Mostrando artículos por etiqueta: crítica - AccionCine - Tu revista de cine y series

Crítica de la película Rocky

El despegar de Stallone y el nacimiento de uno de los personajes más queridos del cine

En el año 1976 Sylvester Stallone era un perfecto desconocido, un joven que soñaba tanto con convertirse en actor de cine que para pagar sus clases de arte dramático tuvo que participar en una película porno al sólo quedarle 20 dólares en el bolsillo. Hablando en plata, vivía en la más absoluta miseria ya que, como aseguró el propio Stallone más adelante, el apartamento en el que vivía Rocky en la película (que era un cuchitril) era mucho mejor que el suyo e incluso tuvo que vender su perro por 25 dólares, tal era su situación por aquel entonces. Pero ya se sabe, América es la tierra de las oportunidades, el lugar en el que los soñadores persiguen ese inalcanzable ideal conocido como “el sueño americano” y eso mismo hizo Stallone.

Empezó como extra en películas y series como Bananas (de Woody Allen), Carrera de la Muerte 2000 o por ejemplo en Kojak y rápidamente empezó a bocetar guiones hasta que el 24 de Marzo de 1975 presenció el combate entre el gran Muhammad Ali y Chuck Wepner, pelea que dominó Ali en todo momento pero, en el noveno asalto, Chuck golpeó a Ali, consiguiendo derribar al campeón, quien inmediatamente se levantó para seguir con el combate para continuar dándole a Wepner la paliza de su vida. No sé si cayó por el golpe o por inestabilidad pero lo cierto es que cayó y eso dio la idea a Stallone para escribir el guión sobre un boxeador que fuera totalmente desconocido, un don nadie al que nadie toma en serio pero que fuera capaz no sólo de derribar al campeón sino que, además, aguantar los 15 asaltos, demostrando a todo el mundo que no era uno más del montón.

En sólo tres días preparó el guión de Rocky, un guión que encantó a los productores pero había un problema, que no querían a Stallone en la película pero el actor se negaba a soltar el caramelo porque sabía que era tal el potencial de ese guión que se aferró a él con todas sus fuerzas, a sabiendas que si se deshacía de él se arrepentiría toda la vida. Los productores, convencidos de que podrían convencer a Stallone de soltar el guión con ayuda de un cheque que el actor necesitaba más que el comer, pensaron en varios actores para interpretar al púgil más famoso de Filadelfia: Ryan O´Neail, Burt Reynolds, James Caan o Robert Redford fueron algunos de los candidatos. Le ofrecieron a Stallone 300.000 dólares para que se saliera de este proyecto, cantidad que le resolvía la vida en aquel momento, pero nada lo convenció. Finalmente, accedieron a darle el papel principal a cambio de pagarle tan sólo 35.000 dólares por el guión.

Crítica de la película El día que vendrá 

Keira Knightley construye una memorable interpretación, en esta apasionada película sobre el sentimiento de pérdida.

El final de la Segunda Guerra Mundial trajo consigo la destrucción literal de un continente europeo asolado por las bombas, y plagado de escombros y cadáveres escondidos entre las grietas de la sinrazón propagada por las hordas del Tercer Reich. Semejante escenario de sombras y fantasmas es donde el novelista inglés Rhidian Brook ambientó su éxito literario, titulado The Aftermath (La secuela): texto cargado de sensualidad y amargura medioambiental, que el cineasta James Kent (Margaret) ha traducido al lenguaje de las imágenes en movimiento. Un ejercicio que ha propiciado la elaboración de un filme intenso y frío a la vez, el cual cuenta con las excelentes interpretaciones de un elenco capitaneado por la singular Keira Knightley (mucho más mimética y contenida, que en otros largometrajes).

Crítica de la película Apocalipsis Now

Un lugar del que no todos vuelven pero ninguno vuelve intacto

Hoy analizo la que sin lugar a dudas es la mejor película sobre la guerra de Vietnam y, a la vez, está en el top 5 de las mejores películas bélicas de la historia del cine sólo superada por Senderos de Gloria, la cual considero que sí es la mejor película bélica de todos los tiempos y la mejor película del maestro Stanley Kubrick.

Estrenada en 1979 y dirigida por Francis Ford Coppola (la trilogía del Padrino, Drácula), la película está inspirada en la novela de Joseph Conrad, “El corazón de las Tinieblas”, en la cual un marinero narra su travesía en el siglo XIX a través de un río tropical de África en busca de Kurtz, el jefe de una explotación de marfil que parece haberse vuelto loco, rompiendo con las costumbres sociales tal y como se conocían en Europa, siendo tratado por los nativos como un dios.

Sobre esa idea parte esta película, en la que el joven capitán Willard (interpretado por un jovencísimo Martin Sheen) sobrevive a base de alcohol en su habitación de un hotel de Saigón mientras espera que le asignen una nueva misión en ese infierno que es Vietnam en el año 1969, lo cual veremos que no tarda en suceder. Cuando unos oficiales lo llevan ante sus superiores, entre los que se encuentra otro jovencísimo Harrison Ford interpretando al coronel Lucas, estos le hablan del coronel Kurtz (Marlon Brando), un brillante oficial que había destacado en todo pero que tras su paso por las fuerzas especiales se volvió loco, con ideas y métodos “absurdos”, acabando en la selva de Camboya liderando a un ejército de nativos que lo idolatran como a un dios, cumpliendo todas sus órdenes por estúpidas que sean. La gota que colmó el vaso fue cuando el coronel Kurtz ordenó la ejecución de varios vietnamitas que creía que eran agentes dobles, tomándose la justicia por su mano, momento en el que iba a ser acusado de asesinato. Es entonces cuando deciden acabar con Kurt y para eso necesitan a Willard, encomendarle la misión de navegar el río en una lancha patrullera hasta llegar al campamento de Kurtz, infiltrarse y acabar con él. Por supuesto, toda la misión es secreta pues nadie quiere que se sepa que a uno de los oficiales más condecorados de Estados Unidos se le ha fundido un fusible.

Crítica de la película ¡Shazam!  

DC acierta acercando su fórmula a Marvel.

Lo mencionábamos con una de las películas más queridas y de mayor éxito de DC, Wonder Woman, que era la más parecida a la fórmula Marvel que habíamos visto hasta la fecha, y sucede con Shazam que además de ser todavía más cercana, es una película de bajo presupuesto comparada con el resto de producciones del género de superhéroes. 90 millones se dice que ha costado la película en un mundo en el que obras como Aquaman, Capitana Marvel o Black Panther cuestan casi el doble que eso. No le sienta mal la idea, porque el despliegue de entornos digitales es menor, y su ambientación en Philadelphia, principalmente, ayuda a dar empaque a la historia de este joven adolescente huérfano que obtiene poderes de golpe.

La historia es esa sencillamente, un chico de quince años, que recibe de El Mago, una gran cantidad de poderes que le convierten en Shazam. La situación juega a dos niveles, el del humor con la respuesta a ¿qué haríamos cualquiera de nosotros si nos diesen poderes de golpe?, a lo que responde con sencillez y con una idea muy clara, la gente no está preparada para ser un héroe (la charla entre invisibilidad y volar da la pista inicial). Y por otro la búsqueda. De poder por parte del villano, de una familia y un hogar por parte del protagonista, aunque él crea que es la búsqueda de su madre perdida. Ahí está la trama de aventuras y el drama de una historia que tiene sin lugar a dudas un punto agridulce.

[video] crítica de la película Shazam

Crítica de la película Tras la línea enemiga

Un buen drama bélico cargado de una acción trepidante

En el año 2001 llegaba a los cines esta película, dirigida por John Moore (El vuelo del Fénix, La profecía: Omen 666, Max Payne, La jungla: Un buen día para morir, Amenazados en la red) y en la que nos sitúan la historia en un portaviones americano tras finalizar la guerra de los Balcanes cuando continuaban las misiones de reconocimiento en Bosnia con cazas americanos. Es entonces cuando, en víspera de Navidad, el contraalmirante Leslie McMahon Reigart (Gene Hackman) ordena una nueva misión de reconocimiento a dos de sus pilotos, Chris Burnett (Owen Wilson) y Jeremy Stackhouse (Gabriel Macht), quienes tras acudir a investigar una señal con su caza, son derribados por las fuerzas rebeldes bosnias, iniciando una misión de supervivencia para lograr escapar de las fuerzas rebeldes que quieren asesinarles mientras van descubriendo las atrocidades que a su paso cometen estos rebeldes.

Inspirada en la historia real del piloto Scott O´Grady quien el 2 de junio de 1995 fue derribado en suelo serbio durante una misión de reconocimiento, teniendo que sobrevivir durante 6 días mientras todas las fueras rebeldes trataban de encontrarlo y asesinarlo.

Enfocada como un drama de guerra cargado de acción, la película engancha desde el primer minuto cuando vemos a estos dos pilotos, ya montados en el caza a punto de despegar en una de esas misiones de reconocimiento, y de repente, vuelven a anularles el despegue, provocando la desesperación de Brunett (Owen Wilson) quien no ve sentido que un piloto esté en tierra todo el día sin poder volar, presentando su dimisión al contraalmirante Leslie McMahon Reigart (Gene Hackman), quien le increpa por querer dejar la armada para pilotar un Airbus comercial y haber perdido la ambición de sus inicios, explicándole que no todo puede ser acción, también hay que tener rutinas para fortalecer la disciplina, lo cual prepara para la guerra, a lo que Brunett responde: “No estamos en guerra, si estamos en guerra, ¿por qué no se actúa en consecuencia? La misión es despegar, dar una vuelta y regresar. A veces fingimos que estamos en plena batalla pero sólo hacemos eso, fingir. No combatimos, sólo observamos” “Alégrese de no entrar en combate teniente porque con su actitud no duraría mucho…”. Esta discusión marcará a Brunett, quien durante toda la película tendrá que sobrevivir por sí solo frente a un ejército que trata de matarle, demostrando a Reigart lo bien que sabe apañárselas sólo.

Crítica de la película Illang: La brigada del lobo

Fantásticas escenas de acción dotadas de una increíble potencia visual

En Octubre de 2018 se estrenó en la plataforma Netflix la película Illang Brigada de Lobos, una sensacional historia de ciencia ficción basada en el anime japonés "The Wolf Brigade" (1999), con un apartado visual espectacular que consigue atrapar al espectador durante las casi dos horas y media que dura la cinta (139 min.) y con unas escenas de acción de primera categoría, rodadas con maestría a pesar del austero presupuesto que hay detrás de este proyecto: 17 millones de dólares. Sin duda, el director de este film, el coreano Kim Jee-woon, consigue que cada dólar de ese presupuesto luzca en pantalla de manera asombrosa, demostrando que no siempre una factura modesta tiene por qué lastrar una película, al igual que un presupuesto desorbitado tampoco es garantía de excelencia aunque facilita mucho las cosas permitiendo que no haga falta sudor y lágrimas para sacara delante cierto tipo de escenas complejas o acercando el rodaje a escenarios reales más espectaculares en pantalla.

La película empieza con una voz en off que nos explica que en el año 2024 las dos Coreas deciden reunificarse para hacer frente a la amenaza que supone para ellas Estados Unidos, China, Japón y Rusia, siendo necesaria la creación de unas Fuerzas Especiales que aseguren el orden público durante la reunificación, existiendo una moratoria de cinco años para llevar a cabo tal objetivo. En medio de todo ese proceso, nace una organización terrorista llamada Secto que pretende acabar con la reunificación, provocando el endurecimiento de esas Fuerzas Especiales que empiezan a usar armamento pesado y en una misión matan accidentalmente a un grupo de quince niñas inocentes (conocido como Viernes Sangriento), siendo ese suceso usado por el departamento de Seguridad Pública (que estaban en contra de la reunificación) para forzar el cierre de esas Fuerzas Especiales, las cuales quedan reducidas a un pequeño grupo cuyos miembros se ven obligados a ocultar su rostro después del trágico accidente.

Crítica de la película Lo dejo cuando quiera 

Eficaz comedia con todos los elementos para pasar un rato divertido con su reparto.

Actores y un guión que sabe cómo sacarles partido. Ese es el secreto de Lo dejo cuando quiera, película que además se conoce perfectamente a sí misma y no pretenden en ningún momento ser otra cosa que un divertido entretenimiento en la línea del humor gamberro en torno a una anécdota argumental muy básica pero efectiva y enlazando una sucesión de situaciones cómicas habitadas por el talento de un reparto flexible que se amolda con singular eficacia a cualquiera de las propuestas que le hacen sus guionistas. Y al hablar de actores, como ocurre en las comedias más eficaces de nuestro cine, el cine español, vuelve a operar el protagonismo más coral que individual, empezando por el trío de personajes centrales, una especie de tres mosqueteros desnortados de la vida moderna, cuya peripecia vital les marca como fracasados en lo profesional y lo sentimental, pero como no podía ser de otro modo, eso no les impide abrazar la picaresca como forma de vida zambulléndose en una forma de vida “criminal” que claramente les viene grande pero de repente satisface sus más disparatados sueños de éxito social y popularidad.

Crítica de la película ¡Shazam!  

Divertidísima, fresca y con corazón. El universo DC continúa en la senda del éxito con las películas individuales.

Llevaban varios años intentando replicar la fórmula de Marvel, permitiéndose incluso jugar con la comedia con ese grupo de inadaptados que era el Escuadrón Suicida. La idea de DC era darle la réplica a los Guardianes de la Galaxia, pero el público no conectó con los personajes y su histrionismo y particular sentido del humor. Sin embargo, películas como Wonder Woman, Aquaman o la propia ¡Shazam! le permiten pensar en un futuro más alentador.

Directores como James Wan o David F. Sandberg han conseguido dar con la fórmula y llevársela al terreno e inquietudes de la compañía. Las sensaciones que deja ¡Shazam! tras su visionado son las mismas que producían en su día las primeras entregas de los Guardianes y Deadpool: ligereza, humor y una absoluta falta de pretensiones. El protagonismo de los niños hacía pensar en los chascarrillos absurdos e infantiles que monopolizaron la segunda entrega de Star-Lord y compañía, pero Sandberg llega al humor por la vía de la pérdida de la inocencia y la fascinación que sienten dos adolescentes cuando descubren que uno de ellos se puede convertir en un hombre adulto con traje ridículo e infinitos superpoderes. Una estrategia perfecta para ganarse la empatía del espectador y que da lugar a momentos memorables como la disparatada secuencia de montaje en la que Shazam/ Billy Batson descubre sus poderes o las pellas en el instituto.

Crítica de la película Identidad Robada  

Drama correcto apoyado en su excelente reparto, aunque demasiado televisivo.

Joel Edgerton es un excelente actor que ha destacado en películas como Warrior, La Noche más Oscura o El Gran Gatsby, pero además es un cineasta con varios guiones en su haber y que debutó como director de cine con la más que interesante El Regalo, en la que también fue guionista y se reservó un interesante papel. Aquí hace algo parecido pero con un género completamente distinto, y el resultado es correcto pero irregular, con Edgerton demostrando nuevamente que es capaz de sacar lo mejor de los actores con los que colabora, pero que visualmente no termina nunca de despegar. Una de cal y otra de arena, pero queda por debajo de los visto en El Regalo y sabemos que Edgerton puede dar mucho más de sí.

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp