Varios positivos en Covid-19 han provocado retrasos en su rodaje, lo que ha provocado que los primeros capítulos de la serie se vayan a emitir en noviembre, dos meses después de lo que estaba previsto.

      La serie de ficción policiaca con tintes sobrenaturales Estoy vivo, creada por Daniel Écija, se emitirá por primera vez en noviembre, cuando el resto de temporadas arrancaron su emisión a finales de septiembre en TVE. El motivo es que el coronavirus ha afectado a toda la planificación del rodaje, tal y como han explicado fuentes cercanas al proyecto a El Confidencial: “Teníamos que haber empezado a rodar en junio, pero ese mes estaba la pandemia aún en auge en España. No se sabía lo que podía pasar. Por eso se retrasó todo hasta agosto y, aunque parezca que no es mucho tiempo, en estos proyectos dos meses es mucho tiempo”.