Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

RAY HARRYHAUSEN, muere un genio del cine fantástico y de los efectos visuales

El cine está a partir de hoy un poco más huérfano de fantasía e imaginación. Ha muerto en Londres a los 93 años Ray Harryhausen, maestro del fantástico, figura esencial en la animación de criaturas imposibles fotograma a fotograma, responsable de las imágenes más impactantes de muchas películas que con seguridad han marcado la imaginación de varias generaciones de cinéfilos, como El monstruo de tiempos remotos (1953), Surgió del fondo del mar (1955), La Tierra contra los platillos volantes (1956), 20 Million Miles to Earth (1957), Simbad y la princesa (1958), Los viajes de Gulliver (1960), La isla misteriosa (1961), Jasón y los argonautas (1963), La gran sorpresa (1964), Hace un millón de años (1966), El valle de Gwangi (1969), El viaje fantástico de Simbad (1973), Simbad y el ojo del tigre (1977) o la primera versión de Furia de titanes (1981).

El cine está a partir de hoy un poco más huérfano de fantasía e imaginación. Ha muerto en Londres a los 93 años Ray Harryhausen, maestro del fantástico, figura esencial en la animación de criaturas imposibles fotograma a fotograma, responsable de las imágenes más impactantes de muchas películas que con seguridad han marcado la imaginación de varias generaciones de cinéfilos, como El monstruo de tiempos remotos (1953), Surgió del fondo del mar (1955), La Tierra contra los platillos volantes (1956), 20 Million Miles to Earth (1957), Simbad y la princesa (1958), Los viajes de Gulliver (1960), La isla misteriosa (1961), Jasón y los argonautas (1963), La gran sorpresa (1964), Hace un millón de años (1966), El valle de Gwangi (1969), El viaje fantástico de Simbad (1973), Simbad y el ojo del tigre (1977) o la primera versión de Furia de titanes (1981).

Nacido el 29 de junio de 1920 en Los Angeles, Raymond Harryhausen quedó capturado por la magia de la primera versión de King Kong cuando acudió a contemplar al gigantesco gorila en 1933 acompañado de uno de sus mejores amigos, Ray Bradbury, que años después había de convertirse en una de las figuras más destacadas de la literatura de ciencia ficción y con quien colaboró en su primera película, El monstruo de tiempos remotos, inspirada en el cuento corto de Bradbury La sirena en la niebla, para la que creó un reptil prehistórico, el rhedosaurio, que es despertado de su sueño en los hielos por una explosión atómica y vuelve a la vida para atacar la ciudad de Nueva York y destruir el puente de Brooklyn convirtiéndose oficialmente en el mejor heredero del mítico King Kong.

Desde ese momento los éxitos de la carrera de Harryhausen se cuentan por película estrenada y monstruo construido y animado, destacando entre ellos el pulpo gigante de Surgió del fondo del mar, las naves alienígenas invasoras de La tierra contra los platillos volantes, el alienígena gigantesco del espacio exterior Ymir de 20 Million Miles to Earth, donde además de destruir el Coliseo se enfrentaba en duelo singular con un elefante, el gigantesco guerrero metálico y los esqueletos de Jasón y los argonautas, la diosa Kali y el cíclope centauro de El viaje fantástico de Simbad, los dinosaurios de Hace un millón de años y El valle de Gwangi, abuelos de las criaturas de Parque jurásico, el gigantesco dientes de sable de Simbad y el ojo del tigre, o la medusa, los escorpiones gigantes y el kraken de Furia de titanes.

Harryhausen fue la inspiración y el modelo a seguir para los profesionales de los efectos especiales que hemos disfrutado en películas como Star Wars, Parque jurásico, Harry Potter, El señor de los anillos, 300, El Hobbit… pero además dejó sin realizar algunas ideas que prometían ser tan espectaculares como las que finalmente pudo llevar a la pantalla, como El abominable hombre de las nieves, Las aventuras del Barón de Munchausen, Las fábulas de Esopo, Atlantis, Bewulf, El infierno de Dante, David y Goliath, la adaptación de La caída de la casa Usher de Edgar Allan Poe o de las novelas de El alimento de los dioses y La isla del doctor Moreau, de H.G. Wells, una versión de Frankenstein, otra de John Carter, un nuevo King Kong… En su lista de proyectos había incluso una versión de Conan, el personaje de Robert E. Howard, que quiso rodar después de terminar El valle de Gwangi, otra de El Hobbit, una adaptación de Tarzán, el personaje de Edgar Rice Burroughs, Tarzán y los hombres hormiga, y también estuvo a punto de sacarle billete a Simbad para viajar al planeta Marte.

No había límites para la imaginación de Ray Harryhausen.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Martes, 07 Mayo 2013 23:18
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Trailers

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.