Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Una decepción. Más floja de lo previsto. Se salva Alicia Vikander y poco más.

Le pondría dos estrellas y media, pero le pongo la otra media y se queda en tres principalmente por el trabajo de Alicia Vikander, que cumple de sobra como Lara Croft, por mucho que esté aislada en un guión que no saca partido de su esfuerzo y con una fórmula argumental que hemos visto una y cien veces en la pantalla grande, y también en la pequeña.

El primer acto es falso y lento. Llama la atención que intente hacer humor de una manera algo inmadura, forzando innecesariamente a Vikander a ganarse la simpatía del público por la vía del mohín y el chiste tontorrón. La culminación de ese intento la encontramos en la secuencia de la casa de empeños, que parece sacada de una película del montón de los noventa. En general todo lo que ocurre en la ciudad tiene poco de Lara Croft, poco de Tomb Raider, y pone a prueba la paciencia del espectador porque aplaza innecesariamente el arranque de la acción y la parte de aventura que realmente hemos ido a ver cuando seleccionamos esta película para pasar nuestro rato de ocio audiovisual del fin de semana. Esa presentación es lenta, acaba ejerciendo casi como lastre del resto.

Hasta la llegada a Hong Kong la parte Tomb Raider no arranca. Pero entonces es precisamente cuando empezamos a darnos cuenta de que ese aire noventero de la secuencia en la casa de empeños no era una casualidad, sino algo que va a seguir repitiéndose y marcando el resto del relato, que en líneas generales, viene a ser no un relanzamiento de la franquicia sino más bien, y muy obviamente, una especie de remake del argumento que ya aplicaron a la primera película de Lara Croft protagonizada por Angelina Jolie. Los pasos son los mismos, hay poca diferencia, salvo que aquella otra era más entretenida en su primera parte en la ciudad y de paso en sus flashback no era tan tópica. Los flashbacks de esta película son poco creíbles, por repetitivos y por lugares comunes. Y en su repetición del “Te quiero hija” del padre, contrastada con la poca química que hay entre Vikander y su padre de ficción, queda todo menos emotivo de lo que pretende y por el mismo motivo menos épico e intenso. Los flashback están sin duda entre lo peor del largometraje.

Por otra parte la protagonista no está bien respaldada por el resto de los elementos del reparto, ni por el guión, ni por los diálogos. Vikander se pega una paliza a correr, saltar, rodar, pelear y hacer acrobacias, como si pretendiera quitarle el trono de actor saltimbanqui y corredor al mismísimo Tom Cruise, pero ya sabemos que, como demostró el remake de La Momia, con eso no basta. Hace falta guión. Y el guión de esta película no solo nos cuenta algo que ya hemos visto antes, sino que lo hace como con desgana a la hora de caer en lugares comunes constantemente. Por su nivel y recursos, recuerda a ratos un guión flojo de las series Cazatesoros, Librarians, Arrow, sobre todo en la isla. No llega a arrancar. Simplemente nos conduce a la inevitable entrada en la tumba, las trampas, etcétera, pero sin conseguir en ningún momento que quedemos enganchados a lo que allí ocurre porque hay más nervio en el prólogo de la tumba de En busca del arca perdida que en toda esta película cuyas dos horas de duración son un metraje excesivo e inflado para lo que realmente nos cuenta, que bien podría haberse quedado en un capítulo de serie de televisión de unos sesenta minutos de duración. En ese formato habría estado bien, pero como largometraje y frente a las expectativas que había despertado, sólo funciona Vikander y, si son jugadores del videojuego, el aire visual que le dan a algunas secuencias de acción.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Lunes, 19 Marzo 2018 12:19
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Trailers

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.