Elementos filtrados por fecha: Mayo 2018 - AccionCine - Tu revista de cine y series
Martes, 01 Mayo 2018 11:30

Rebelde entre el centeno ★★

Biografía descafeinada que aborda como anécdota la creación de El guardián entre el centeno.

Las películas de biografía de personajes célebres, eso que en Hollywood denominan biopic, comparten siempre con aquellas otras que esgrimen cual florete la frase propagandística “basada en hechos reales” esa naturaleza molesta de cine vampiro, que chupa la sangre de la realidad a su modo y según sus caprichos, sin plantearse nunca profundizar demasiado en el personaje o asunto que abordan o planteándose un abordaje descaradamente manipulador de la realidad. Rebelde entre el centeno se sitúa a ratos muy cerca de esto último y está siempre en lo primero. Manipula algo, pero lo que desde luego está claro es que desperdicia la oportunidad de trazar una semblanza realmente interesante del escritor protagonista de la historia. O de la obra con la que consiguió convertirse en uno de los literatos más aplaudidos de todo el mundo y parte de cuyo títulos sirve a del propio largometraje.

Parte del problema es que por entregado que sea el trabajo de Nicholas Hoult, este actor no consigue construir una versión de J.D. Salinger con gancho y fuerza. Prueba de ello es que resultan mucho más interesantes los personajes del maestro interpretado por el repudiado, pero no por ello menos talentoso Kevin Spacey, la madre de Salinger a la que da vida Hope Davis o la representante a la que da vida Sarah Paulson. Basta ver las secuencias clave de cara a cara hijo-padre con Hoult y Victor Garber en el papel del progenitor, para entender a qué me refiero. Los dos se quedan muy por debajo en tensión dramática respecto a lo que deberían sacar adelante en esas escenas. Pero cuando Hoult está frente a Spacey, Davis o Paulson, son ellos los que brillan y le toman claramente la delantera, sin que llegue a convencernos Hoult en algún momento de que tiene algo que aportar o contar esencial sobre este interesante personaje que es un caramelo para cualquier actor pero él interpreta como si el enigma debiera seguir siéndolo para el espectador durante toda la trama de la película, manteniendo una falta de energía realmente crispante o totalmente previsible.

Para ser justos, hay que aclarar que esa falta de energía le llega al actor en buena parte como consecuencia de la falta de energía de la propia película, que se acomoda en un tono medio de telefilme en la mayor parte de su metraje dedicada aparentemente solo a comentar las anécdotas de la vida de su protagonista y hablar de lo mucho que sufre como creador sin que nunca lleguemos a ver y sentir realmente en la pantalla ese sufrimiento. Danny Strong parece confiar en que fichar a J.D. Salinger como protagonista y hablar de El guardián entre el centeno es ya suficiente, pero ambas cosas son solo el principio de lo que debería haber sido esta película. Y él, que es actor y además guionista y creador, debería haber aprovechado esta ocasión para hacer lo que ya hiciera Federico Fellini en Ocho y medio, la primera reflexión de un cineasta sobre las aristas, retos, dudas y conflictos a los que se enfrenta el creador cinematográfico, o Bob Fosse en All That Jazz: empieza el espectáculo, que hizo otro tanto pero en su caso sobre el trabajo del bailarín y coreógrafo. Strong debería haber aprovechado para intentar al menos mostrarnos esas aristas, retos, dudas y conflictos a que se enfrenta el escritor, pero se queda en la capa más superficial de la cebolla, en perfil bajo, añadiendo además un acompañamiento musical tipo muleta obvia. Falta que profundice más –pero repita menos- el juego de símbolos como el filete, que confíe más en el espectador para no dárselo todo masticado, que se arriesgue fuera de la zona de confort de la pose para zambullirse de verdad en el enigma Salinger, en lugar de convertir lo que podría haber sido una especie de Whiplash de la tecla en un puñado de momentos a modo de variante descafeinada de El club de los poetas muertos.

Esto podría haber sido el equivalente en literatura de lo que fuera Bird de Clint Eastwood para Charlie Parker y el jazz, pero no lo es. Es una domesticada e inocentona película-vampiro entretenida pero totalmente inofensiva.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncinecolor="#FC2F03">

VENGADORES: LA GUERRA DEL INFINITO XXXXX

Publicado en Criticas
Martes, 01 Mayo 2018 11:25

#Sexpact ★★★

Entretenido disparate sobre el tabú del sexo en clave gamberra.

Sexo y generaciones. Tema infalible para la comedia estadounidense. Imán por otra parte para todo tipo de tópicos. #Sexpact no se aparta ni un milímetro de lo esperado y de lo que anuncia su propio tráiler. Proporciona exactamente aquello que propone. Un rato divertido. Algunos chistes bien ejecutados. Otros simplemente perpetrados con alevosía y nocturnidad pero que aceptamos porque en su conjunto el asunto cumple como pasarratos. Y además, sabíamos dónde nos estábamos metiendo. De la mezcla de todo ello sale un rato entretenido, con algunos momentos más o menos divertidos, que te saca algunas risas, y en el que, sorprendentemente, John Cena le saca partido en clave autoparodia a un personaje que acaba por convertirse en un aceptable motor para algunos chistes. De hecho valoro más sus esfuerzos por entrar en esa clave de humor que el más previsible juego de comedia que se traen sus dos compañeros de aventuras, Leslie Man y Ike Barinholtz, y eso que éstos dos últimos están jugando en su propio campo trabajando en clave de comedia y Cena juega en campo contrario, o por lo menos a contracorriente de su imagen. El personaje de padre tontorrón que no se entera de nada y sufre un ataque sentimentaloide al pensar en el posible desvirgamiento de su hija le da mimbres suficientes como para proporcionar una simpática rociada de momentos absurdos que tienen cierta cualidad lisérgica e imponen cierto aire de escape de los más previsibles devaneos de la fauna adolescente de la trama y los aún más previsibles momentos sensibleros que nunca llegaré a entender qué demonios pintan en este tipo producto. Las dos emblemáticas antecesoras de este tipo de propuesta gamberraDesmadre a la americana y Porky´s , no tenían esos lastres emotivos que inevitablemente me provocan arcadas, porque les veo las cartas y en esas cartas hay un descarado intento de domesticar el caos, aligerar el cargamento más gamberro y más catártico por la vía de lo anárquico, que es lo que resulta únicamente válido en este tipo de propuestas. No nos interesa un carajo que se quieran. Queremos ver cómo se hacen la puñeta y echarnos unas risas. No queremos baba emocional. En ésta hay algo de esas emociones embotelladas y por catálogo, totalmente previsibles y prescindibles, donde al final descubren que en el fondo todos se quieren mucho. Pero su toxicidad no llega a mutilar del todo las partes de disparate y pirada de pinza, así que me doy por contento.

Me he reído. Cena me ha resultado simpático por el engorilamiento total de su personaje, y además la pareja de padres fornicadores formada por Gina Gershon y Gary Cole tienen algunos momentos rijosos particularmente eficaces. Pienso que esos personajes se merecen una película para ellos solos, pero sin moñadas, por favor, no les castren como al gato que entonces se echan a perder.

Eso sí, me sacan del asunto el pasteleo de la madre soltera y su hija y la cosa queda mucho mejor.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncinecolor="#FC2F03">

VENGADORES: LA GUERRA DEL INFINITO XXXXX

Publicado en Criticas
Martes, 01 Mayo 2018 11:21

Doce valientes ★★★★

Buena aventura bélica como las que ya no se hacen. Disfrutarán los amigos de la acción.

Imagino que le van a caer palos por su contenido y porque es un tipo de película que en el tiempo que vivimos estará mirada con sospecha por algunos abanderados de la caverna buenrrollista, pero me niego a quitarle una sola estrella, porque me lo he pasado muy bien viéndola. Y crean que no es fácil convencerme en lo que se refiere a cine bélico, porque me he comido muchas pirulas de este palo y sospecho automáticamente de todas aquellas propuestas que creen que con poner a un puñado de tíos dándole alegría al gatillo y muchos bombazos arriba y abajo ya tienen todo hecho. No es eso, señores. Es que en ésta se han currado una construcción de personajes y situaciones de manera muy competente y les sale una película muy maja que además reúne una característica de mezcla del bélico con la épica del cine de aventuras, carga de la brigada ligera incluida. Y además no engaña. Pone bien a la vista su rollo de patriotero reclutamiento incluido, como no puede ser de otro modo en un producto que llega de Estados Unidos con esa segunda piel propagandística y llenacuarteles que tienen todas estas peripecias de hazañas bélicas basadas en hechos reales, donde el homenaje se utiliza como cebo para convencer a pardillos para que se alisten a defender la bandera de barras y estrellas en corrales ajenos. Pero es tan clara en eso, que resulta fácil pasar esa página tan molesta como inevitable para zambullirse en la parte más disfrutable del asunto, que es el periplo de un puñado de soldados en una misión imposible, casi suicida, en territorio enemigo, donde además los responsables de la película saben sacar buen partido al choque de los conceptos y la tecnología bélica más moderna enfrentado al espíritu más primario de la guerra, en un paisaje legendario que como afirma uno de los personajes ha sido siempre la tumba de grandes imperios. Caballos contra tanques, bombas lanzadas desde el aire contra guerrilleros, son la salsa de esta peripecia bélica que visita con eficacia los lugares comunes del género bélico y no se arrepiente de ser lo que es: esparcimiento de acción pura y dura con acción bien filmada y reparto que defiende la construcción de personajes básicos, pero no bidimensionales, llamados a protagonizar una película que se desplaza por su argumento con buen ritmo.

El tema del liderato y cómo ejercerlo y la lealtad entre combatientes forjan una base narrativa sólida y bien medida en todos sus pasos para llevar al protagonista, un competente Chris Hemsworth en clave John Wayne, a hacer un viaje del héroe previsible, sin grandes sorpresas, pero bien organizado para funcionar como eficaz entretenimiento sin más complicaciones que además sabe cómo parar a tiempo para no convertirse en una farsa o ponerse demasiado obvia en su fase de homenaje a los veteranos, caídos en combate y demás. Su gran acierto es no intentar disfrazarse ni tener complejos.

Esto es cine bélico. Punto.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncinecolor="#FC2F03">

VENGADORES: LA GUERRA DEL INFINITO XXXXX

Publicado en Criticas
Página 11 de 11

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp