un niño y 264 heridos. Y además desató una caza de policías y FBI contra los asesinos. Día de patriotas aborda ambas cosas con una intención visual que convierte trata la realidad como ficción dando como resultado lo contrario del falso reportaje, esto es: una realidad adaptada a las estrategias de narración de ficción, en lugar de una ficción presentada como reportaje de lo real. El juego es interesante para el espectador y no cabe duda que el director de la película se lo tiene muy controlado, porque es la misma fórmula que aplicó a sus películas El único superviviente y Marea negra y que era lo más aceptable de su peor película hasta el momento, el evento blockbuster Battleship.

Peter Berg no busca un acercamiento realmente de reportaje o documental sobre la reconstrucción de los hechos reales que narra en la misma. No lo hizo en El único superviviente ni en Marea negra y no lo hace tampoco en Día de patriotas. Su acercamiento al asunto pide más bien prestados los hechos reales para construir una sólida propuesta de género, algo que le funcionó en el abordaje de la primera de las citadas para construir cine bélico y en la segunda para construir cine de catástrofe, con toda su dosis de melodrama y aventuras. En Día de patriotas el resultado es una buena película policíaca, toda vez que la mayor parte de su argumento se desarrolla en el territorio de la persecución y caza de los asesinos, a los cuales, inteligentemente, proporciona minutos de protagonismo y trata intentando mantener cierta distancia objetiva en lugar de convertirlos directamente en villanos de película. Tampoco sus héroes son héroes de película. Este matiz es importante porque merced al mismo se sostiene la identidad de la película.

Técnicamente, ese ejercicio de cine policíaco con múltiple protagonismo, en el cual es curioso el relevo de protagonismo que se produce -salvo en el personaje de Mark Wahlberg-, desde las víctimas que se presentan en el prólogo de la trama hacia los policías y los asesinos en el segundo y tercer acto de la misma, se sostiene sobre el montaje y un trabajo de cámara que estiliza y organiza la fórmula de cámara al hombro de las piezas televisivas para acercarla más a la organización visual del lenguaje cinematográfico.

Trabajando con un perfecto ritmo y excelente medida de los tiempos de la historia, el director saca el máximo partido a todos los aspectos, puntos de vista y personajes implicados en los hechos reales que aborda en su película, dándoles un medido toque documental que no disipa ni afecta en modo alguno a su desempeño como película de intriga y tensión creciente, independiente de que recordemos tanto el propio atentado como los acontecimientos que se produjeron con posterioridad al mismo en una de las mayores operaciones de caza y captura de terroristas desarrolladas en suelo estadounidense por varias agencias y cuerpos de seguridad. El atentado es sólo el principio.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1