Muy buena. Un western contado con pulso firme y a contrapelo del género.

Gratísima sorpresa en la cartelera de películas “adultas” que están llegando a los cines españoles en este comienzo de año. Perfecta pareja de baile con títulos como Lady Bird, El hilo invisible, El instante más oscuro, Yo Tonya, que están elevando el nivel del cine de calidad en estos primeros meses de exhibición en España y compiten claramente por ser las premiadas en las distintas categorías de Globos de Oro, Oscar y el resto de galardones que se conceden en esta primera etapa de 2018. Afortunadamente para el espectador, esta edición de premios va a ser muy competida en el mundo anglosajón porque acuden a la misma pesos pesados, pero me cuesta mucho no rellenar mi quiniela de los Oscar sin contar con Tres anuncios en las afueras como una campeona difícil de discutir, porque lo tiene todo. También tiene muchas papeletas para ser la contendiente favorita para el premio a mejor actriz su protagonista, una sublime Frances McDormand que construye una antiheroína de tal magnitud que en todo momento parece salir de la pantalla. Otro tanto le ocurre al resto del reparto de la película, principalmente porque tienen un papel brillantemente escrito en guión para poder lucirse a placer haciendo auténtica magia en la construcción de sus personajes. Igualmente me resulta difícil no pensar en Sam Rockwell como nominado a los premios de mejor actor de reparto, aunque esto de los actores de reparto está complicado en esta película, porque está tan bien equilibrado el relato en una estrategia de contrapesos establecida para que cada personaje pueda tener su protagonismo que es difícil no pensar en Rockwell con el mismo peso de protagonismo que por ejemplo Woody Harrelson.