Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

El cajón de Lawrence

El cajón de Lawrence (29)

Desde este modesto rinconcito de internet quiero compartir con todos los seguidor@s de la Revista Acción mis experiencias con el cine mediante críticas divertidas y honestas.

Gladiator ★★★★

19 Feb 2019 Escrito por

Crítica de la película Gladiator 

La mejor película de gladiadores desde Espartaco

A día de hoy hablar de Gladiator es sinónimo de éxito tanto por su acogida por parte de la crítica, como del público, como del reconocimiento a través de los diferentes premios y galardones que ha ganado, pero cuando en el año 2000 se estrenó esta película, mucho era lo que se jugaba su director, Ridley Scott, al tratar de rescatar un género (cine histórico de la antigua Roma) que llevaba más tiempo muerto que vivo desde que hacía 40 años se estrenase el último gran éxito de este género, Espartaco (1960, Stanley Kubrick). Sin embargo, la apuesta de Scott resultó acertada como todos hoy sabemos, consiguiendo recaudar nada menos que 460 millones de dólares con respecto a los 103 que contaba de presupuesto.

Pero no fue sólo un éxito económico, también consiguió  ganar cinco Oscars de la Academia (mejor película, actor, efectos visuales, diseño de vestuario y música) además de que la película sirvió para revivir un cine histórico en lo que se denominó el “efecto Gladiator”.  Aquí ya entra lo que quiera creer cada uno pero lo cierto es que tras el estreno de este film empezaron a aparecer en cartelera títulos como: Alejandro Magno (2004), el Rey Arturo (2004), El Reino de los Cielos (2005, también de R. Scott), 300 (2007), Robin Hood (2010, con Russell Crowe y R. Scott) o la ya mítica serie Spartacus (2010, 4 temporadas). Y si, también llegó el remake de Ben-Hur en 2016 pero de esto mejor nos olvidamos…

5 razones para ver...  Alita

Desde que el pasado 15 de febrero llegase a la cartelera española la película ALITA: BATTLE ANGEL, todo hace pensar que se va a convertir en una de esas películas que no pasan desapercibida entre el público, haciendo que la ames o la odies. Hay muchas opiniones al respecto de este asunto, a favor y en contra de cómo se ha llevado al cine esta adaptación del manga de Yukito Kishiro que desde 1995 llevaba James Cameron detrás de ella.

Crítica de la película Alita. Ángel de combate

Un trepidante espectáculo visual para toda la familia

Mucho ha llovido desde que en 1995 James Cameron (Terminator 1 y 2, Aliens el Regreso, Titanic, Mentiras Arriesgadas, Avatar…) quisiera producir esta película basada en el manga de GUNNM (Alita, Ángel de combate) de Yukito Kishiro. Como en ese momento la tecnología no había avanzado lo suficiente como para poder llevar con éxito a la pantalla esta adaptación, el proyecto se fue quedando estancado mientras Cameron lideraba otros proyectos. Por el año 2004, el propio Kishiro hizo un comunicado indicando que había cerrado un acuerdo con Cameron para que hiciera esta adaptación, confiando que “rápidamente” se liberara de sus otros proyectos.

Por aquel entonces Cameron estaba desarrollando Avatar y Alita pero, de manera muy inteligente, dijo: “vamos a hacer primero Avatar y eso nos servirá de escuela para luego hacer Alita”. Sin embargo, tras el rotundo éxito de Avatar, Cameron decidió dedicarse por completo a hacer las dos secuelas de esta y dejar aparcado Alita. Aún a día de hoy, quince años después, sigue embarcado en la segunda y tercera parte de esa película que esperamos poder ver algún día. Al final, viendo que seguía hasta arriba de trabajo, 24 años después de que decidiera por primera vez adaptar este manga, Cameron decide ceder la dirección a Robert Rodríguez (El mariachi, Desperado, Four Rooms, Planet Terror, Death Proof, Depredadores…), quien ha tenido a su disposición el mayor presupuesto de toda su carrera, 200 millones de dólares.

Sin más preámbulos, vamos a entrar en la sinopsis de la película para hacer el posterior análisis de la cinta, que ya adelanto que me ha encantado, que es una película que debéis ver en el cine para poder sacarla el máximo partido posible y que sin duda estamos ante la mejor película de Robert Rodríguez (lo que, siendo sinceros, tampoco era excesivamente complicado).

La niebla ★★★

15 Feb 2019 Escrito por

Crítica de la película La niebla (2007 )

Rebelión en el super

En 2007 se estrenó La Niebla convirtiéndose en la cuarta película dirigida por Frank Darabont, quien volvía a adaptar por tercera vez una novela del rey del terror y del misterio, Stephen King, como ya hizo anteriormente con Cadena Perpetua y La Milla Verde.

Tras una terrible tormenta en un pequeño pueblo de Maine, aparece una extraña niebla que lo va ocupando absolutamente todo. A gran parte de ese pueblo les coge estando en el supermercado cuando, de repente, uno de sus vecinos, Dan Miller (Jeffrey DeMunn) llega corriendo con la cara ensangrentada avisando de que hay algo en la niebla, la cual lo viene persiguiendo.

Nuestro protagonista, David Drayton (Thomas Jane), había acudido al supermercado con su hijo Billy (Nathan Gamble) y su vecino Brent (Andre Braugher) cuando esta misteriosa niebla cubre la tienda, en la cual se encuentra representada gran parte de la sociedad con cada uno de esos vecinos quienes poco a poco empezarán a mostrar su auténtica cara cuando descubren que la niebla mata a todo aquel que se atreva a adentrarse en ella.

En esta ocasión, Darabont pone al espectador contra las cuerdas para mostrarle cómo nos comportamos ante situaciones que escapan de nuestro control, siendo víctimas de la presión y dejando que nuestros miedos se apoderen de nosotros.

Open Range ★★★

15 Feb 2019 Escrito por

Crítica de la película Open Range (2003)

El gran regreso de Costner como director

En 2003 se estrenaba la cuarta película de Kevin Costner como director tras haber dirigido dos películas fallidas: Waterworld y Mensajero del futuro. En esta ocasión, se atrevía con un western, un género muy querido por él ya que desde muy pequeño leía novelas de vaqueros y fue así como decidió adaptar una de esas novelas en las que un grupo de cowboys que evitaban el uso de la violencia, finalmente hacían uso de ella para impartir justicia.

Esta es una idea muy “de western” y Costner consigue hacer de ella una película muy entretenida que, sin ser lo mejor del género, es muy honesta en su propuesta y no pretende ser más de lo que puede ser, lo cual no quiere decir que no nos ofrezcan un entretenimiento de calidad con un Robert Duvall que se come la pantalla y con algunas escenas memorables, como veremos posteriormente.

La historia comienza con un grupo de cuatro vaqueros encabezados por Boss Spearman (Robert Duvall) y Charley Waite (Kevin Costner), quienes van conduciendo sus reses a través de las inmensas praderas de las Montañas Rocosas junto a sus fieles ayudantes Mose Harrison (Abraham Benrubi) y el joven Button (Diego Luna). Estamos aún en una época (1882) en la que las reses pueden pastar libremente por cualquier campo (de ahí el nombre de la cinta, Open Range o Tierras Libres) pero ya empiezan a haber terratenientes que ven con recelo que cualquiera pueda atravesar por sus campos, arrasando el terreno por el que pasan.

Uno de estos terratenientes es Denton Baxter (Michael Gambon, los más jóvenes lo conocerán por su papel de Dumbledore en la saga de Harry Potter), quien controla el pueblo de Harmonville y tiene en nómina a su sheriff, el marshal Poole (James Russo).

Cuando Spearman envía a  Mose al pueblo para comprar suministros, los esbirros de Baxter le dan una brutal paliza y lo encierran en la cárcel. Al ver que Mose no regresa, Spearman y Waite deciden acudir en su busca, conociendo al déspota de Baxter, quien les advierte de que si no abandonan su pueblo y sus tierras sufrirán un accidente.

Especial películas para ver el día de los enamorados

He querido aprovechar esta fecha tan señalada, motivo de celebración para muchas parejas (ya sean amorosas o de amistad) que aunque es cierto que las relaciones hay que atenderlas, cuidarlas y mantenerlas a diario, el día de San Valentín es una ocasión especial para desconectar del mundo y hacer algo diferente con esa persona que es tan importante en tu vida.

Por ello, quiero proponeros una serie de películas que seguramente no salgan en los rankings de películas de amor más recomendadas ya que muchas veces se suele relacionar el género romántico con películas dulcificadas con amores de cuento de hada. Por nuestra parte, todo el respeto a esas películas pero nuestra selección ha querido ahondar en películas que cuya trama vaya más allá de una simple historia de amor.

Sin más preámbulos, empezamos con mi selección y esperamos que os gusten y las disfrutéis tanto como yo.

Crítica de la película Armas de mujer (1988)

Melanie Griffith en su mejor papel

Seguramente que muchos de los lectores no conocerán esta película pues no suele salir nunca en ningún ranking pero no por ello es menos disfrutable y meritoria de reconocimiento. Estrenada en 1988 y dirigida por Mike Nichols (¿Quién teme a Virginia Woolf?, El graduado, La guerra de Charlie Wilson…), la película estuvo nominada a seis Oscars, aunque sólo consiguió llevarse el de mejor canción (Lets the river run, de Carly Simon).

Sin embargo, la película no sólo tuvo el respaldo de la academia de Cine con esas nominaciones, sino que también recibió muy buenas críticas y fue un taquillazo en toda regla recaudando 103 millones de dólares de los 28,6 millones de presupuesto.

La película empieza con una secuencia sensacional en la que sobre volamos la Estatua de la Libertad y nos acercamos a un ferry lleno de trabajadores que viajan cada mañana a la ciudad de Nueva York para desempeñar sus trabajos de “curritos” y entre ellos se encuentra Tess McGil (Melanie Griffith), quien se convertirá en la joven secretaria de una mujer de negocios llamada Katherine Parker (Sigourney Waver).

Tess se desvive día a día por su trabajo con la esperanza de encontrar una oportunidad para crecer y prosperar en la vida. Es entonces cuando le presenta a su jefa una idea que ella considera brillante pero Katherine desprecia la misma porque no cree que tenga futuro.

Cuando Katherine decide irse de vacaciones a esquiar, dejará a Tess al cargo de su casa y sus asuntos importantes pero la mala suerte hará que Tess descubra que la idea que había presentado no era tan mala ya que su jefa estaba elaborando un proyecto atribuyéndose la autoría de la idea de Tess.

Crítica de la película Depredador (1987)

Cuando el cazador se convierte en presa, y la presa en cazador

Cuando en 1987 se estrenó la película Depredador, dirigida por John McTiernan (Jungla de Cristal, La caza del Octubre Rojo, El último gran héroe…), fue un éxito en taquilla consiguiendo recaudar 98 millones de dólares de los 18 que costó su presupuesto. Sin embargo, la crítica se cebó con la película, tachándola de “aburrida, espeluznante e insignificante”. Es cierto que la trama no era demasiado novedosa pero sí que estaba muy bien contada, con un ritmo trepidante, con unas escenas y diálogos que eran pura acción de los 80 y que, a pesar del poco talento interpretativo de sus protagonistas, en esta cacería entre humanos y alienígenas funcionaban sensacionalmente bien.

La historia se ideo gracias a una coña que había en Hollywood tras estrenarse Rocky IV en 1985 de que “ya no quedaban adversarios en este mundo a la altura del púgil más famoso de Philadelphia”, insinuando que en la próxima película tendría que vérselas con un alienígena. De esta manera, Jim y John Thomas hicieron el guión de Hunter, una aventura de ciencia ficción de serie B en la que toda la acción se centraba en el protagonista (Arnold Schwarzenegger) y en el alíen.

Al llegar el guión a manos del famoso productor Joe Silver (Commando, Arma Letal, Jungla de Cristal, El último boy Scout…), este pensó que la historia tenía el potencial suficiente para filmarla como una superproducción con Arnold Schwarzenegger de protagonista, con el que ya había trabajado en Commando (1985, Martin L. Lester). Sin embargo, que toda la historia girase entorno al austríaco preocupaba a Silver, por lo que decidió reescribir el guión para que un grupo de seis hombres fueran los encargados de enfrentarse a la temible amenaza. En palabras del propio McTiernan, necesitaban a un buen actor con muy buen físico, que fuera el contrapunto de Arnold, y es por eso que decidieron contar con Carl Weathers como coprotagonista, quien había saltado a la fama gracias a su personaje de Apollo Creed en la saga de Rocky. Por supuesto, todos ellos liderados por Arnold, quien acabaría teniendo una lucha épica a solas con el temible alienígena.

Crítica de la película Conan, el bárbaro

El secreto del acero te será desvelado

En el año 1932, el escritor estadounidense Robert Ervin Howard creó al personaje de Conan el Bárbaro en una serie de relatos que se publicaron en la revista Pulp Weird Tales. Tras el suicidio del escritor en 1936, la obra de Conan cayó prácticamente en el olvido hasta que en la década de 1970 fue recuperada en los cómics gracias a las editoriales Dark Horse y Marvel, siendo Roy Thomas (Marvel) el guionista que mejor supo explotar las cualidades de cimerio más famoso de la historia.

De esta manera en 1975, Thomas y el productor Edward Summer escribieron un borrador que pretendía llevar al cine la historia de Conan pero este nunca vio la luz. A pesar de este traspiés, el avión ya estaba en pista para despegar…

Y es así como llegamos a 1982 cuando por fin se estrenó esta fantástica película del género de espada y brujería, con un guión de Oliver Stone y John Milius que, por suerte, no se pareció en nada a la idea original de Stone, quien quería hacer un Conan futurista enfrentándose nada menos que a zombies radiactivos…

Dirigida por uno de los guionistas, John Milius, la película nos ofrece una historia épica llena de escenas violentas con mutilaciones, desnudos, con alguna serpiente gigante y, sobre todo, con el gran enigma del acero, que es el monólogo con el que empieza la película en una escena entre Conan y su (William Smith) tras ver como este forja la que posteriormente sería la espada de Conan:

Robocop ★★★★

08 Feb 2019 Escrito por

Crítica de la película Robocop

Bienvenido a Hollywood, Sr. Verhoeven

En 1987 Paul Verhoeven estrenó Robocop, su primera película rodada en Estados Unidos (la octava en su filmografía) y fue un proyecto que pasó por varias manos siendo rechazado por diversos directores, incluido Verhoeven, quien tras leer el título del guión lo dejó tirado pensando que era una película insulsa, copia del Terminator de James Cameron estrenado en 1984. Cuando su mujer ojeó el guión, pensó que Verhoeven podría hacer suyo el proyecto aportando sátira con la que criticar la corrupción política, la manipulación mediática, el capitalismo, la resurrección… convenciendo al director para aceptar este proyecto.

Como ya he comentado en otra ocasión, Verhoeven ya había demostrado su capacidad para entrar en proyectos que habían sido gestados por otras personas y conseguir imprimir su sello de identidad en cada uno de ellos. Ese sello no era otro que otorgar a todos estos proyectos un alma de serie B por el atrevimiento de sus propuestas pero sin restar calidad a la misma, mostrando de manera explícita escenas de acción, de sexo, de violencia, de gore, violaciones… que cualquier otro director no se habría atrevido a rodar.

En un futuro indeterminado, la seguridad pública está gestionada por la empresa POC (Productos de Omni Consumo) haciendo que la policía esté privatizada en un momento en el que los policías están siendo brutalmente asesinados por una banda de criminales liderada por Clarence Boddicker (Kurtwiid Smith). Ante esta situación el Vicepresidente de la POC, Dick Jones (Ronny Cox), propone utilizar su programa de Robots Policía encabezado por el RP-209, un prototipo robot con el que sustituir a los agentes de policía. Jones decide hacer una demostración al consejo ejecutivo de la compañía que termina con uno de los ejecutivos acribillado a balazos a manos del RP-209 que sufre un fallo de funcionamiento. Es entonces cuando el decepcionado director de la compañía, al que llaman “El viejo” (Dan O´Herlihy), decide dar una oportunidad al proyecto de otro ejecutivo, Bob Morton (Miguel Ferrer), quien apuesta por los cyborg y asegura al viejo que su programa Robocop puede estar operativo en 90 días, “tan pronto como algún imbécil se ofrezca voluntario”.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp