COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

Síguenos

Formilla Live Chat

Criticas

Salt **

Poster_Get_Him_To_The_Greek

Angelina Jolie puede presumir de ser una de las pocas mujeres que triunfa con claridad en el cine de acción. Es sin duda la que más éxito y beneficio obtiene con sus películas dentro del género, con permiso de Milla Jovovich. Sólo hay que recordar la primera entrega de Tomb Raider, Wanted o SALT son ejemplos de películas protagonizadas por la actriz que han superado con claridad los 100 millones de recaudación sólo en USA, lo que demuestra que el público sigue dispuesto a pagar por ver a la actriz empuñando un arma y los estudios dispuestos a invertir en este tipo de producciones.

No es que quiera decir con esto que el resto de actrices que protagonizan películas de acción o aventuras no sean tan válidas como Jolie para hacerlo. Pero sí es cierto que una vez puestos en faena y estrenada la cinta, ninguna tiene el éxito que tiene Angelina.

Y es curioso en este caso porque Salt es la típica producción veraniega de Hollywood con muchos tiros y poco seso que predominan en los meses de verano y que llevan a la gente a las salas de cine en busca de un entretenimiento pasajero que no les exija demasiado pero les haga disfrutar durante algo más de hora y media. La definición perfecta de Salt. También resulta curioso que fuese una película concebida para Tom Cruise y luego adaptada a Jolie. El cambio apenas se percibe.

Porque, por mucho que sus responsables hayan comentado que la historia de Salt es compleja y enrevesada y que nunca sabemos qué va a suceder a continuación, la verdad es que las sorpresas no abundan durante la proyección. Vamos, que se ve venir a la legua por donde va a tirar y qué caminos va a seguir.

De hecho la película a veces se empeña demasiado en resultar intrigante en lugar de decantarse plenamente por la acción sin complejos que es lo que predomina en su hora y media. Hay un intento algo absurdo por el “tachán” al final de ciertas secuencias, por la sorpresa, que requiere de un mayor y mejor trabajo de guión.

Si miramos Salt como un thriller de espías es posible que salgamos decepcionados. No es Bourne en el cuerpo de una mujer, ni de lejos. El guión es demasiado simple como para acercarse a ese tipo de tramas. Es una película mucho más cercana a Misión Imposible o a una de James Bond de las de Pierce Brosnan. Mucha acción, muchas explosiones, muchos disparos. Sin complejos.

De hecho la película tiene un tono de cine casi de superhéroes donde Angelina Jolie da vida a una mujer que puede ella sola con un ejército al completo si le dejan y sin despeinarse. Con situaciones que superan los límites de lo humanamente posible para entrar en la categoría de lo superhumano, como saltar de un metro en marcha o desde lo alto de un puente a un camión.

Si ese tipo de cine de acción más cercano a El Equipo A que a Dueños de la Calle, aquella interesante película que tenía guión de Kurt Wimmer como Salt, pues lo mejor es no acudir al cine, la verdad. Pero si estamos dispuestos a entrar en el juego y dejarnos llevar por las impecables secuencias de acción sin límites y el carisma aplastante de su protagonista, entonces tenemos la disfrutaremos e incluso estaremos dispuestos a ver una posible secuela.

Porque otra cosa no, pero las escenas de acción rodadas por Phillip Noyce son impecables, tensas, violentas 8aunque no sangrientas), llenas de adrenalina y muy entretenidas. Esas escenas y Jolie son motivo más que suficiente para acudir a ver Salt un rato magnífico. Sirva como ejemplo esa persecución en la autopista con Jolie saltando de camión en camión y los miembros de la CIA persiguiéndola sin respiro tratando de darle caza. O la llegada de la protagonista a Nueva York, con el metro y el asalto a la Iglesia. Rápidas, divertidas, perfectamente rodadas.

Es más, la mano del realizador se percibe en planos tan elegantes como la presencia de Jolie dentro de la sala de interrogatorios esperando a recibir noticias. La composición y la profundidad de campo aprovechadas de una manera clásica. El hombre sabe lo que se hace y aprovecha los mimbres que tiene para elaborar una buena cinta de acción.

Además de eso la presencia de actores como Liev Schreiber y Chiwetel Ejiofor le dan peso a la presencia de los secundarios, de los que extraen hasta la última gota de sus posibilidades, teniendo en cuenta la poca miga que el guión les da. Al menos con la protagonista hay un intento de dar algo de tridimensionalidad a su personaje, sus motivaciones, su historia personal. Con el resto se trata de personajes planos y arquetipos (el villano inicial no se sabe nunca bien qué le motiva a planear lo que planea, más allá del hecho de ser ex miembro del KGB…).

Así que los actores navegan como pueden en ese mar de simplismo pendientes de por donde les va a llegar la próxima explosión. Dentro de esas limitaciones, los secundarios extraen lo que pueden para hacer mínimamente creíbles a sus personajes. La solvencia y el talento unidas a la presencia de Jolie, que en la película no tiene ni siquiera que esforzarse como actriz simplemente aportar su presencia y carisma que se siente a través de la pantalla, aportan el mínimo indispensable para que las secuencias de acción nos interesen.

Así que, ya lo saben, si buscan cine de espías con un guión complejo, sorprendente y elaborado, se van a llevar un chasco impresionante. Pero si en cambio les interesa pasar un rato entretenidísimo con escenas de acción impactantes y virtualmente imposibles de la mano de una de las mejores actrices que ha dado el género en su historia, están de enhorabuena. No es cuestión de buscarle tres pies al gato. De este modo es complicado que alguno diga que la película le ha decepcionado. Creo que sabemos perfectamente donde nos metemos.

 

 

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo

Críticas más leídas

  • 1