Accionstore

      Dentro del reparto español de la película, que también está plagado de rostros impresionantes del cine italiano, Ingrid García Jonsson y Silvia Alonso son las actrices más reconocibles y además tienen un talento enorme que demuestran liderando esta historia de terror, con gotas de slasher y giallo, que es Veneciafrenia, la nueva película de Álex de la Iglesia. Ambas actrices son parte de ese grupo de turistas realmente peculiares que llegan a la ciudad de Venecia desde España, y que tras la desaparición de uno de ellos, organizan su búsqueda sin saber que han viajado a la ciudad italiana en el peor momento posible. Como siempre es un placer entrevistar a ambas actrices que nos hablan del rodaje en Venecia, de Álex de la Iglesia y de toda la experiencia que ha supuesto la película. Veneciafrenia llega a cines el 22 de abril.

Jesús Usero

Crítica de Veneciafrenia

Crítica de la película Veneciafrenia

Giallo y slasher se dan la mano en la última película de Álex de la Iglesia.

      Una película que venía de una acogida tibia en Sitges que me hace preguntarme si hemos visto los mismos giallos o slashers antes de enfrentarnos a Veneciafrenia. La clave en la película está en el virtuosismo del director y de su forma de contar la película, realmente ligado a una fuerza maravillosa de la naturaleza detrás de las cámaras, a un reparto medido y con mucho talento y carisma, y a unas set pieces de terror que nos recuerdan a los maestros del género italianos, mucho más que a la contrapartida norteamericana del slasher. Incluso con gotas de grand guignol que vienen de la mano de ese teatro enorme en el que se convierte la ciudad.

Divertida comedia de Clara Martínez-Lázaro, sobre la búsqueda del sentimiento maternal y la inmadurez vital.

El problema de la existencia, conforme se queman etapas en el proceloso camino de la vida, es la inexistencia de un manual de instrucciones, que indique a los incautos seres humanos cómo pasar de una edad a otra. La acumulación de aniversarios no suele venir acompañada de cambios en la maleta mental y de comportamiento, que todos portamos a cuestas hasta la caída del telón final; y eso provoca que existan los llamados outsiders, los cuales no se ajustan a la manera habitual en cómo los individuos maduran y se hacen “mayores” (cual las frutas que caen de los árboles).

Según los parámetros descritos, Emma (la protagonista de Hacerse mayor y otros problemas) es un outsider en toda regla. Su mejor amiga, Lola, tiene una relación estable con un abogado, y espera su primer hijo. Mientras, Emma no escapa de la confusión sentimental, con parejas de corto recorrido y trabajos que solo le sirven para vivir al día.

Alcanzar un cierto equilibrio le cuesta horrores a la citada mujer, y todo se vuelve más complicado cuando Lola y su esposo la escogen para ser la tutora legal del futuro bebé de la pareja. Entonces, el universo cotidiano de Emma se derrumba; y la situación se torna insostenible con la inesperada aparición de una posesiva compañera del colegio.

Clara Martínez-Lázaro conjunta con estos elementos una historia que alcanza el pretendido nivel de humor neurótico a través de la solvente interpretación de Silvia Alonso, en el papel de la desastrada Emma. La actriz entiende a la perfección los miedos e incertidumbres de su personaje, y los expone con naturalidad y verosimilitud en la pantalla.

Alonso y el resto del elenco son los que realmente dan sentido surrealista y cómico a un guion que peca de ser algo estereotipado y artificial. Un efecto de desánimo argumental que se nota ostensiblemente en la acumulación sucesiva de situaciones un tanto forzadas, que lo único que provocan es una cierta desconexión hacia lo que narra el filme.

En este sentido, muchas de las historias tangenciales que plantea la película (como la de la compañera de piso oriental, que roba las pertenencias a la protagonista) parecen surgidas de la improvisación, más que aportar un mínimo de coherencia a la trama principal. Un problema que, lejos de ser meramente puntual, se convierte en llamativo ante la incorporación un tanto descolorida del papel de la amiga obsesiva, o de los recelos de Emma para hacerse cargo del bebé que espera su amiga Lola.

Dentro de este esquema argumental, la presencia de actores como Antonio Resines y Verónica Forqué se atisba como demasiado deslucida y desaprovechada, con roles carentes de peso específico en la acción.

A pesar de los mencionados derrapes, Martínez-Lázaro acierta con el ambiente general de la cinta, y con el tono de locura urbana y generacional que une las desgastadas piezas del guion. Precisamente ese toque nostálgico, como de comedia española de los noventa, es lo que mejor funciona en la película, junto con la gestualidad cómplice y contagiosa de la convincente Silvia Alonso.

Jesús Martín

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

VENGADORES: LA GUERRA DEL INFINITO XXXXX

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

 
Telf. 91 486 20 80
Fax: 91 643 76 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp

Whatsapp 320

Publish modules to the "offcanvs" position.