COMPRA los últimos números publicados

load more hold SHIFT key to load all load all

Síguenos

Formilla Live Chat

Entrevistas

Sofía Boutella nos habla de las momias en el cine

El primer monstruo de la franquicia Dark Universe es mujer. Sofía Boutella, nacida en Argelia y criada en Francia, se pasó un buen rato en la silla del maquillaje en sesiones cortas de cuatro horas y largas de hasta seis horas para convertirse para interpretar a Ahmanet en La Momia.

Normalmente se hacen una o dos pruebas de pantalla con maquillajes y prótesis como las que luce Sofía Boutella para ejercer como la nueva Momia del cine junto a Tom Cruise, pero para esta película y tras todas esas horas de maquillaje, la actriz tuvo que pasar 24 pruebas de pantalla, lo que da una idea de la minuciosidad con la que se ha construido su personaje en todos los aspectos.

¿Por qué cree que nos fascina tanto la civilización egipcia y sus momias?
La egipcia es una civilización única y fascinante. Era gente muy fuerte, que hacía mucho ruido, tenían mucho carisma, y querían parecerse a sus dioses y se comportaban casi como dioses. Toda su cultura era una preparación para la muerte. Y una mezcla de todo eso es lo que nos fascina de ellos. En cuanto a las momias, son fascinantes. No solo los egipcios tenían momias, también los incas y los aztecas, pero si vas al Museo Británico y ves una momia te pones a pensar, tiene cinco mil años y todavía se puede ver la expresión del rostro, y luego empieza la imaginación, piensas que parpadea, o que se mueve.

Usted tiene formación como bailarina. ¿Ha invertido de algún modo esa formación en la interpretación de este personaje, a modo de coreografía de la Momia?
Sobre todo mi entrenamiento me ha ayudado mucho en las secuencias de lucha con los palos. Ahí pude usar mucho todo lo que había aprendido. Pero lo que he aprendido sobre todo de mi entrenamiento como bailarina es la disciplina que aplico a toda mi vida diaria. También me ha ayudado a estudiar y observar mucho el lenguaje corporal, y cuando estaba documentándome sobre el personaje, leyendo sobre los faraones me di cuenta de que tenían su propia forma de moverse. No andaban deprisa. Tenían una determinada manera de poner la cabeza. No tenían que levantar la voz, porque la gente ya les escuchaba. Por todo eso mi formación que ayudaba más que en las secuencias de lucha o acción.

Usted afirma que en el fondo su personaje no es tan terrible.
No. Incluso es bonita. Quizá es que sólo está en un mal momento del mes. He visto muchos de los monstruos en la serie original de La Momia, y lo que me parece es que los monstruos son metáforas para cosas que pueden ocurrir en la vida real, porque a veces nosotros mismos nos sentimos como monstruos en la vida real, somos muy viscerales y seríamos capaces de cualquier cosa. En el caso de Ahmanet ella sufre una decepción profunda y sufre el rechazo de su padre cuando éste le da la espalda porque tiene un heredero varón. Y luego, cuando invoca a los dioses para vengarse, eso la lleva un paso más adelante hacia el mal y ya no hay marcha atrás. Pero en realidad ella actuó así básicamente porque tenía el corazón roto, porque le prometieron algo y luego se lo quitaron. Su reacción la convirtió en lo que vemos, pero siempre tiene ese lado humano.

Su Momia es el primer monstruo de la franquicia Dark Universe, y es una mujer. Habitualmente los monstruos de este tipo de películas suelen ser masculinos.
Las cosa van cambiando, y en general ahora estamos viendo más papeles en el cine con mujeres fuertes y con poder, aunque estas mujeres siempre han existido. Es normal que también empecemos a ver más mujeres interpretando a estos “monstruos”, entre comillas. ¿Por qué han sido siempre interpretados como hombres? En realidad una mujer es mucho más peligrosa. Si enfadas a una mujer vas a sufrir las consecuencias, especialmente si la pillas en cierto momento del mes. Estoy muy orgullo de haber tenido este papel y ser una de las primeras “monstruas”. Fue una idea del director, Alex Kurtzman, y le estoy muy agradecida. También el personaje de Annabelle Wallis en la película es una mujer fuerte. Las dos mujeres del reparto no son víctimas. No son débiles. Y eso me parece muy bien. ¿Por qué un personaje femenino no puede ser terco o rebelde? Las mujeres también son así. Los personajes femeninos no pueden ser bidimensionales, tienen que ser también así. Además en la película tenemos estas dos mujeres que son como el día y la noche. Jenny no es perfecta, va por el mundo, tiene sus ideas, quiere hacer ciertas cosas. Es humana. Y Ahmanet, al principio ella empezó normal, pero fue decepcionada y reaccionó así. Estos personajes tienen que ser así.

¿Cuál es su experiencia como espectadora con este tipo de películas de terror?
Antes de rodar la película conocía todas las películas de la serie de Universal. Había visto La momia de Boris Karloff cuando era adolescente porque mi padre nos ponía esas películas. Y luego, cuando me dieron el papel, quise volver a ver lo que había hecho Boris Karloff con el personaje ochenta años antes porque recordaba que había una cierta sutileza, una belleza en la manera en que Boris Karloff construyó el personaje. Y también romanticismo. Así que volví a verla. También estudié bastante sobre Egipto, sobre la civilización, para aprender sobre la vida de los faraones, su forma de ser, porque era consciente de que estaba interpretando a otro tipo de momia. Una mujer fuerte, que se sentía decepcionada. Que ya se consideraba faraona pero le robaron ese protagonismo. Son cosas que quería incorporar al personaje.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

©

Comparte

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

ACTUALMENTE EN TU KIOSCOS

Suscríbete a la edicion digital. Pincha en logo