Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Simpática por momentos, pero sin aprovechar el tremendo potencial que tiene. Es decir, que estamos hablando de una película que propone el enfrentamiento entre un Megalodón, un tiburón gigante, y Jason Statham, lo que con las suficientes dosis de sorna y un director que supiese qué hacer con el proyecto podía haber dado una de las películas más divertidas y especiales del verano. Una especie de Sharknado pero con presupuesto. Quizá algo más seria, pero sin tomarse nunca en serio a sí misma del todo. Y sobre todo entretenida. Salvajemente entretenida. Eso esperábamos y eso es lo que no consigue la película durante la mayor parte de su metraje, en un efecto similar al que sufrió recientemente Operación Rampage, y que hace que toda la cinta esté a medio gas.

Mi compañero de andanzas en estas páginas, Miguel Juan Payán, me recomendó en su momento que me leyese la novela, literatura de serie B o Z, bizarra, imposible y muy divertida. Escrita por Steve Alten la novela ha dado pie a una saga literaria que ríete tú de Harry Potter, y es muy, muy divertida de leer. Eso esperaba con la película, y el comienzo no podía ser más prometedor, con la interesante escena inicial y el descenso posterior que desencadena la aventura. Con esos mimbres en marcha, en apenas 10 minutos teníamos lanzada la película, con ese héroe en busca de redención que por azares del destino, es el único capacitado para bajar de nuevo a las profundidades… Y ya. Esa primera hora pronto se diluye como un azucarillo…

Jason Statham lidera como mejor sabe, y es quien le añade un punto de ironía a una trama queno hay por dónde cogerla (desde la novela) pero que además se toma en serio. Sí, hay chascarrillos de cuando en cuando (bendito sea su protagonista) pero el tono es serio, solemne, de película cargada de personajes importantes con un pasado… aunque se olvide a los 5 minutos (la relación con el doctor es… vergonzante. Lo de la bebida, igual…). Todo suena a derivativo, todo parece forzado y exageradamente pretencioso para una película así. Y sus 150 millones de presupuesto brillan por su ausencia. No se ven en ningún momento, más que en el tramo final. Y entonces es tarde… Es tarde porque queríamos ver más al tiburón (esta película no es Tiburón, ni A 47 Metros. Es una película sobre un megalodón, un tiburón de 25 metros… ¿Por qué con ese presupuesto apenas muestran al bicho que es lo que queremos ver?). Ese arranque misterioso, casi de sueño o pesadilla, pierde su fuerza cuando empiezas a dar vueltas en torno a lo mismo, cuando los personajes te dan igual y cuando, pese a todo ello, el tiburón no aparece casi por ningún lado… Es una oportunidad perdida para hacer una película que uniese el tono satírico de la serie Z de Asylum con un presupuesto de serie A. Entretiene, al principio y en su ridículamente divertido final, pero poco más. No brilla.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

 

 

©accioncine

VENGADORES: LA GUERRA DEL INFINITO XXXXX

Modificado por última vez en Martes, 11 Septiembre 2018 09:53
Valora este artículo
(0 votos)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.