Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Siete Psicópatas ***

Jesús Usero 24 Feb 2013

Curiosa película de violencia y psicópatas, consciente de su origen… Siete Psicópatas es un perfecto ejemplo de metalenguaje, una película algo absurda que se aprovecha de ello, de su supuesta bobería porque sabe que es boba y, sobre todo, sabe que es una película. Porque la trama de Siete Psicópatas juega con el hecho de ser una película dentro de una película y, durante la mayor parte de su metraje, lo hace con mucha inteligencia y de forma divertida, aunque no lo haga hasta el final y no encajen todas las piezas. Se convierte en una película divertida, inofensiva y muy curiosa. Diferente a la anterior película de su director, Martin McDonagh, pero con un tono que sin duda recuerda a aquella. Aunque para disfrutarla completamente, hay que aceptar el juego que propone.

Un juego que parte de un guionista, Colin Farrell, en crisis creativa, dominado por un alcoholismo que niega y con un guión que hace tiempo tenía que haber entregado, Siete Psicópatas. Con ayuda de su peculiar amigo, Sam Rockwell, al menos los psicópatas de su guión comienzan a tomar forma en su cabeza, lo que les llevará a enfrentarse a un mafioso cabreado y a terminar en un curioso viaje al desierto donde terminar la historia. Entre todo el caos, nos cuentan la historia de esos siete psicópatas parte de la película que serán incluidos dentro de la otra película…

Por eso decía que Siete Psicópatas y sus personajes parecen completamente conscientes de que forman parte de una película. La forma en que escriben el guión y la historia real pasa a ser parte del guión (Rockwell contando el que sería final perfecto de la película, la historia del cuáquero, lo que nos lleva al de la “vida real” o al verdadero final de la película…), el tema del alcoholismo tomado con humor negro… Hay un diálogo en la película en el que Walken (sensacional como siempre) acusa a Farrell de que sus personajes femeninos son inverosímiles y bobos… porque los personajes femeninos de la película lo son… y encima Abbie Cornish y Olga Kurylenko apenas aparecen en pantalla. Aunque Cornish tiene un plano bajo la lluvia…

Con ese humor bizarro y ese juego entre personajes que saben que son personajes, ante todo en su primera parte la película funciona de forma brillante. La presentación de cada psicópata es genial y cada uno es más bizarro que el anterior. Y más salvaje. Luego la película toma un derrotero distinto, con el viaje al desierto huyendo de Woody Harrelson, y es cuando se pierde más y naufraga y llega a decepcionar con la caída de ritmo, pese al excelente final. Como ese personaje del conejo blanco, brillante, que desaparece. O las mujeres… qué desperdicio.

Lo que queda es una película que es demasiado consciente de lo que es y de sus limitaciones, con un salvaje tratamiento de la violencia (ojo al cementerio), con mucha sorna, con una historia que se promete muy interesante, pero luego decae antes del tramo final. Imperfecta, divertida, con un muy buen reparto y con mucha sangre. Aunque puede que el título despiste a más de uno. Una buena película.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Jueves, 07 Marzo 2013 10:41
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.