Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 104

Cortometrajes

03 Sep 2009
24572 veces

LA REVISTA ACCIÓN Y LOS CORTOMETRAJES

En un intento por ayudar a difundir las actividades creativas de nuestros lectores, la web de la revista Acción, abre este espacio para que sirva como ventana de promoción a los cortometrajistas que quieran enviarnos sus trabajos.

El pionero que inaugura esta nueva andadura de Acción en el apasionante e imprescindible mundo del cortometraje, que tanto necesita de más ventanas de difusión, es el amigo Mario Carbajosa. Como él mismo nos explica en su menaje nos remite dos de sus trabajos para un festival de Almería en el que los cortos sólo podían durar 90 segundos: Sin rumbo y Vida perra.

El límite de tiempo es sin duda un obstáculo, pero sólo si dejamos que sea un obstáculo y no lo convertimos en todo lo contrario, esto es: un apoyo. A Mario la jugada le ha salido bien en lo que a narrativa audiovisual se refiere porque ha condensado al máximo su propuesta en ambos cortos, hasta el punto de que podrían considerarse algo así como dos viñetas de la vida cotidiana de dos tipos muy peligrosos.

A Carbajosa le va el mundo del crimen como entorno para sus historias, y es más cineasta de hechos que de palabras (sabia elección por su parte contando sólo con 90 segundos de metraje). Juega en el territorio de lo breve para seguir la norma que le impusieron de partida, y ello le lleva a ser escueto y contundente. Sospecho que la escena de tortura del Señor Rubio/Vic Vega (alias Michael Madsen) en Reservoir Dogs y las sobradas de Tommy De Vito (alias Joe Pesci) en Uno de los nuestros se cuentan entre sus momentos de cine favoritos.

Pero lo más curioso de su propuesta es esa manera de insinuar más que mostrar, de dejar la violencia suspendida en el tiempo, sólo en su principio, divorciada de sus consecuencias. Dejarnos cortado el asunto sin pasar a mayores puede resultar para algunos más inquietante que si se hubiera lanzado a la piscina del gore desatado y brutal, porque cada espectador tendrá que rellenar el espacio en blanco que dejan sus imágenes con su propio álbum de inquietudes y miedos.

Pero sin duda habrá quien piense que al no mostrar las consecuencias de la violencia se le quita importancia.

Será el espectador quien tenga que rellenar el puzzle según sus propias inclinaciones. ¿Nos convierte eso en cómplices?

Por supuesto entiendo que ese recato en lo que al tratamiento de la violencia se refiere puede obedecer más a cuestiones de tiempo y de presupuesto que a una elección creativa voluntaria, pero en todo caso ese llegar justo a la frontera entre lo que se puede mostrar y lo que no es una de las cosas que me ha parecido más sugestiva de estos dos cortos.

Miguel Juan Payán


www.ciao.es
Valora este artículo
(0 votos)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.