Crítica de la película Tras la línea enemiga

Un buen drama bélico cargado de una acción trepidante

En el año 2001 llegaba a los cines esta película, dirigida por John Moore (El vuelo del Fénix, La profecía: Omen 666, Max Payne, La jungla: Un buen día para morir, Amenazados en la red) y en la que nos sitúan la historia en un portaviones americano tras finalizar la guerra de los Balcanes cuando continuaban las misiones de reconocimiento en Bosnia con cazas americanos. Es entonces cuando, en víspera de Navidad, el contraalmirante Leslie McMahon Reigart (Gene Hackman) ordena una nueva misión de reconocimiento a dos de sus pilotos, Chris Burnett (Owen Wilson) y Jeremy Stackhouse (Gabriel Macht), quienes tras acudir a investigar una señal con su caza, son derribados por las fuerzas rebeldes bosnias, iniciando una misión de supervivencia para lograr escapar de las fuerzas rebeldes que quieren asesinarles mientras van descubriendo las atrocidades que a su paso cometen estos rebeldes.

Inspirada en la historia real del piloto Scott O´Grady quien el 2 de junio de 1995 fue derribado en suelo serbio durante una misión de reconocimiento, teniendo que sobrevivir durante 6 días mientras todas las fueras rebeldes trataban de encontrarlo y asesinarlo.

Enfocada como un drama de guerra cargado de acción, la película engancha desde el primer minuto cuando vemos a estos dos pilotos, ya montados en el caza a punto de despegar en una de esas misiones de reconocimiento, y de repente, vuelven a anularles el despegue, provocando la desesperación de Brunett (Owen Wilson) quien no ve sentido que un piloto esté en tierra todo el día sin poder volar, presentando su dimisión al contraalmirante Leslie McMahon Reigart (Gene Hackman), quien le increpa por querer dejar la armada para pilotar un Airbus comercial y haber perdido la ambición de sus inicios, explicándole que no todo puede ser acción, también hay que tener rutinas para fortalecer la disciplina, lo cual prepara para la guerra, a lo que Brunett responde: “No estamos en guerra, si estamos en guerra, ¿por qué no se actúa en consecuencia? La misión es despegar, dar una vuelta y regresar. A veces fingimos que estamos en plena batalla pero sólo hacemos eso, fingir. No combatimos, sólo observamos” “Alégrese de no entrar en combate teniente porque con su actitud no duraría mucho…”. Esta discusión marcará a Brunett, quien durante toda la película tendrá que sobrevivir por sí solo frente a un ejército que trata de matarle, demostrando a Reigart lo bien que sabe apañárselas sólo.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp