Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

Crítica de la película Terminator.

Director: James Cameron; Intérpretes: Arnold Schwarzenegger, Linda Hamilton, Lance Henriksen, Michael Biehn, Paul Winfield, Bill Paxton; Año de producción: 1984; Nacionalidad: EE UU; Guión: James Cameron, Gale Anne Hurd, Harlan Ellison, William Wisher; Director de fotografía: Adam Greenberg; Director de efectos especiales: Stan Winston; Banda sonora: Brad Fiedel; Color; Duración: 108 minutos.

Nos encontramos ante una película de la que nadie imaginaría, y mucho menos su creador James Cameron, que venía de hacer, una poco menos que desastrosa, Piraña 2 (1981), que acabaría con los años convirtiéndose en toda una franquicia, y que el chicle se estiraría inconmensurablemente hasta los cinco filmes que ya llevamos hasta la fecha, perdiendo color, sabor y sobretodo, esencia. Cada película ha sido contada, a excepción de las dos primeras, por directores diferentes, dando cada cual su particular visión de la misma alejándonos cada vez más de la historia original, y sobretodo de la idea visionaria que tuvo el genio de Cameron y que supo plasmar con absoluta maestría en la que se convertiría en una de las películas más populares de los años ochenta. Por eso quiero hablar de ésta, y rendir mi particular homenaje a una historia en la que a los jóvenes de mi época nos marcó un antes y un después en el género de la ciencia ficción.

Año 2029, estamos en un futuro nuclear donde las máquinas, conectadas a todo, han cogido conciencia de sí mismas estableciendo una guerra a muerte contra la humanidad a la que ve como un peligro. Ésta, horrorizada, intentará detener a esa inteligencia virtual llamada Skynet gracias al coraje y la astucia de un hombre llamado John Connor. Viéndose perdida, Skynet se defenderá de sus ataques enviando a un asesino cibernético (A. Schwarzenegger) a través del tiempo hasta 1984 para matar a la madre de John, Sara Connor (Linda Hamilton) e impedir que éste nazca y pueda ser derrotada en el futuro, pero la resistencia, también enviará a Kyle Reese (Michael Biehn) un joven soldado para protegerla e intentar impedir un fatal desenlace.

Interpretada por un enorme Arnold, que por aquel tiempo gozaba de una forma física más que admirable, se ponía en la piel del futurista ciborg, y nos mostraba una faceta completamente diferente a todo lo que había hecho antes, enseñándonos que el “Roble austríaco” también era capaz de encarar una faz totalmente inexpresiva sin mostrar sentimiento alguno, y con la que dotó al personaje de la empatía y frialdad necesaria para convertirse en el papel de su vida y que le sirvió para asentar una carrera que prácticamente no terminaba de despegar hacia el estrellato. Luego aparecería Michael Biehn, un actor qué, con esta película tendría la oportunidad por vez primera en su carrera de ser el héroe, aportando con su expresiva mirada y sus gestos una gran calidez y enorme seguridad al personaje de Reese, demostrando que no necesitaba de nada más para proteger a la madre del futuro, encarnado por una aún desconocida Linda Hamilton.

Empezó como una película de bajo presupuesto en la que un inmaduro James Cameron coescribiría junto a William Wisher. Ambos, desarrollaron una idea que había sido concebida por el joven director tras un viaje Roma para rodar un anuncio comercial, durante éste, enfermó de fiebre teniendo una horrible pesadilla en mitad de la noche, bendito mal sueño, ya que éste, se convertiría en el germen que le cambiaría la vida para siempre.

Es considerada hoy en día por muchísimos, una película de culto del género ciencia ficción, en la que supo revestir con maestría absoluta una historia simple y sencilla gracias a una música llena de elementos futuristas a manos de Brad Fiedel, el cual compondría un leitmotiv que se convertiría en parte del “sello” de esta película, y con unos revolucionarios efectos especiales aportados por Stan Winston, en donde se hace patente el uso de maquetas y de stop motion, SPOILER destacando la famosa escena en la que el endoesqueleto de metal salía de entre los escombros del camión en llamas haciendo que todos, por aquel año, nos agarráramos con fuerza a la butaca con una mezcla de encanto y horror sin poder ver cuál era el “truco”.

Llena de grandes momentos de acción desarrollados en escenarios urbanos nocturnos, contrastando con la escena donde se presenta a la joven e ingenua Sara Connor en un ambiente diurno, relajado y cotidiano. Cameron también nos mete algunas bromas subliminales como el comentario que se deja caer la compañera de Sara en el trabajo como guiño a las calaveras del principio, o las recurrentes pesadillas del héroe Kyle Reese donde nos va introduciendo poco a poco en ese futuro oscuro y apocalíptico, siendo siempre comparado con la tecnología de 1984. Para desembocar en un gran y apoteósico final en el que los últimos veinte minutos no tienen desperdicio alguno en una mítica persecución en la que de nuevo la chirriante música de Fiedel nos envuelve haciéndonos vivir con una intensidad absoluta la última batalla entre humanos y máquinas vivientes.

Una historia donde el tema principal es, hasta donde estaría dispuesta a llegar una mente virtual, tras haber cogido consciencia de sí misma, como ya se plantearon en otras películas como en “2001: Una odisea en el espacio” (1968) o “Saturno 3” (1980).

Una película con un argumento que empieza y termina quedando casi todo cerrado, ya que la secuela que aparecería siete años después en 1991 y la última que dirigiría Cameron, es prácticamente visual, ya que todo el peso de la historia ha quedado contado en ésta. Ya en las sucesivas secuelas la trama irá distorsionándose hasta, prácticamente, perder la idea que plantea esta primera película. A buen entendedor pocas palabras.

Add to Flipboard Magazine.

COMENTA CON TU CUENTA DE FACEBOOK

©accioncine

Modificado por última vez en Miércoles, 07 Noviembre 2018 11:55
Valora este artículo
(0 votos)
H

Revista mensual que te ofrece la información cinematográfica de una forma amena y fresca. Todos los meses incluye reportajes de los estrenos de cine, analisis de las novedades televisivas, entrevistas, pósters y fichas coleccionables tanto de cine clásico como moderno.

     

Contacto

 
91 486 20 80
Fax: 91 643 75 55
 
© NOREA Y ALOMAN EDICIONES, S.L.
c/ La Higuera, 2 - 2ºB
28922 Alcorcón (Madrid) NIF: B85355915
 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En caso de duda para pedidos, suscripciones, preguntas al Correo del lector o cualquier otra consulta escríbenos por WhatsApp