Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Un Asunto Real ****

Drama de época estupendo, otra gran película del cine nórdico, danés en este caso. Que parece que lo estamos descubriendo ahora, pese a que antes ya tuvimos a los Bergman y similares, pero de un tiempo a esta parte el cine del norte de Europa, con Suecia a la cabeza, nos ha conseguido encandilar, desde la saga Millenium a Headhunters, poblando además el panorama de Hollywood de una nueva oleada de actores y directores que empiezan a protagonizar superproducciones americanas con cierta frecuencia. Eso mismo sucede con los dos protagonistas de Un Asunto Real, la sueca Alicia Vikander y el danés Mads Mikkelsen. A ella la podemos ver en Anna Karenina, el primero de muchos trabajos en Hollywood. A él llevamos tiempo disfrutándole, y ahora será el nuevo Hannibal Lecter en la serie de NBC.

La trama de Un Asunto Real nos traslada a la segunda mitad del siglo XVIII, bajo el reinado de Christian VII en Dinamarca y en los albores de la Ilustración, cuando la joven reina, de ideas liberales, se encuentra con el nuevo médico del rey, Johann Struensee, con quien vivirá un tórrido romance, al tiempo que ambos convencen al rey para hacer profundos cambios en Dinamarca y acercarla a una idea de justicia e igualdad nunca antes vista en Europa, previo incluso a la revolución francesa. Pero las cosas no siempre salen bien para los idealistas, como la Historia demuestra. Romance, intriga palaciega, revolución… la película danesa, nominada al Oscar (junto a la noruega Kon Tiki, otra muestra del éxito de esa escuela de cine), tiene de todo un poco y nunca llega a aburrir.

La película tiene una producción impecable, de esas, como Anna Karenina, nos trasladan a otro tiempo y lugar lleno de palacios lujosos, grandes bailes, revoluciones del pueblo… Y lo creemos. La llegada de la reina a Copenhague es buena muestra de ello. Es una superproducción, pero danesa. Sabe economizar y mostrar lo que debe y cuando debe, como ese momento escalofriante hacia el final con esa explanada llena de gente. Pero lo hace con contención, centrándose en los interiores y esas intrigas y romances de palacio, con un soberbio grupo de actores, como los mencionados Vikander y Mikkelsen dando vida a la reina y Struensee respectivamente, o Mikkel Boe Følsgaard dando vida a un rey Christian mezcla de tirano y Mozart del cine.

Y cercana a nuestra propia historia, como ese momento en el que Mikkelsen augura que la tierra si no estará en manos de la oscuridad y los confesionarios. De los reaccionarios. La vida misma en España en la época… Y en esa trama histórica atrapa la historia, bien narrada, bien escrita, muy bien interpretada. Pero con el lastre de la relación romántica, que hace que la película alargue la trama innecesariamente. Sí, la historia de amor es importantísima. Pero se relame demasiado en ella. Se recrea demasiado. Pequeña queja para una película brillante por momentos, aplicable a cualquier tiempo y lugar, sobre todo en España… Excelente para los tiempos que corren, pese a ser del siglo XVIII. Gran cine de época con sabor a Oscar.

Jesús Usero

Opiniones del público a cargo de nuestro redactor Víctor Blanco.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Jueves, 07 Marzo 2013 10:46
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.