Concierto The World of Hans Zimmer Madrid abril 2019

Crónica del Concierto The World of Hans Zimmer celebrado en Madrid el 7 de abril de 2019

Mucho ruido y pocas nueces

Este domingo 07/04/2019 tuve la ocasión de asistir al concierto The World of Hans Zimmer – A Symphonic Celebration, un espectáculo que prometía mucho y que luego, tras haber disfrutado las tres horas de concierto con un intermedio de 20 minutos de descanso, uno no puede evitar acabar con una sensación agridulce por lo que pudo ser y no fue.

Lo primero que he de decir es que Hans Zimmer no actúa en el show, algo que sorprendió a mucha gente del público y es algo que en todas las principales webs de venta de entradas y anuncios se han cuidado mucho de decirlo a sabiendas de que eso podría provocar que más de una persona se eche para atrás a la hora de comprar la entrada, la cual no es precisamente barata pero no importa, hemos venido a ver a Hans Zimmer! O eso creíamos…

El concierto tuvo lugar en el Wizink Center de Madrid a las 19:00 y el estadio estaba lleno aproximadamente en un 95% (había alguno sitios libres en las gradas cerca del escenario). Tras unos minutos concedidos para que terminasen de llegar los que van siempre con la hora pegada al trasero, empiezan a salir los músicos con el aplauso de rigor por parte del público y, finalmente, entra el director, Gavin Greenaway, uno de los directores de orquesta que habitualmente trabaja con Hans Zimmer en sus bandas sonoras (Zimmer compone y Greenaway dirige la orquesta). Es en ese momento cuando en las pantallas aparece Zimmer hablando en inglés sin subtitular (lo cual considero un tremendo error porque hay mucha gente que no se habrá enterado de la misa la media, os lo aseguro, yo el primero en muchas partes de esos vídeos que han ido apareciendo durante todo el concierto). Es en este momento que siento un jarro de agua fría al ver que no está Zimmer, pero bueno, pensaba que estaría en las mesas de sonido controlando todo el espectáculo y que aparecería luego interpretando alguna banda sonora, como hizo en Barcelona.

Antes de empezar, debo decir que el concierto me ha gustado, tanto los músic@s como los coros, las solistas, la iluminación, el sonido… fue todo espectacular, esta crítica no pone en duda eso, es un auténtico espectáculo muy disfrutable. Lo que quiero conseguir con este artículo es poner de manifiesto una serie de verdades a medias que nos han vendido, provocando que muchos nos sintamos engañados y, por otro lado, argumentar por qué este show ha sido en cierta manera una decepción en algunos aspectos que explicaré en las siguientes líneas y que por supuesto es muy inferior al que hay disponible en Netflix llamado “Hans Zimmer: Live in Prague”, un concierto en el que sí que sale Hans Zimmer dándolo todo, con un repertorio mucho mas acertado y que ha podido servir de trampolín para muchos espectadores para acabar decidiéndose a acudir a este concierto (The World of…) esperando encontrar lo mismo. A todo ellos les digo: Lo siento, yo también he picado…

El concierto empieza con una de las bandas sonoras que más ganas tenía: El Caballero Oscuro. En ese momento estaba como un niño con bici nueva a pesar de no tener a Zimmer en el escenario pero pronto empiezo a notar algo raro y es que esa versión que estaban interpretando estaba muy descafeinada. Me explico, era como que la estaban tocando en modo adagio, sin explotar el potencial que tiene esa melodía (la escena final de El Caballero Oscuro), que es épica pura y tiene que ponerte los pelos de punta… Pues nada, no sentí nada con esa melodía y, repito, era una de las más esperadas por mí.

De ahí pasamos a El rey Arturo, Pearl Harbor, Misión Imposible 2, Rush, The Holiday, Hannibal, Madagascar, Kung-Fu Panda, Spirit, El rey León, Origen, Gladiator y Piratas del Caribe. Como podéis ver, algunas de estas bandas sonoras son claramente de relleno y es algo que lastra mucho el espectáculo porque, si no tuviera más bandas sonoras pues se podría entender, pero que meta Kung-Fu Panda, Spirit, Madagascar, The Holiday…. Y deje fuera Interstellar, El hombre de Acero o incluso La delgada línea roja… Incomprensible, es como tener a “la Roja” para jugar el mundial pero sacas sólo a la mitad y el resto lo sacas de un equipo de Regional (con todos mis respetos), no tiene sentido! Otra cosa igual, cuando introducen la banda sonora de Hannibal, me emocioné pensando que interpretarían “Vide Cor Meum”, un tema precioso que más adelante utilizaría también Ridley Scott en El reino de los Cielos pero no, ponen una que pasa totalmente desapercibida, es decir, es bonita pero no tiene la fuerza, el alma que tiene la otra y es algo que no tiene sentido viendo el pedazo de coro y las solistas que había en el escenario.

Durante todo el concierto fueron apareciendo videos de Zimmer y, en ocasiones, aparecía acompañado de amigos como Ron Howard o Lebo M. (cantante de la mítica intro de El Rey León). En ellos introducía mediante una charla con su acompañante o hacía un monólogo sobre la siguiente banda sonora o explicaba anécdotas personales de lo especial que fue para él esa composición como por ejemplo con El Rey León debido al fallecimiento de su padre. Siempre estoy a favor en este tipo de conciertos de que el director se comunique con el público para explicar anécdotas de la creación de la melodía o cosas que sucedieron alrededor y ayudaron a que la banda sonora evolucionase en un sentido o en otro pero creo que en esta ocasión se hizo de manera fallida por dos motivos:

  1. Los videos eran en inglés sin subtítulos. Entiendo que no puedan doblar el concierto en todos los idiomas pero que menos que tenerlo preparado en inglés, español y alemán, por ejemplo. Incluso voy más allá, que nos lo pongan subtitulado en inglés, que seguro que igualmente ayuda a la comprensión del contenido del video.
  2. Está muy bien que Zimmer quiera hacer del concierto una ocasión para juntarse con amigos como los antes mencionados y charlar sobre las bandas sonoras que compuso con ellos pero creo que hubiera sido mucho más interesante proyectar videos de los momentos en que se crearon esas bandas sonoras que ya son legendarias y acompañar los videos con explicaciones de Zimmer, como si fuera un documental, explicando lo que considere oportuno, eso aportaría un valor añadido al espectador, mucho más allá de ver a Zimmer en un sofá con Ron Howard hablando de lo mucho que se alegran de haberse conocido y de lo maravillosos que son los dos. Es mi opinión.

Sin duda, lo mejor del concierto es su arranque con El Caballero Oscuro (a pesar de lo mencionado al inicio del artículo sobre este rema), con el Rey Arturo y con Mision Imposible 2 (la que considero la mejor banda sonora de toda la saga del famoso agente Ethan Hunt) y el final con Gladiator (aunque la versión está recortada), Origen (en video Hans Zimmer al piano) y, por supuesto, Piratas del Caribe con la que el estadio vibraba y ese es la sensación más amarga, el ver que podían habernos hecho vibrar con tantas bandas sonoras increíbles que tiene este grandísimo compositor pero que no termina de conseguirlo…

En conclusión, estamos ante un concierto muy disfrutable siempre que sepas a lo que vas: que no aparece Hans Zimmer (aún me sigo preguntando por qué estuvo en Barcelona y aquí no…) y desconoces el programa que van a tocar hasta que ya es demasiado tarde. Sin embargo, la música es espectacular porque no dejan de ser composiciones del grandísimo Zimmer, con una orquesta sinfónica increíble que lo da todo, con unos juegos de luces e imágenes en las pantallas que lo convierte en un show mucho más inmersivo, y con unos coros y solistas que en muchos momentos ponen la piel de gallina. Pero a pesar de todo, el repertorio no es del todo el esperado con grandes ausencias en el mismo y, lo peor de todo, que el concierto Hans Zimmer: Live in Prague 2016 es superior a este, lo cual es muy preocupante ya que, que un concierto en directo (hablamos del mismo producto) no consiga superar el original grabado en video, cuando siempre en directo el espectador puede sentir emociones que sentado en el sofá no puede… eso no tiene perdón, Sr. Zimmer.

Rubén Arenal

Comenta que que ha parecido este artículo en nuestro grupo Amigos de AccionCine en Telegram o simplemente para charlar de cine entre amigos

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Revista ACCION

Modificado por última vez en Martes, 09 Abril 2019 10:34
Valora este artículo
(0 votos)
Rubén Arenal

Nací en Cantabria en 1987 y uno de los primeros recuerdos de mi infancia es estar con cuatro años en la sala de cine viendo La bella y la Bestia (1991) con mi padre. Pasaron los años hasta que una noche vi en televisión Lawrence de Arabia y recuerdo que tras ver la película quedé extasiado. Desde entonces, el cine dejó de ser un entretenimiento y se convirtió en una herramienta con la que aprender y crecer como persona, ya que considero que una película tiene la capacidad de arañarte por dentro y dejarte cicatrices: algunas son superficiales y se curan con facilidad y, otras, te acompañan de por vida. Después de tantas “cicatrices”, decidí escribir sobre cine para contar mis experiencias tras ver una película y mostrar las “cicatrices” que me han dejado las mismas.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp