Que películas podemos ver en Semana Santa

Las películas que debes ver en Semana Santa

Aprovechando estas fechas tan señaladas en las que la religión cristiana cobra un especial sentido para muchas personas y para otras es ocasión para desconectar unos días del trabajo, desde este rinconcito de internet quiero aportar mi granito de arena de hacer más especial estas fechas con una selección de películas que tratarán de abarcar diferentes géneros del séptimo arte para que tod@s puedan disfrutar de esta festividad, ya sea por un motivo o por otro.

Seguramente la mayoría de las 10 películas que voy a recoger en este artículo no sorprendan demasiado pues hablamos de un género, el religioso, que por suerte tiene una serie de título icónicos dentro de la historia del cine que difícilmente puedan ser nunca superados, hablando siempre en términos cinematográficos, luego a unas personas les puede gustar más o menos determinadas películas pero sin duda reconocerán que todas ellas tienen algo que las hace especiales.

Sin más preámbulos, empiezo con mi selección de 10 películas preferidas sobre el cristianismo o relacionado con él. Espero que os gusten y las disfrutéis tanto como yo.

1. Ben-Hur (1959, William Wyler)

Cuando en la antigua Roma se reencuentran el joven hijo de una familia noble de Jerusalem, Judá Ben-Hur (Charlton Heston), y su amigo romano, Mesala (Stephen Boyd), quien dirige todos los ejércitos de ocupación, una rencilla entre ambos provoca que, cuando más adelante ocurre un accidente involuntario por parte de Judá y de su hermana, Mesala aproveche el suceso para vengarse de su amigo enviándolo a galeras y a su familia a la cárcel. La suerte hará que el destino de Judá y el del comandante de la nave (Jack Hawkins) queden para siempre unidos, iniciando así una historia de venganza que poco a poco irá tornando hacia una historia de redención. Con unos sensacionales Charlton Heston y Stephen Boyd interpretando a esos dos jóvenes entre los que saltan chispas de amor y de odio durante toda la cinta, la cual maneja con mucha elegancia el tema religioso, entremezclándolo con escenas de acción, épica y de terror en ciertos momentos, todo recogido por una banda sonora que es sencillamente grandiosa. Ganadora de 11 Oscars de la Academia, un logró que tardaría 38 años en igualarse cuando se estrenó Titanic (1997). Una película icónica en todos los sentidos, muy superior a la versión que desgraciadamente vio la luz en 2016 dirigida por Timur Bekmambetov

2. Los Diez Mandamientos (1956, Cecil B. DeMille)

Cuando en el Antiguo Egipto una madre abandona a su hijo recién nacido (Moisés) en una canasta en el río para salvarlo de ser asesinado por los soldados del faraón Seti (Cedric Hardwicke) quién había ordenado asesinar a todos los niños judíos, este es recogido por la familia del faraón, siendo criado como uno más de la familia. Según va creciendo Moisés (Charlton Heston) se va convirtiendo en el hijo favorito de Seti, el faraón, padre de Nefertari (Anne Baxter) y Ramsés (Yul Brynner), lo que provoca el desagrado de Ramsés, el futuro faraón. Al descubrir Moisés su origen humilde de una familia hebrea, decide renunciar a su título de príncipe de Egipto para liberar a su pueblo, esclavizado por el faraón. Con el presupuesto más elevado de la historia del cine hasta ese momento, esta superproducción se convirtió en la 6ª película más taquillera de todos los tiempos, posición que a día de hoy sigue manteniendo si respetamos la inflación. Un ejemplo más de película que jamás se habría tenido que intentar reproducir en nuestros días porque ese proyecto está abocado al fracaso, como fue el caso de Éxodo: Dioses y Reyes (2014, Ridley Scott).

3. El Príncipe de Egipto (1998, Simon Wells, Steve Hickner, Brenda Chapman)

Para el público más joven, traigo una adaptación de la película anterior en dibujos animados que en el año 1998 llevó a cabo la flamante productora DreamWorks y que prometía hacer sombra a la mismísima Walt Disney Pictures. Con una calidad increíble para la época y con piezas musicales, la historia contaba la vida de Moisés, el flamante Príncipe de Egipto, quien tras conocer sus auténticos orígenes hebreos y tras un fatídico accidente en el que mata a un guardia egipcio que estaba maltratando a un esclavo, huye al desierto donde es acogido en un pueblo de pastores y donde recibe de Dios un importante mensaje que marcará en adelante su destino: liberar al pueblo de Egipto.

4. La misión (1986, Roland Joffé)

En la Hispanoamérica del siglo XVIII, en medio de la jungla tropical, el padre Gabriel (Jeremy Irons) decide acoger como jesuita a Rodrigo Mendoza (Robert De Niro), un ex-traficante de esclavos y asesino que busca el perdón y la redención. Mediante una escena preciosa en la que veremos a Gabriel tocando el oboe mientras es cercado por un grupo de indios guaraníes, estos caen rendidos ante la maravillosa melodía (ya se sabe que la música amansa a las fieras, y de qué manera!), siendo finalmente aceptado por estos indígenas, creando así la misión de San Carlos. Cuando el destino de esta misión parece abocado al fracaso, Gabriel y Rodrigo tendrán que defender la misión de San Carlos de maneras muy diferentes: mediante la fuerza y el poder de la oración (Gabriel) o el poder del acero (Rodrigo). Con una historia desgarradora que muestra el desprecio y la superioridad con la que eran tratados los indígenas por el hombre blanco, que arrasaba allí por donde pisaba, la religión y sobre todo la fe será utilizada para las más terribles fechorías. Una vez más el grandísimo Ennio Morricone conseguía desgarrarnos por dentro con una de sus más queridas melodías.

5. La vida de Brian (1979, Terry Jones)

Y no todo va a ser drama en Semana Santa, ¿verdad? No podía faltar en este Top 10 una sátira que fue duramente criticada en su tiempo por entender de manera equivocada que pretendía reírse de la religión o incluso de Dios. Nada más lejos de la realidad. Desde el principio, La vida de Brian se desmarca de la vida de Jesús de Nazaret al mostrarnos a un joven Brian que nace el mismo día que Jesucristo pero en un pesebre de Belén cercano. Desde ese preciso momento nuestro protagonista es un cenizo con pocas luces (por no decir ninguna) que unido al caos de la Galilea de aquellos tiempos harán de todas sus tragedias una desternillante comedia con muy mala leche pero siempre desde el respeto a la religión y a Dios, metiéndose con todo lo que sucede alrededor y eso es lo que hace de esta película una obra maestra de la comedia. No necesita subirse al púlpito a dar lecciones ni mete el dedo en el ojo a nadie, sólo muestran situaciones normales que se han dado durante toda nuestra historia y les dan una vuelta de tuerca como sólo los Monty Phyton sabían hacer. Una película imprescindible en estos días porque ya se sabe, siempre hay que mirar el lado brillante de la vida (Always look on the bright side of life).

6. Sansón y Dalila (1949, Cecil B. DeMille)

Fantástica historia de Sansón (Victor Mature), un forzudo danita que tras una increíble gesta consigue con la filistea Semadar (Angela Lansbury, si, la señora Flecher), hija del líder filisteo Sarán de Gaza (George Sanders). Sin embargo, es traicionado y humillado por su esposa, cuya fiesta de boda acaba en tragedia (¿posiblemente la primera boda roja del cine?), teniendo Sansón que salir huyendo y siendo perseguido sin descanso por los filisteos que claman venganza. Una película dirigida por el mismo director que dirigió posteriormente una de las películas arriba mencionada (Los diez mandamientos), que mezcla una historia de amor, con traiciones, venganzas y el poder de los milagros que llegan en el momento justo.

7. El nombre de la rosa (1986, Jean-Jacques Annaud)

¿Qué se puede decir de esta maravilla de película? Inspirada en el siglo XIV, nuestro protagonista, Fray Guillermo de Baskerville (Sean Connery), es un monje franciscano acompañado por un jovencísimos Christian Slater que interpreta a su discípulo, el novicio Adso de Melk, acuden a una abadía benedictina al norte de Italia para averiguar lo sucedido respecto a la muerte de uno de los miembros de la abadía. Adaptación de la novela de Umberto Eco, nos presenta en una época medieval un sensacional thriller policiaco al más puro estilo Sherlock Holmes (Sean Connery) y su inseparable Watson (Adso), pero con los conocimientos de la época, consiguiendo que el espectador esté inmerso en esta apasionante historia en la que la risa será demonizada (deforma los rasgos faciales) y la ciencia sólo sirve si respalda la fe, algo que ya diría años atrás el Doctor Zaius (Maurice Evans) en El planeta de los Simios (1963, Franklin J. Schaffner). Una joya de película para los amantes del cine policíaco.

8. El Exorcista (1973, William Driedkin)

Y por supuesto, en este especial no podría faltar la película de terror más conocida de todos los tiempos en la que una joven de 12 años llamada Regan es poseída por un espíritu maligno, siendo testigos de sucesos paranormales como levitación, hablar en lenguas muertas o poseer una fuerza sobre humana. Cuando la ciencia no consigue ofrecer ningún resultado, la madre de Regan acude a un sacerdote para que trate de salvar a su hija de lo que quiera que la esté pasando. Pronto descubriremos que el espíritu de Regan ha sido corrompido por un ser diabólico que, lejos de huir ante la presencia del sacerdote, le planta cara, dando pié al exorcismo que para muchos espectadores ha sido el primero y el más impactante hasta la fecha, con esa música que ya sólo con la melodía da mal rollo, sabes que algo no va bien… y si no, que se lo digan a la pobre Regan!

9. Calvary (2014, John Michael McDonagh)

Como sé que much@s de vosotr@s vais a echar en falta una película un poco más actual en este Top 10, he decidió incluir esta película en la que el Padre James Lavelle (Brendan Gleeson) se levanta cada día tratando de hacer un mundo mejor pero cuando un día uno de sus feligreses le confiesa de manera anónima que lo va a matar, la vida de este Padre da un giro tratando de descubrir quién de sus feligreses quiere matarlo y, sobre todo, ¿por qué? Con un envase pequeño como es esta película (de poco presupuesto), está dirigida de manera magistral para que cada escena y cada diálogo importe, sin ser brillante ni espectacular, es una historia muy bien contada, que atrapa al espectador desde la primera escena, con unos paisajes realmente bellos y con un Brendan Gleeson que con su sola presencia ya hace que merezca la pena ver esta humilde pero sensacional película, coherente de principio a fin.

10. Yo confieso (1953, Alfred Hitchcock)

Y para terminar este especial, no podía faltar una película del gran maestro del cine de intriga como era Alfred Hitchcock. En esta ocasión nos presenta a un joven sacerdote Logan (Montgomery Clift) que en secreto de confesión le confiesa Otto Keller (Otto Hasse), la persona que realiza labores de mantenimiento en la Iglesia, que ha cometido asesinato vistiendo la sotana del sacerdote. Cuando encuentran el cadáver de la víctima, todo apunta a que un sacerdote ha cometido el asesinato al haber visto en la escena del crimen a un hombre con sotana. Careciendo de coartada y impedido por el secreto de confesión, Logan ve como la soga cada vez le aprieta más mientras Otto anda impune por la calle. De esta manera magistral Hitchcock nos pone entre la espada y la pared, entre hacer lo correcto y denunciar a la policía al verdadero asesino o cumplir con el deber y la obligación de sacerdote guardando el secreto de confesión, aun a consecuencia de que eso nos acarree la cárcel. Mientras avanza la película, descubriremos el pasado de Logan, un pasado que lo presenta como el perfecto culpable para acabar con la víctima por un viejo lío de faldas, antes de su entrada en el sacerdocio. Una película muy disfrutable.

Espero que entre estos diez títulos encontréis películas nuevas que os atrapen con su magia y que os reencontréis con otras que son y serán siempre grandes obras maestras del género.

 

 

Rubén Arenal

Comenta que que ha parecido este artículo en nuestro grupo Amigos de AccionCine en Telegram o simplemente para charlar de cine entre amigos

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Revista ACCION

Modificado por última vez en Sábado, 13 Abril 2019 20:46
Valora este artículo
(0 votos)
Rubén Arenal

Nací en Cantabria en 1987 y uno de los primeros recuerdos de mi infancia es estar con cuatro años en la sala de cine viendo La bella y la Bestia (1991) con mi padre. Pasaron los años hasta que una noche vi en televisión Lawrence de Arabia y recuerdo que tras ver la película quedé extasiado. Desde entonces, el cine dejó de ser un entretenimiento y se convirtió en una herramienta con la que aprender y crecer como persona, ya que considero que una película tiene la capacidad de arañarte por dentro y dejarte cicatrices: algunas son superficiales y se curan con facilidad y, otras, te acompañan de por vida. Después de tantas “cicatrices”, decidí escribir sobre cine para contar mis experiencias tras ver una película y mostrar las “cicatrices” que me han dejado las mismas.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp