En lo que parece una lista interminable de retrasos en la producción de la secuela de la película de zombis más taquillera de la historia, parece que nuevamente la película se retrasará. Si no hace mucho la presencia de Brad Pitt en la nueva película de Quentin Tarantino nos daba a entender que el estreno previsto para 2018 de la secuela, sería imposible, ahora parece que el retraso se confirma de la mano de su director, David Fincher.