Crítica de la película Antes de la quema

Curiosa comedia española en torno a Cádiz y el mundo del crimen.

Curiosa sobre todo porque en realidad no es una comedia, sino que tiene que ver más con el cine de mafiosos, a la española, pero pasada por una capa de imaginación española y, sobre todo, gaditana, con su carnaval de fondo. Una ciudad en la que la mitad adora el carnaval, y la otra no tanto. Sobre esa confrontación y sobre las peculiaridades de la fiesta, del carácter de la gente y de la gente que viene de fuera, se elabora una película en la que Fernando Colomo sabe exprimir ambas vertientes, el drama y la comedia, el cine de género y el humor más localista. Que es quizá su mayor talón de Aquiles… la sensación de que con este mismo reparto y sin comedia, hubiese quedado una película de género mucho más redonda.

Salva Reina da vida a Quique, un gaditano que tiene problemas de dinero, pero que consigue un trabajo a media jornada en la planta que va a inaugurarse en Cádiz y que servirá para quemar la droga incautada por la Guardia Civil. Por eso un grupo de personajes muy curioso quiere asaltarla, antes de que se inaugure y antes de la quema, aunque quizá todo eso choque con los planes que el propio Quique tiene preparados, y con involucrarse románticamente con quien no debe… Un grupo de personajes que desde lejos puede parecer rocambolesco, pero que encaja una vez nos acercamos a ellos.