Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

The Host **

Jesús Usero 20 Mar 2013

Otra adaptación de una novela de Stephanie Meyer cargada de romanticismo adolescente. Y, para quien no conozca la obra de esta autora, baste mencionar que sus novelas más conocidas son la saga Crepúsculo. Así que pueden imaginarse por dónde van los tiros en esta adaptación de supuesta ciencia ficción, con un argumento que en principio resulta interesante, y que podía haber dado muchísimo juego de ser tratado de otra forma, pero que termina deslizándose entre los caminos del romance adolescente más previsible, según los designios de su creadora. Porque hay cosas interesantes en The Host. Otra cosa es que decidan aprovecharlas o no. Que decidan lanzarse a lo obvio en lugar de explorar territorios más inexplorados.

La historia nos lleva a un futuro en el que la raza humana está al borde de la extinción. Una especie alienígena de almas que se implantan en nuestros cuerpos y eliminan nuestra personalidad, casi ha barrido de la faz de la tierra a los humanos. Algunos pocos sobreviven escondidos. Cuando una joven reciba su nueva alma, la lucha entre ambas personalidades, la alienígena y la humana, llevará al personaje a viajar junto a un grupo de refugiados humanos mientras es perseguida por unos y odiada por otros. Como he dicho la trama promete, o prometía, mucha más variedad de inicio. Una especie de La Invasión de los Ladrones de Cuerpos para adolescentes. Pero nunca entrega lo que promete.

Le ocurre como a Crepúsculo y otras obras juveniles. Le ocurre lo que no le pasaba a la superior Hermosas Criaturas. Se lanza al romance más bobalicón sin complejos y no explora el universo que ofrece. La metáfora de nuestra sociedad corrupta reeducada y salvada por las almas, la lucha por la libertad, el adoctrinamiento al que nos someten hoy día, lo que realmente supone ser humano… Todo eso es tocado de pasada, como si no interesase. Lo mismo con las escenas de suspense o acción. Limitadas a pequeños detalles. Todo el peso recae en el cansino triángulo, mejor dicho cuadrado, amoroso. Y eso agota la fórmula y la película.

Pese a la gran puesta en escena de Andrew Niccol, con unas localizaciones muchas veces espectaculares, el buen uso de los recursos económicos (que no son muchos y lucen como mucho más) y que Saoirse Ronan o Emily Browning no son Kristen Stewart gracias a Dios. Son actrices y muy buenas. O pese al trabajo de William Hurt, siempre sensacional. Pese a todo, toda la fuerza visual o el interés se diluye debido al guión y algunos diálogos (sobre todo algunos monólogos interiores entre la protagonista y la huésped) que provocan la risa y el sonrojo. No, no es peor de Crepúsculo. Tiene detalles muy superiores. Pero al final es más de lo mismo. Una película del montón sin la fuerza necesaria para interesar a quien no sea fan de la escritora o de sus historias anteriores. Ella sabe lo que su público quiere y se lo da en grandes cantidades. Los demás nos quedamos… con un mal sabor de boca. Porque la historia prometía mucho más.

Jesús Usero.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Modificado por última vez en Lunes, 01 Abril 2013 16:04
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.