Sergio Pablos y su equipo nos hablan de Klaus

El fundador del estudio de animación SPA ha tenido la nada sencilla tarea de realizar la primera película de animación exclusiva de Netflix. Él y su equipo, nos hablan de la película que se va a convertir en un fenómeno estas navidades.

El origen de Santa Claus contado desde un punto de vista completamente distinto, como una historia de orígenes cercana a la que puede tener un superhéroe, pero a la manera de un cuento navideño en el que un joven cartero llega al pueblo más remoto e inhóspito, con dos clanes dispuestos a exterminarse, y con una misión, repartir cartas. Allí encontrará a Klaus, un anciano ermitaño y artesano, que le propone repartir los juguetes que ha creado entre los niños del pueblo. Así, entre pruebas y errores, no sólo cambiarán el destino del pequeño pueblo y de ellos mismos, sino que nacerá la leyenda de Papá Noel. Una pequeña joya creada por Sergio Pablos, de quien siempre oímos que es el creador de Gru, pero es mucho más. Ha trabajado durante años en Disney y ahora tiene su propio estudio, de animación tradicional pero con carácter revolucionario, como la propia película. Hasta allí nos trasladamos para hablar con él y su equipo, además de asistir a una demostración de cómo una película de animación tradicional en 2D da un salto a una nueva dimensión gracias a un nuevo sistema de iluminación y volumen que revoluciona el medio. Creednos, ver la evolución de una escena desde el concepto a las últimas sombras es simplemente sensacional.

También hablamos con los hermanos Sergio y Edgar Martins que nos contaron su papel en SPA, el estudio Sergio Pablos Animation situado en Madrid, y colaboradores del director de la película, en storyboard y animación. “El storyboard dibuja la historia y la animación se encarga de la interpretación. Esa es la diferencia principal entre lo que hacemos. Yo me encargo de ayudar con los storyboards y Edgar está en con la animación”. Además ambos son modestos pese a su responsabilidad, y hablan de un trabajo de decenas de personas. De hecho mencionan mi camiseta de Alien, para hablar de la importancia de los storyboards pero que sin el resto del trabajo, no son nada, igual que la animación. Y también habla Sergio Martins de cómo los actores llegan posteriormente al diseño. “Con el storyboard encontramos quién es ese personaje y luego llega la animación…” a lo que Edgar añade “Entonces entramos en la animación. A veces buscamos en la red diversas voces de actores para ver cuál es la opción correcta para cada personaje y en qué dirección seguir. Si sólo te guías por el storyboard a la hora de elegir un actor y no investigas y pruebas antes con la animación, puedes cometer un error enorme”.

Allí estaban también Szymon Biernacki y Marcin Jakobowski, directores de arte de la película y diseñadores de producción, quienes tienen claro la importancia de la ciudad que ellos mismos crearon y que sirve de punto de arranque y de hogar inesperado para el protagonista. Una historia que tienen claro desde el principio que emana de la ciudad “Teníamos claro el destino al que queríamos llegar, siendo una historia que cuenta el origen. Y a partir de ahí trabajábamos para crear el entorno, el pequeño pueblo, tomando referencias de Escandinavia, de Groenlandia, Islandia, Noruega… en general buscábamos el look y los colores de un pueblo escandinavo, pero luego teníamos que corromper esa imagen para que se convierta en este lugar gris y amenazante del inicio y poco a poco se transforme en lo que finalmente conocemos”, dice Biernacki, a lo que su compañero añade “También quitamos elementos de las estructuras para que pareciese una ciudad medieval en algunos aspectos, en las estructuras y las casas, por ejemplo. Porque esta ciudad está en una isla, aislada, lo que puede hacer que evolucione de una manera ligeramente diferente al resto del país. Por eso también recuerda a un cuento victoriano”.

Por supuesto hablamos con el responsable de la película, Sergio Pablos, quien debuta en la dirección tras décadas dedicado a la animación, desde El Jorobado de Notre Dame a Tarzán, pasando por Hércules (era el responsable de la animación de Hades, ni más ni menos). Cuando mencionamos ¡Qué Bello es vivir! Como posible referente de Klaus, el director lo tiene claro “efectivamente, esa era una de las referencias. De hecho cuando lanzábamos el pitch de la película, decíamos que imaginasen una película de Frank Capra animada”. El autor nos habla también de Milagro en la Calle 33, o de Dickens, obviamente. “Supuestamente no debería funcionar con elementos tan dispares, pero si los ingredientes están en su justa medida, funciona”. Para él hay dos elementos claves que tiene la historia y que necesita para funcionar “Para mí la ironía es imprescindible. La ironía y el conflicto son lo que hacen que funcione una historia. Aquí la ironía reside en un personaje que cree que la felicidad está en las cosas materiales que posee, y que tiene que pasar un calvario para recuperarlas, y darse cuenta de que nunca fueron importantes en un principio. En eso y en que todo lo que es bonito y dulce de Santa Claus surgen de las acciones de un tipo que es lo más egoísta del mundo”. Por supuesto desde el principio han de crear una historia para toda la familia “ya hace tiempo que la industria entiende que estamos ante un tipo de cine familiar, no infantil”. Por supuesto hay que hablar de la decisión de volver a la animación tradicional, para alguien como él que llegó a abrazar la animación 3D, pero que no encontró lo que buscaba. Allí para todo problema las soluciones son técnicas, y él no funciona así, busca soluciones creativas. “Si algo no funciona, dibújalo mejor, mi cabeza funciona así. Y el medio para expresarse para una persona así es la animación tradicional. Y si la gente me dice que el 3D es una evolución del medio y que lo tradicional ya no se hace, le digo que no estoy de acuerdo. Que es una bifurcación, no una evolución…” Todo se trataba de buscar el proyecto ideal, una película que no hiciese como hizo Disney con los últimos intentos de animación tradicional, vivir de la nostalgia. La audiencia ya tiene eso. Hay que darle algo nuevo a la audiencia y eso han intentado con Klaus, la primera apuesta animada de Netflix y una de las mejores películas navideñas que recuerdo. Una maravilla que nos presentaron desde dentro sus responsables.

Jesús Usero

Comenta que que ha parecido este artículo en nuestro grupo Amigos de AccionCine en Telegram o simplemente para charlar de cine entre amigos

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine 

Revista ACCION

Modificado por última vez en Miércoles, 20 Noviembre 2019 07:35
Valora este artículo
(0 votos)
Jesús Usero

Periodista cinematográfico experto en televisión

Artículos relacionados (por etiqueta)

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp