El actor ha revelado que decidió no hacer campaña para ser nominado al Oscar el próximo mes de enero por su papel de Tony Stark en Vengadores: Endgame.

El fin del sueño para muchos fans de Marvel. Aunque siga existiendo la posibilidad de que los miembros de la Academia nominen por su cuenta y riesgo al actor, sin la campaña entre ellos y el empujón necesario, dicha nominación se antoja casi imposible. Pero así ha sido, fue decisión del propio Robert Downey Jr. no presentar candidatura ni hacer campaña, y hace unos días comprobamos que en la web de Disney destinada a la campaña para las nominaciones, en el caso de Endgame se apuesta por directores, película o guión adaptado, pero no mejor actor protagonista para Downey Jr., algo que había molestado a los fans, aunque ahora ya sabemos por qué.

Scorsese ha levantado ampollas llamando a las películas de superhéroes Parques Temáticos y Robert Downey Jr. ha hablado del asunto intentando calmar los ánimos en redes sociales.

Cualquiera que tenga redes sociales sabe que Martin Scorsese no es precisamente la persona más querida del mundo en estos momentos. El director hizo unas declaraciones hace unos días en las que mencionaba que el cine de superhéroes no era realmente cine, porque tan brillantemente realizadas como estaban, el auténtico cine es el de seres humanos intentando transmitir experiencias emocionales y psicológicas a otro ser humano. Para él lo más parecido que había a ese tipo de cine eran los parques temáticos. A partir de ese momento os podéis imaginar a los fans del género más popular de nuestros tiempos, atacando a Scorsese con todo tipo de argumentos, desde los más elaborados e incluso brillantes, a aquellos más peregrinos y surrealistas.

Los fans de la película han creado una petición en Change.org para que el actor de Vengadores: Endgame sea considerado para al menos ser nominado al Oscar por su interpretación en esa película.

Parece ser que Disney apuesta por Vengadores: Endgame como una de las candidatas a los Oscars que se celebrarán a inicios de 2020. La compañía ha lanzado una página web para la consideración de los miembros de la Academia, en la que figura de forma prominente Endgame, pero de todas las nominaciones a las que presentan la película, no han incluido a Robert Downey Jr. Disney presenta candidatura a Mejor Película, Mejores directores para los hermanos Russo, Mejor guión adaptado para Christopher Markus y Stephen McFeely, y mejor fotografía para Trent Opaloch. Son premios importantes en los que quiere que nominen a la película, pero…

Según apunta un rumor, el actor Robert Downey Jr. habría firmado para volver a interpretar a Tony Stark en Ironheart serie para Disney+. Eso sí, solo su voz.

No hay nada confirmado, y la siguiente noticia es un rumor por ahora, pero todos los medios se han hecho eco del rumor que ha sido anunciado por la web We Got this Cover y que parece tener su base en una fuente anónima que ha hablado del tema en cuestión, el regreso de Iron Man o Tony Stark, a Marvel, en Disney+ en la serie Ironheart. Una serie que no ha sido confirmada por el momento pero que es uno de los muchos rumores de Marvel y Disney+.

El actor que da vida a Iron Man en el universo cinematográfico de Marvel ha subido una foto a redes sociales de un desayuno junto a sus coprotagonistas femeninas en Vengadores Endgame.

Lo que sí avisamos desde el principio es de que la foto en sí contiene VARIOS SPOILERS, así que, por favor, evitadla si no habéis visto la película o al menos echadle un vistazo rápido sin darle mayor importancia y sin buscar detalles en la misma. El caso es que Robert Downey Jr. ha movido de nuevo a los fans en redes sociales, gracias a una foto que seguramente sólo él podría realizar.

Downey Jr. y Duvall lideran este buen drama judicial. De hecho, si hay un motivo por encima de todos los demás para ver esta película es, sin lugar a dudas, el duelo interpretativo entre los dos actores, perfectamente acompañados por una lista de secundarios de gran calibre hasta en minúsculos papeles. Verles cara a cara y recordar que antes de ser una gran estrella, Robert Downey Jr. era un enorme actor, merecen el precio de la entrada. A veces se nos olvida que no todo son superproducciones o cine de superhéroes, y que el actor que da vida a Iron Man o Sherlock Holmes, es capaz de otros registros, otras aventuras cinematográficas, con menores presupuestos pero con mucha miga también. Y espero que nadie se confunda. No estoy atacando el género de superhéroes o el cine comercial. Cualquiera que me conozca un mínimo sabe que me encanta.

La muerte de su madre hace que un abogado de gran éxito y pocos escrúpulos regrese a su ciudad natal. Allí hará frente a los recuerdos, la familia, los amores de juventud y, sobre todo, a su padre, con el que tiene una guerra abierta. Cuando éste último, juez de la ciudad, sea acusado de asesinato, tendrá que defenderle en un juicio que sacará lo peor de ambos. Aquí es donde nos encontramos con lo peor de la película, su punto débil. La sucesión de tópicos, historias contadas una y mil veces (el pueblo al que no se quiere volver, el éxito profesional y fracaso personal, la hija, la lucha con el padre, el amor de juventud., los hermanos…), y falta de originalidad es tan alarmante que uno sabe perfectamente lo que va a suceder a continuación. Paso por paso. Bien contado todo, con grandes actores, pero nada nuevo bajo el sol.

El reparto defiende lo suyo con enormes dosis de talento. Robert Duvall sigue siendo una presencia enorme (ojo, que el actor apareciese en Matar a un Ruiseñor y ciertos parecidos entre ambas películas, no parece coincidencia, la verdad) y Downey Jr. nunca le pierde el ritmo, con un par de escenas dramáticas (la del cuarto de baño es inolvidable…) memorables. A su lado Vera Farmiga, Billy Bob Thornton, Vincent D’Onofrio, David Krumholtz, Dax Shepard, Leighton Meester, Sarah Lancaster o Balthazar Getty son lo que se dice un acompañamiento perfecto. Lo dicho, son motivos más que de sobra para ver la película.

La parte de drama judicial, con todo el caso de asesinato y demás, aporta bastante interés a la película, que, con todo, dura demasiado, casi dos horas y media, pero nunca se hace aburrida. De nuevo, casi siempre gracias a los actores y su gran trabajo. Así se superan algunos baches narrativos y de ritmo, algo a lo que también ayuda el juicio y la investigación, aunque, de nuevo, sepamos qué va a suceder. No importa. Lo importante son las emociones, ese viaje de regreso al pasado que conocemos, pero que se hace interesante por quién lo vive. Esa sensación de mirar con nostalgia y tristeza el tiempo perdido, pero con la esperanza del futuro. En todo eso sale triunfante El Juez, con elegancia y soltura. Y no es fácil en los tiempos que corren.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Crítica de la película Iron Man 2

Lo diré rápido y fácil, como los GEO de REC 2: Iron Man 2 me gusta más que Iron Man 1, y aquélla ya me pareció bastante buena.

La primera entrega de Iron Man era bastante mejor que casi todas las adaptaciones de los superhéroes Marvel que se habían hecho hasta ese momento, con la excepción de las dos primeras entregas de X-Men, y sin la excepción del Spiderman de Raimi, que en su primera entrega no me acabó de gustar, quizá por exceso de moñez babosa y falta de cera limonera de la buena, y en las dos siguientes mejoró algo (vamos que había más leña y más supervillanos y menos besuqueo tontarras para adolescentes), pero sin llegar a impresionarme tanto como a otros.

La segunda me parece aún más divertida si cabe.

Cierto es que, como dice mi colega Jesús Usero, contiene algunas incongruencias de guión (caso del agente de SHIELD que dejan como niñera de Tony Stark y ni se entera de que el pájaro ha volado después de soltarle un discursito amenazador algo soplagaitas, la verdad) y otras que afectan a su función como pieza de la operación de desembarco de los superhéroes Marvel en el cine, como el hecho de que finalmente la relación o vinculación de Stark con la organización que dirige Nick Furia no sea tal y como la proponían en el desenlace de la versión más reciente de Hulk, donde el general Ross encarnado por William Hurt le comenta a Stark su participación en la Iniciativa Vengadores), pero esa falta de coherencia con el puzzle de traslado del Universo Marvel a la pantalla grande no me molesta, porque siempre he pensado que a veces cargamos a las películas con un lastre que no les corresponde, que pertenece a cuestiones ajenas de algún modo a la propia película. De manera que la falta de continuidad que puede observarse en este Universo Marvel cinematográfico actualmente en construcción se me antojan leves para la propia coherencia de Iron Man 2.

Dicho esto, y advirtiendo que, como al amigo Usero a mí también me habría gustado que le dieran más tiempo y participación en el relato a la Viuda Negra (Scarlett Johasson), que no en vano protagoniza la escena de acción mejor coreografiada y visualmente expresada de toda la película (cuestión de alegrarse las córneas, dicho sea de paso), no tengo nada realmente serio que reprocharle a esta película. Obviamente no es lo que fue El caballero oscuro para Batman Begins, ni yo lo esperaba porque obviamente el personaje del Hombre de Hierro, por mucha saga de El demonio en la botella que esgrimamos sus seguidores, entre los cuales me cuento, para demostrar la madurez de sus planteamientos argumentales, no es el Hombre Murciélago: Tony Stark puede protagonizar una caída al infierno, pero Batman directamente vive en su propio infierno.  No obstante, Iron Man 2 cumple de sobra con lo prometido, que no es otra cosa que un buen rato de entretenimiento, secuencias de acción y espectáculo garantizado por una historia que al menos funciona y no ofende la inteligencia del espectador, y en la que, si bien el enfrentamiento con los drones y el ataque contra la convención Stark es visualmente confuso, encontramos varios momentos de combate con el villano de turno, servido con eficacia y su muy peculiar estilo por Mickey Rourke (que compone su personaje sobre todo con la voz), que rescatan para el cine el verdadero espíritu cañero de los combates de Iron Man en las viñetas, con los rayos repulsores a tope.

Además creo que han organizado bastante bien la incorporación al relato de Máquina de Guerra, y me parece que Jon Favreau ha captado muy bien la esencia de lo que debe ser una película de superhéroes, tomando prestado el espíritu del tebeo de superhéroes para el cine. Si a ello le añadimos otros detalles, como la química que han conseguido desarrollar Robert Downey Jr. y Gwyneth Paltrow, o la capacidad del primero para dar al cine una de las imágenes más humorísticas, chulescas y al mismo tiempo humanas del superhéroe tradicional, no cabe sino limitarse a disfrutar de este nuevo encuentro con la versión cinematográfica de el Hombre de Hierro.

Eso sí, he echado en falta más cameos, por lo menos de Bruce Banner, aunque el chiste con el escudo del Capitán América está muy bien. Ni al pobre Stan Lee, que sale sólo en plan relámpago, le han dejado lucirse.

Por cierto: ¡Película de la Viuda Negra para ya mismo, por favor!

Lo de Scarlett Johansson me recordó, salvando las distancias, lo de Michelle Pfeiffer como Catwoman en Batman vuelve.

Como dice el amigo Usero: no me importaría que esta mujer me diera una paliza.

Miguel Juan Payán

Compártelo en tu perfil de facebook Compartir

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp