Crítica de la película Hombre muerto no sabe vivir

Interesante propuesta con un fantástico reparto pero con un tono no siempre acertado.

       Ezekiel Montes es un director que no será un nombre conocido todavía para el gran público, pero lleva mucho tiempo levantando proyectos desde el sur de España como productor, director y guionista. Y cuando se trata de sus trabajos como director, en varias ocasiones ha demostrado un gusto por el cine negro, con criminales como protagonistas y con grandes dosis de violencia, que, salvando las distancias, evidentemente lo acercan a lo que hace Tarantino. Se ven las influencias, aunque la distancia sea enorme. Porque pese a su voluntad, empeño e incluso buen tino y acierto en muchas ocasiones, en otras la película descarrilla por completo y consigue que desconectes por completo de la historia.