Crítica de la película Adios

Thriller de venganza o película criminal, pero con pulso y un magnífico reparto.

Unos dirán que es una película sobre una venganza y cómo se ejecuta o no. Sin duda no les falta razón. Otros nos comentarán que en realidad es una película sobre los muchos elementos criminales, familiares o no, que habitan en Sevilla, especialmente en Las 3000 Viviendas, donde se desarrolla la historia. Tampoco estarán equivocados por completo. Una película que juega en algunos aspectos, a ser el reverso de Grupo 7, película de corte más policíaco, también ambientada en Sevilla, con Mario Casas, y con el tema de las 3000 viviendas. Y aunque la película de Paco Cabezas también tiene un elemento policíaco importante, su discurrir tiene las raíces en otros géneros, como hemos mencionado antes.

Mario Casas da vida a un preso en tercer grado, que una noche se dirige a llevar a su mujer y su hija a casa antes de volver a dormir a prisión. Un accidente ligado al tráfico de estupefacientes acaba con la vida de la niña y el padre hará lo que sea necesario, incluso volver a contactar con su familia, para obtener su venganza y justicia. Porque en este caso, justicia y venganza son la misma cosa. La policía intentará ayudarles siempre que se quiten de su camino, aunque especialmente una agente, Ruth Díaz, será quien mejor comprenda lo que supone la pérdida para ese matrimonio humilde, con Natalia de Molina como la sufridora madre. El camino de todos esos personajes y de otros como los de Vicente Romero (sensacional como siempre) o Carlos Bardem, nos contará una historia que no es como pensamos.

La nueva película de Paco Cabezas, Adiós, se estrena el próximo 22 de Noviembre y en su reparto vuelve a contar con Mario Casas, con quien ya rodó Carne de Neón. Ahora nos traen una historia sobre unos padres que buscan justicia tras la muerte de su hija. Ambos tienen una gran química juntos, como se demuestra en esta entrevista, en la que nos hablan con mucho humor de la película, de rodar en las 3000 Viviendas de Sevilla, del trabajo juntos y, quién sabe, puede que el director incluso nos revele algunos detalles sobre una de las series más esperadas Penny Dreadful: City of Angels. Mucho de lo que hablar para una película que merece mucho la pena. Una película sobre ser capaz de decir Adiós...

Jesús Usero

Hogar, nueva producción de Netflix en España con Mario Casas y Javier Gutiérrez.

Después del éxito de series como Las chicas del cable y Élite Netflix apuesta de nuevo por una producción española titulada Hogar. La película, que acaba de comenzar su rodaje en Barcelona, cuenta con actores de la talla de Javier Gutiérrez (Campeones), Mario Casas (El fotógrafo de Mauthausen), Bruna Cusí (Verano de 1993) y Ruth Díaz (Tarde para la ira) bajo la dirección de Álex y David Pastor (Los últimos días).

Entrevista MARIO CASAS nos habla de la serie de Movistar INSTINTO

Hace ya un tiempo que no vemos a Mario Casas, uno de los actores de más éxito de nuestro país, en una serie de televisión como protagonista. Han pasado unos años desde que terminó El Barco y no había regresado hasta ahora, así que algo especial debe de tener Instinto cuando ha decidido ponerse al frente de la nueva serie de Bambú y Movistar +. Una serie oscura que nos ha permitido visitar su set de rodaje y hablar con su principal protagonista para hablarnos de todos sus secretos.

Video Crítica de la película El Fotógrafo de Mauthausen

Un pedazo de la historia que no debe ser olvidado, brillantemente reflejado en la pantalla.

Crítica de la película El Fotógrafo de Mauthausen de Mario Casas  

Un pedazo de la historia que no debe ser olvidado, brillantemente reflejado en la pantalla. El Fotógrafo de Mauthausen revisa la vida de los españoles encerrados en el campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, sometidos a trabajos forzados, ocultos al mundo exterior que vivía ajeno a su sufrimiento (y del resto de habitantes del campo) y asesinados continuamente por los nazis. Una historia similar a la que vivieron los judíos durante la guerra, pero que en esta ocasión nos toca un poquito más cerca. Combatientes, exiliados, capturados… la terrorífica historia de este campo de concentración y trabajos forzados fue expuesta por un fotógrafo, Francesc Boix, personaje interpretado por Mario Casas en la nueva película de Mar Targarona.

Crítica de la película El Bar de Alex de la Iglesia

Álex de la Iglesia mezcla surrealismo apocalíptico y thriller asfixiante, en esta excéntrica comedia urbana.

Un cierto aroma a El ángel exterminador, del incomparable Luis Buñuel, cruza por la atmósfera voluntariamente malsana de El bar desde el primer fotograma; mientras los personajes pelean por escapar de un lugar sin salidas de emergencia. Álex de la Iglesia conforma así un guion enclaustrado dentro de una propuesta espartana, compuesta por los mínimos elementos escénicos con los que barajar el misterio que planea en el ambiente.

Al lado de Jorge Guerricaechevarría, el responsable de El día de la bestia imagina una historia plagada de altibajos, y carente de momentos muertos o de estaciones de servicio en las que descansar las neuronas. A modo de filme de hornada catastrofista, el cineasta bilbaíno comienza la película con la presentación de un cuadro de tipos diferentes y totalmente desconocidos, diferentes y vecinos de entornos diferentes de la ciudad.

Crítica de la película Contratiempo

Interesante thriller español, entretenido y muy bien rodado. Aunque no perfecto, ni necesita serlo. Oriol Paulo, su director y guionista, ya demostró de sobra que sabía crear cine de suspense bien construido en torno a un muy buen reparto y una excelente puesta en escena con El Cuerpo, una película que aunque distinta en cierta medida a Contratiempo, posee un elemento en común, la intención de jugar al gato y el ratón con el espectador, proponerle un juego, un puzle que recomponer y con el que mantenerle interesado durante el tiempo de la proyección, ofreciéndole pistas pero de esas que no sabes de cuál puedes fiarte y de cuál no, para llegar a un final sorprendente que haga la experiencia entretenida para el público. Satisfactoria. Y Contratiempo lo consigue.

Un próspero hombre de negocios, joven adelantado, con familia y un futuro brillante, se ve envuelto en un oscuro caso, en el que es acusado de la muerte de su amante. Una abogada experta en estos casos, tratará de obtener toda la verdad del sujeto para intentar salvarle de la cárcel. Pero, ¿todo lo que cuenta es la verdad o hay distintas verdades dependiendo del punto de vista? Todo ello desde el momento en que un pequeño contratiempo cambia los planes de todos los personajes. A partir de esa premisa construye Paulo la película en torno a sus personajes centrales de verdad, encerrados en un cuarto, intentando que la verdad salga o no a la luz. El resto son recuerdos, historias, medias verdades…

Crítica de la película Palmeras en la Nieve de Mario Casas

Buen drama romántico con un gran reparto. No engaña a nadie Palmeras en la Nieve y da a los espectadores justo lo que promete, una historia de romance épico y prohibido en una época convulsa de nuestra historia, donde todo era completamente distinto a como entendemos el mundo ahora. Una película que no tiene nada que ver con mis gustos habituales, que los lectores conocen perfectamente, y que mantiene al espectador casi siempre interesado por lo que sucede en la pantalla, pese a su duración de casi tres horas, con una brillante factura técnica, un gran reparto, muy buen pulso narrativo y momentos más que interesantes. Incluso a quienes como a mí el género no nos llame la atención, la película es amena, entretenida y está muy bien contada.

Tras la muerte de su padre en 2003, una joven descubre el diario de su tío, enfermo de Alzheimer, en el que narra el viaje de ambos hermanos a la Guinea Ecuatorial que era parte de las colonias españolas en los años 50, donde llegaron para trabajar en una plantación de cacao. La historia de los dos jóvenes, llenos de sueños y ambiciones, se entremezcla con la época convulsa y llena de cambios que llevó a que Guinea dejase de ser parte de España, mientras que en el año 2003, la joven regresa al país para completar el puzle y descubrir qué sucedió realmente en aquel lugar, en la isla de Fernando Poo, cuando su padre y su tío tenían su edad, lo que hará que descubra un secreto del que nadie quiere hablar…

Gran trabajo del reparto, liderado por Mario Casas y Adriana Ugarte, como los dos protagonistas del pasado y el presente, ligados por un lazo de sangre y un secreto. Junto a ellos el talento también de nombres como Macarena García, Emilio Gutiérrez Caba, Celso Bugallo, Laia Costa, Luis Callejo, Emilio Buale, Fernando Cayo o Daniel Grao. Y se notan los medios y el talento de Fernando González Molina para poner en pie la historia, para darle fuerza visualmente, para hacerla atractiva a todos los públicos y no sólo a quienes busquen una historia de amor sin más. Vean por ejemplo la llegada del barco a Fernando Poo, o la salida de los españoles de Guinea, sin ir más lejos.

Es cierto que se le va algo la mano con la duración de la película, que podía haber sido reducida en alguno de los viajes de regreso a Guinea de los protagonistas, aunque donde realmente cojea es en la historia presente, mucho menos interesante que la del pasado, confusa a veces con las fechas y que apuesta más por el melodrama sensiblero, en lugar del romance épico e imposible de la historia del pasado. Cada vez que recuperamos a Killian la historia retoma interés. Ese es el mayor problema de una película bien construida que encantará a los fans del género o de su reparto, pero que además tiene suficiente cine en sus venas como para hacer pasar un buen rato a cualquier espectador. Que no es poco.

Jesús Usero

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Crítica de la película Ismael con Belén Rueda y Mario Casas

Drama familiar de buenos sentimientos y un reparto ejemplar. Y tras las cámaras un director que sabe lo que quiere y cómo quiere contarlo. Marcelo Piñeyro es un magnífico director argentino, al que muchas veces olvidamos debido al talento impresionante de gente como Juan José Campanella, pero que tiene en su haber películas tan interesante como Plata Quemada o El Método, o directamente joyas como Kamchatka (es difícil olvidar ese enorme y agridulce final), y que además tiene la virtud de saber aprovechar la posibilidad de rodar en Argentina y España. Aunque en esta ocasión no llega al nivel de trabajos anteriores, pero no por su elegante y precioso trabajo. Pero nos deja una más que apreciable película para las Navidades.

La historia de un niño de ocho años que se fuga de casa y viaja a Barcelona para conocer a su padre biológico, que no sabe nada de él. Allí conocerá a su abuela y a su padre, y, juntos, toda la familia intentará encontrar un camino que cierre viejas heridas y abra nuevos caminos. Una perfecta historia para esta época del año, con un par de giros interesantes, un muy buen director y un reparto que está a la altura de las circunstancias y nos ofrece humanidad, cercanía y sencillez en sus interpretaciones, para contar esta pequeña gran historia. Aunque, claro, habrá que quien la ataque sin piedad por su actor protagonista, lo cual empieza a ser tan obvio y ridículo que asusta.

Negarle a Mario Casas su talento a estas alturas de película resulta absurdo. El actor ha protagonizado un buen puñado de películas en las que se come la pantalla, por no hablar de lo mucho que atrae al público su presencia en una pantalla. Grupo 7, La Mula, Las Brujas de Zugarramurdi y ahora Ismael, deberían bastar para demostrar la variedad de registros y el enorme talento del actor, muchas veces encasillado por crítica y público. Si lo acompañamos de Belén Rueda (mucho más ligera y cómica que de costumbre, y se agradece ver que le dan otros papeles), el siempre enorme Sergi López, Juan Diego Botto o Ella Kweku, quien debuta junto al alma de la película, el niño Larsson do Amaral, cuya frescura resulta difícil de igualar.

Piñeyro sabe contar la historia, colocar el humor y dejar escenas muy bellas, conmovedoras, sencillas pero únicas, de tal forma que su elegancia narrativa hace que suba puntos la película, cuyo mayor pero es el guión, que no es ni mucho menos malo, pero tiene detalles que son bastante mejorables (el tema del racismo en el bar de carretera, la escena en el paseo marítimo, el pasado de la pareja, algún diálogo…). Si tirase menos de la historia romántica y más de la paternal, la película ganaría enteros. Pero con todo eso, Ismael hace sonreír, emociona y tiene golpes de humor geniales. Tiene corazón y tiene verdad detrás, tiene actores y un gran director. Y tiene detalles de Kamchatka, más que de Plata Quemada, para que me entiendan. De la vida real. Del futuro por escribir y las promesas por cumplir. Por todo ello merece la pena verla.

Jesús Usero

©accioncine

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

Página 1 de 2

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp