Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Río Bravo (1959)

Crítica de la película Río Bravo (1959)

1959. Estados Unidos. Color. Director: Howard Hawks. Guion: Jules Furthman, Leigh Brackett. Fotografía: Russell Harlan. Música: Dimitri Tiomkin. Intérpretes: John Wayne, Dean Martin, Angie Dickinson, Ricky Nelson, Walter Brennan, Ward Bond, John Russell, Pedro González González, Estelita Rodriguez, Claude Akins, Malcolm Atterbury, Harry Carey Jr., Sheb Wooley, Edward Astran, Walter Barnes, Nesdon Booth, George Bruggeman, Yakima Canutt. Duración: 141 minutos.

Basada en una historia corta de B.H. McCampbell, es una película de la que ya hablamos en el coleccionable de carteles de John Wayne, pero me niego a no incluirla por ello en este coleccionable del western porque es un título esencial del género y además uno de los que más influencia ha tenido en directores posteriores, como por ejemplo John Carpenter, que la homenajeó a placer en Asalto a la comisaría del Distrito 13, y luego volvió otra vez sobre esa misma referencia cambiando la pesadilla urbanita por la pesadilla de ciencia ficción en Fantasmas de Marte, poderosamente influida por este clásico del cine del oeste. Se podría decir que Río Bravo contiene todos los elementos que hicieron de Howard Hawks un gran director de la era dorada de Hollywood, uno de los principales cultivadores del cine de evasión en los años cuarenta y cincuenta, y el mejor maestro de la narración con cámara a la altura de los ojos que ha conocido el cine norteamericano a lo largo de su historia. No es raro que también Martin Scorsese se hiciera eco de esta película utilizándola como cita cinematográfica esencial en su primera película, ¿Quién llama a mi puerta?, cuando el protagonista, Harvey Keitel, en un gesto con el que seguramente se identificaban muchos cinéfilos en ese momento, lleva a su chica a ver esta notable obra de Hawks e intenta explicarle a la muchacha cómo ve él los distintos tipos de mujer tomando como ejemplo el personaje de prostituta disfrazada de corista para burlar la censura del momento que interpreta Angie Dickinson, que podía presumir de tener uno de los pares de piernas más bonitos del cine americano y años después seguía luciendo palmito en la serie La mujer policía. Me sobra la cancioncilla del nene y sin embargo está muy bien la referencia musical a los que palmaron en El Álamo, ominosa donde las haya.

Miguel Juan Payán

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Miércoles, 03 Octubre 2018 10:30
Valora este artículo
(0 votos)
Miguel Juan Payán

Profesor de Historia del cine, Géneros cinematográficos y Literatura dramática

Más en esta categoría: El Padrino »

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.